jueves, 15 de octubre de 2015

TU PRIMER VIAJE, TUS PRIMEROS APLAUSOS, TU PRIMER TRABAJO, TU PRIMERA AMIGA, TU PRIMERA CANCIÓN... TU PRIMERA CINTA DE VÍDEO.

Cuando era jovencico, ahí a mediados de los ochenta, disponer de películas propias era algo todavía poco habitual. No hablo de originales con su carátula (entonces bastante caras, en mi caso el gran dispendio navideño fue "Creepshow"), tampoco de "resúmenes en súper 8", hablo de copias ilegales. De alquilar una cinta en el video-club, unir dos reproductores y sacarte un duplicado -a menor calidad- para uso y abuso personal.
Por eso las primeras que cayeron en mis manos fueron regalos que me hicieron mis seres queridos en fechas especiales. Se espabilaban para que un amigo de la familia con dos vídeos les copiara sendos films en sendas cintas vírgenes, las envolvían en llamativo papel de colores y me las entregaban con todo el cariño del mundo. Ahora puede sonar cutre, pero en ese momento recibir un presente así era algo poco habitual y, sobre todo, motivo de absoluto entusiasmo y felicidad por mi parte. De esta guisa pude disfrutar de "La matanza de Texas", "Terminator"  y "La noche de Halloween". Hubo una cuarta, pero no la recuerdo (probablemente la misma "Creepshow" antes de pillarla legalmente).
Finalmente entró un segundo vídeo en casa (que creo se compró mi hermano mayor, ¿es así querido?), y de este modo comenzamos a copiarnos las películas que alquilábamos y nos molaban. En los 90 era bien sencillo unir ambos aparatos con ayuda de un euro conector (al menos hasta la aparición del anti-copy), pero en la época de la que les hablo teníamos que buscarnos la vida liándola con una serie de cables, proceso este que para mí era puro galimatías.
En cuanto le pillé el truco, comencé a copiarme todo aquello que me ponía farruco, aunque obviamente siempre hay un principio y, para bien o para mal, suele ser especial. Puede que no mejor, pero sí significativo. En mi caso la palabra "mejor" se queda corta, ya que hablo de: "Posesión Infernal" (¡inevitable!), "Re-Animator" y "El pájaro de las plumas de cristal", esta última en sistema LP (el que relentizaba la velocidad de las películas para que cupiese una tercera en la más recurrente cinta de 180 minutos. Pillar la de 240, por su precio, se reservaba para causas mayores).

El caso es que el día que decidí deshacerme de mis cintas de vídeo NO ORIGINALES, previo ripeo para conservarlas en dvd-r, tomé la decisión de preservar únicamente una de ellas. La primera de todas. Por nostalgia, sí, pero también por dos motivos más:
1-El contenido. Además de ser las tres grandes películas -sobre todo las dos primeras- me siguen flipando los rayotes y las costrosidades de la copia de "Posesión Infernal". La llegué a ver de esta guisa tantas veces que luego, en las respectivas versiones remasterizadas, echaba de menos sus imperfecciones. Tanta claridad y calidad me dolía a los ojos. Por ello quise quedármela y, de paso, ante el temor de que algún día el último reproductor de vídeo de la tierra desapareciera sin dejar rastro, hice un ripeo con ella, para preservarla en su maravilloso e impuro estado. Aún la veo a veces y la gozo como una sucia perra.
2- El aspecto. No hace falta explicar mucho, que para eso les he colado una imagen. Ya se sabe, al principio uno es más entusiasta y apasionado con estas cosas, así que era lógico que mi primera cinta estuviese adornada por una imagen de la, a mi gusto, mejor película del trío. Lo que me inquieta es saber de dónde la saqué, ya que se trata de una imagen original que osé recortar de alguna parte. Da igual, prefiero que en ese detalle mi cerebelo me siga fallando.
En cuanto al canto, ese rollo de la tira de papel con los títulos y sus directores escritos con Olivetti, obedece a una puñeta que me dio por hacer unos años después. La apliqué a varias cintas, pero pronto me cansé de ello y, con el tiempo, lo que en un principio era un modo bien bonito de tenerlas ahí juntas y relucientes, pronto se convirtió en una cutrada. A base de quitar y poner la cinta en los estantes, el papel se iba resquebrajando y perdiendo su tono limpio y elegante. Cosas de críos.
A todo esto, y ya que viene de rebote, déjenme colarles aquí y ahora la caratula de la edición holandesa de "Posesión Infernal" que adquirí en una tienda "frica" únicamente porque presentaba la misma imagen que mi vhs... pero no exactamente igual. La sierra es distinta (aunque suele serlo en todo el material promocional), las manos amenazantes son menos huesudas y, de hecho, Bruce Campbell parece un poco más mayor. Ahí la tienen:



Si en su momento ya me pareció bello y entrañable preservar mi primera cinta vhs de la quema, ahora, bastantes años después, me siento especialmente contento por haber sido tan previsor. No es que entonces supiese que con los años la nostalgia haría despiadada mella en mí, pero sí tenía claro que ese era un vhs especial y, como tal, había que conservarlo. Hoy es el perro verde entre tanta cinta editada profesionalmente y tanto dvd... pero no se siente sola, porque sabe que gran parte de mi capacidad de amar le corresponde a ella.

7 comentarios:

Aratz dijo...

Mi hermana mayor y yo poniamos las pegatinas que venian en las cintas virgenes para determinar generos, y otras veces simplemente para hacer bonito. Asi con el paso de los años, aquello quedaba superguarro y hecho una mierda.

Por cierto el LP lo que hacia no era duplicar la velocidad, sino relantizarla exactamente a la mitad, para que asi parecese que habia el doble de cinta. Tambien con ello se perdia calidad de imagen, pero que mas daria, si en aquella epoca lo del HD y todas las resoluciones locas que hay ahora (4K, 8K) parecian cosas de ciencia ficción.

Naxo Fiol dijo...

Gracias por el dato del LP... ya digo que siempre se me dieron mal estas movidas... supongo que me ha liado el que al poner una peli LP en un vídeo sin LP se veía a cámara rápida.... en fin, lo he arreglado.

Joe Frazier dijo...

Precioso testimonio el de Naxo. Yo recuerdo las peleas con mi hermano, ya que teniamos pocas cintas de las que disponer, por decidir que cosas borrabamos para grabar nuevos contenidos. Al final como nunca nos poniamos deacuerdo lo haciamos a traicion y con alevosia.

Naxo Fiol dijo...

Gracias Don Frazier!. Jodida situación esa que narras. Algo parecido padecí yo también con mis queridos brothers, pero a pequeña escala. Cosas de la época supongo, y de la condición de hermanos.

Victor Olid dijo...

Yo me acuerdo con el Beta, que solo teníamos una cinta en la que grabábamos una y otra vez, y que debió durar un montón de años...

EvilAsh dijo...

Haciendo limpieza de cacharros bajo la cama de mis padres apareció algo que cada vez que lo veo me río. Una cinta de VHS donde en mi niñez grabé La cosa de Carpenter y Los osos amorosos en no se donde...(no recuerdo bien el titulo). Menuda sesión doble!! Jajaja

Naxo Fiol dijo...

Esa mezcla explicaría mucho el por qué te metes en este blog a leer las sandeces que escribimos!! ;)