jueves, 29 de octubre de 2015

La Mantis Maldita

Una película de 1980 de artes marciales típica y tópica, que como siempre a nuestro país llego de la copia americana, con lo que dura 90 minutos clavados y ha sido cercenada en varias escenas, incluyendo el final que queda resuelto pero extraño. Esta protagonizada por Leung Kar Yan, uno de esos actores chinos que han hecho cientos de películas y que te suenan si has visto algo de cine de artes marciales. Como luchador digamos que en esta película esta solvente, no es un prodigio pero vale, da el pego, pero como actor es un despropósito. Su actuación se mueve más en el terreno de la comedia, sus caras, sus movimientos, parece que quieran (los productores o el) repetir el éxito de Jackie Chan al mezclar artes marciales y comedia, pero quedando no muy bien parado. En algunas escenas es de vergüenza ajena, sobre todo en las que hay más carga dramática, pero tampoco hagamos sangre, la película es lo que es, y en eso cumple. 

Ah Chi (si, lo sé, parece que es un estornudo) uno de los alumnos de un importante maestro, trabaja como pescadero en un puesto cuyo jefe le explota. Un día llevando un pedido Ah Chi le da una paliza a los hombres de el General, otro maestro que es muy malo y su escuela actúa como una mafia extorsionando a los comerciantes. Esto hace que toda la escuela de el General le quiera cruzar la cara. Para la desgracia de estos, Ah Chi es un gran luchador y reparte estopa a base de bien.  

Mientras trabaja es su puesto de pescado Ah Chi conoce a un joven pillo y al abuelo de este, que resulta ser un gran maestro en la técnica de la mantis. Aun siendo tan buen luchador, el abuelo no quiere meterse en líos y prefiere pagar al clan del General, algo que Ah Chi impide que haga dando una paliza a los matones. En estas que el General vuelve de viaje y le mete una tremenda somanta de palos al protagonista, que acaba pidiendo al abuelo del crio que le enseñe su técnica.

Sin entrar en spoilers diré que el General mata a varias personas conocidas por Ah Chi, esos son los momentos dramáticos que decía en los que Leung Kar Yan no sale muy bien parado como actor. Uno de esos personajes en un plano está vivo para en el siguiente estar muerto tirado en el suelo. Esto es debido a los cortes que le dieron en USA a la película, dejando al espectador completamente descolocado, y preguntándose que acaba de pasar y porque ese personaje no aparece. Tampoco te explicas que Ah Chi se golpee la cabeza contra un palo gordo y repita el nombre del personaje muerto, salvo que seas muy avispado y veas que su cuerpo está tirado en una esquina del plano. Más cortes, cuando Ah Chi esta poseído por la rabia y dándolo todo con la técnica de la mantis, mata a su enemigo y como si fuera el insecto del que recoge los movimientos se lleva a su víctima a una esquina y empieza a devorarlo, entonces FIN, y te quedas como, QUE???

Hay otros cortes por aquí y por allí que se intuyen, ya que hay un personaje femenino al que se le da algo de importancia al principio de la película pero llega un momento en el que ya no sale más, así que supongo que también cortaron esas escenas en la que no sabemos qué pasa con esta chica.
Aun con estos cortes, con la escasa actuación (o puede que sobreactuación) del protagonista y que las peleas se vean como muy ensayadas y algo mecánicas, la película tienen un buen pase. Tienes que saber a los que vas, una de chinos dándose de tollinas con poco o ningún valor cultural. Pero quien quiere cultura cuando puedes ver a dos tios dándose patadas en la boca. Para una tarde con colegas (que es como a vi)

No hay comentarios: