sábado, 15 de octubre de 2016

LOS SOBREVIVIENTES ELEGIDOS

Un grupo de individuos elegidos sistemáticamente -aunque de manera harto discutible, sobre todo si tenemos en cuenta el factor edad- son confinados contra su voluntad en un refugio de alta tecnología construido bajo tierra porque ha estallado una guerra nuclear y todo se va a tomar por saco. Ellos son los sobrevivientes que dan entidad al título, aquellos cuya función consiste en asegurar la continuidad de la raza humana. Hay un psicólogo con gafas, un millonario chillón, un negro deportista de peinado afro, una histérica, una doctora, un escritor atormentado, etc. Supervisados todos por un militar que se encarga de mantener los sistemas electrónicos en funcionamiento. Aquello que todavía están intentando digerir la situación cuando comienzan a ser atacados por unos murciélagos sedientos de sangre y que se llevan a unos pocos por delante (claro que ninguno de los actores muere realmente, cosa que me temo no se puede decir de los pobres murciélagos, que reciben bastante tomate tal y como se estilaba en esa época, 1974, cuando no se tenía ningún respeto por los animales a la hora de hacer películas). Los humanos se verán obligados a luchar contra los invasores alados, pero también contra sí mismos porque, como era de esperar, los conflictos no tardan nada en estallar.
Recuerdo perfectamente que esta peli la vi de chaval alquilada en el video-club ¿"Soncosa"?. El otro día leí sobre ella en inglés y me animé a revisarla. Dado que no puedo decir que me entusiasmara mucho entonces (aunque sí me dio miedo... claro que en esos tiempos todo me lo daba), tampoco resulta un trauma confirmar hoy día que se trata de un producto bastante mediocre. Muy telefílmico, cosa esta nada sorprendente si tenemos en cuenta que su director, Sutton Roley, venía de ese mundo y a el volvió tras la experiencia cinematográfica.
Los actores, muchos de ellos tan entrañables como Jackie Cooper, Richard Jaeckel o Bradfor Dillman, también contribuyen a tal sensación.
A pesar del tema del mal trato animal, voy a intentar no juzgarla moralmente. Cosa extensible a la secuencia en la que una mujer es forzada sexualmente hasta que le encuentra gusto y se deja hacer. Si nos centramos en la peli como tal, pues bueno, eso, una cosilla muy simplona, plana y desavoría que se quedó anticuada pasados cinco minutos de su estreno (especialmente por sus futuristas diseños o los temibles efectos especiales de la supuesta catástrofe nuclear) y que se puede consumir a la vez que centras tu atención en la pantalla del movil o la punta de tu falo.

2 comentarios:

brundlefly jr dijo...

Qué recuerdos! Esta yo la alquilé en vídeo 2000 y también me daba un miedo... ahora también me da miedo verla, pero por otros motivos

Naxo Fiol dijo...

Como decía tu amiga Geena, tenle miedo, mucho miedo....