jueves, 10 de septiembre de 2015

Ataque a los Titanes Parte 1 (Live Action)

El anime (y el manga) en el que se basa esta película ya lo comente en su correspondiente entrada. Me encanto, y aun estoy esperando una segunda temporada, con ganas, muchas. Esta película cuando vi sus primeros trailers también llamo mi atención, pero ya de primeras me escamaban un poco esos Titanes tan poco realistas. Mejor dicho, tan poco bien implementados en la escena, vamos que se ve que hay trampa y cartón por todos lados. Por lo visto estos japoneses no han sabido emular técnicas simples como las utilizadas en El Señor de los Anillos para mostrar en pantalla dos escalas distintas, y lo han hecho por la vía fácil, con cromas y postproducción. Sería injusto decir que están muy muy mal, pero más adelante me meto en ese fregado, ahora vamos con la historia.

La humanidad sufrió hace la tira de años (creo que dicen hace mil años) los ataques de unos Titanes locos, que van en bolas (aunque en la película no tienen órganos reproductores, por eso de ahorrarse penes bamboleantes y labios vaginales) de una inteligencia limitada y con cierta predilección por la carne humana. Para salvarse, los humanos construyen tres murallas redondas y concéntricas, cada una dentro de la otra en una inmensa extensión de terreno. Aun así el exterior sigue siendo el resto del mundo. Han pasado 100 años desde el ultimo ataque Titán y los protagonistas Eren, Armin y Mikasa, tres jóvenes que viven tras la primera muralla tienen curiosidad por cómo será el exterior. Eren es el que tiene esa curiosidad, que intenta contagiar a su amigo Armin, quien esta mas enfrascado en inventar cosas, algo que está prohibido, y a su novieta Mikasa. Y aquí está el primer cambio con respecto a manga y anime, Mikasa ya es desde el principio una especie de novia de Eren, cuando en las obras originales era una hermanastra, que tenía un cierto giro hacia el incesto.

Pues en esto que lleva un Titán enorme, el Titán Colosal, golpea la muralla con sus rodillas y consigue abrir brecha, con lo que otros titanes algo más pequeños, pero que siguen siendo gigantes para la escala humana, entran y desatan el caos en esa ciudad. Allí Eren ve morir a mucha gente, incluso piensa que Mikasa es devorada por uno de los Titanes. El, al igual que Armin, consiguen sobrevivir. Luego la película da un salto en el tiempo y los dos jóvenes ya son parte del ejército, saltándose toda su etapa de refugiados tras la segunda muralla y su entrenamiento con el aparato ese que se colocan en las caderas y con los que se balancean cual Spiderman entre edificios. Su batallón tiene una misión, ir hasta la zona de la muralla con la brecha, recoger unos explosivos por el camino y con ellos tapar el agujero de la muralla. Además una vez realizada esta misión deberán de acabar con todos los titanes que hay tras la primera muralla. Pero son todos novatos, todos tienen miedo, y ese miedo hará que pierdan la confianza en sí mismos dando lugar a una carnicería.

Como decía al principio los Titanes no están muy bien resueltos, aunque seria mentir si dijera que cantan durante todo el metraje, y es que hay escenas que están mejor realizadas que otras, y llegado un momento el espectador aunque le ve el cartón, acaba entrando en el juego, al igual que en una espectáculo de marionetas acabas por no fijarte en los hilos que tiran de las mismas. Pero si de efectos especiales estamos hablando tenemos que sacarle una tarjeta roja a las nubes de sangre que los cuerpos humanos expulsan al ser reventados, desmembrados o mordidos, y es que parece que la sangre de estos seres humanos es más gaseosa que liquida. Supongo que está hecho así para esconder unos efectos de maquillaje algo simplones y algún que otro efecto en CGI completamente lamentable, como cuando uno de los soldados esta en el suelo partido por la mitad. También en CGI hay un bebe Titán que canta por soleares. Y es que en algún sitio leí que están deseosos que desde USA se haga un remake y se le de un buen tratamiento a esos efectos visuales que la película pide a gritos. Yo también soy de esa opinión.

Siguiendo con los efectos visuales, el aparato, que no recuerdo sus siglas y no tengo ganas de ponerme a buscar, con el que se balancean, daba para escenas de acción trepidante, pero los recortes y la implementación con los Titanes es tan mala y los responsable lo saben, que no le dan mucha cancha para ocultar esos fallos técnicos. Por lo mismo la mayor parte de la película transcurre de noche, en la oscuridad es más fácil tapar los defectos.

En cuanto a los actores, pues son japoneses, y no se salen de sus métodos y expresiones, por lo que el occidental puede verlo como artificial, pero no por ello son peores o mejores, simplemente nos cuesta más conectar a los que no nacimos en el país del sol naciente. Y que los actores sean todos japoneses es un fallo, ya que el manga y el anime da a entender que la gente que vive tras las murallas son los vestigios de toda la humanidad y allí hay gentes que provenían de todas las naciones, siendo la mayoría de raza caucásica y solo algunos de raza asiática. Otra razón más para esperar el remake.
A mediados de este mes se estrena la segunda parte en Japón, la veré, pero sinceramente donde este el anime que se quite esta live action. Un pelín decepcionante.