lunes, 24 de octubre de 2016

REJAS DE CRISTAL

Es curioso. A las películas de delincuentes juveniles, sensacionalistas, de menores que acaban entre rejas,  en Italia les llaman “Neo-Neorealismo” –termino este que no esá mal elegido, ya que estamos- quizás en un afán de dotar de respetabilidad un producto  que en realidad lo que pretende es dar morbo en el espectador. En españa, en su momento, no se como llamarían al género, pero a ese tipo de películas, a posteriori, se las conoce aquí como “Cine Quinqui”.
Olvídense de los posibles premios que “Rejas de Cristal” pueda acumular, o el supuesto prestigio que la cinta tenga en ambientes intelectuales. Si “Rejas de Cristal” llegó a nuestros cines en una época en la que Italia apenas exportaba, es porque en su país de origen esta fue un éxito. No por la mano del autor, Marco Risi, que provenía del cine popular y es un artesano de los de toda la vida. Incluso un poco limitado, si me apuran.
Y es que “Rejas de Cristal” es puro “Cine Quinqui”, y se me ocurre, así a bote pronto, emparentarla con “El Pico 2” de Eloy de la Iglesia, con la que guarda no pocas similitudes. Solo que, aunque Italiana, con las dosis de desvergüenza que eso conlleva, para según que asuntos tienen menos sentido del espectáculo, y aquí no aparece nadie inyectándose heroína, pero por lo demás es casi lo mismo. Con una pequeña dosis de moralina, que no tenían las de Manzano y “Pirri”.
Así pues, de cine de autor italiano nada, puro “Cine Quinqui” con el fin de atraer culos a las butacas mostrándonos imágenes impactantes y/o sórdidas.
“Rejas de Cristal”, cuenta la historia de un profesor que llega nuevo a trabajar como maestro en un reformatorio y tendrá que lidiar con toda la raléa de delincuentes juveniles, todos menores de edad, haciéndose al final con la amistad de varios de ellos e intentando que sus cabezas desmenuzadas por una sociedad de la cual son producto, al final sirvan para pensar algo y que no sean tan zoquetes.
Por otro lado, la rutina de la prisión se ve alterada cuando llega Mario (La “Mery per sempre” del título original), un transexual detenido por ejercer la prostitución, que traerá a todos los reos por el camino de la amargura.
Por lo demás, el típico cine carcelario. Peleas, violaciones de todo tipo, reflexiones, moralina barata, y la intención de poner al espectador en la piel del delincuente, que al igual que en el “Cine Quinqui” Español, se nos presenta como un héroe.
Juicios a parte, este subgénero tan mediterráneo tiende a ser terriblemente entretenido, ergo, pasamos por alto lo chapucero de su realización –en este caso- y sus, a veces, tontos diálogos, en pro de la interesante historia,  nos dejamos llevar y nos lo pasamos bien viéndola.
Obviamente, y como pasa en el género en España, sus protagonistas son macarrillas reales, no actores, sacados directamente de las calles, por lo que el público más modesto tiende a sentirse identificado con ellos, si bien es cierto, que si TODOS los que protagonizaron películas Quinquis en nuestro país hace tiempo que crían malvas, víctimas, casi siempre, de sobredosis de heroína, estos no eran tan, tan macarras y algunos de ellos siguen vivos, y los fans se hacen selfies con ellos cuando los ven por la calle. De hecho, uno de los protagonistas, Francesco Benigno, acabó siendo actor que todavía está en activo, el travelo, Alessandro Di Sanzo hizo algún que otro papelillo, mientras que el resto de macarrillas, ya no tuvieron tanta suerte, aunque en menor o mayor medida, todos continuaron haciendo algo de cine, incluido Salvatore Termini, que además de macarra, era analfabeto –pero muy inteligente, según sus propias palabras-.
La película fue un gran éxito en Italia, por eso se llegó a estrenar aquí, aglomerando en cines a casi 150.000 espectadores.
En consecuencia del éxito, un par de años después se rodó una secuela “Chicos de la Calle”, que el próximo día les comento.

1 comentario:

Daniel dijo...

Vaya,estaba triste porque hacía tiempo que se me habiaagotado el filón del cine quinqui español y descubro el italiano. Qué bien me lo voy a pasar