jueves, 23 de agosto de 2012

El Guerrero y la Hechicera


Existen géneros que son ideales para la serie zeta, el terror, el post-apocalíptico y Barbaros (Espada y Brujería), son tres de ellos. En esta producción el obvio es el de Espada y Brujería, el titulo ya lo deja claro, pero también coge un poquito del post-apocalipsis con esos paramos áridos y yermos, la escasez de agua y la presencia de mercaderes de esclavos. Como produccion zetosa de Roger Corman la película cuenta con un reclamo, una estrella ya venida a menos como protagonista. Un David Carradine a finales de los 80 al que le empieza a asomar la calva y cuya agilidad empieza a estar en entredicho (y se confirma al ver la peli, el tio está hecho mierda

Un antiguo guerrero sagrado vaga por el desierto de un planeta de dos soles cuando se topa con una plaza. Así como os cuento, una jodida plaza. En medio hay un pozo custodiado por mercenarios, a un lado unas murallas y un palacete (esto último se supone) regentado por un gordo mariposon, al otro lado otra muralla y otro supuesto palacete donde un regio dirigente militar comanda a sus hombres. En medio además del pozo hay un pueblo, o eso dicen, pero tu solo ves piedras de cartón y corcho, y arena tirada por el suelo. Los dos tiranos tienen sus ejércitos (véase un grupo de unos 20 tios) con sus esclavos, sus monedas, y el agua del pozo. Y es que por lo visto cada dos por tres uno arrebata el pozo al otro. De puta lastima es la primera batalla de los ejércitos (recuerden, unos 20 tios por bando) que nos muestran, en la que como niños de colegio, cuando unos avanzan los otros retroceden y viceversa. Vamos de vergüenza ajena.

El guerrero oscuro, como le llaman al personaje de Carradine, hace trabajos para uno u otro señor según le convenga. La hechicera del título es  realmente una sacerdotisa de la orden a la que pertenece el protagonista, que  tiene el  poder para crear una espada súper afilada (oooooooh, onomatopeya de admiración y sorpresa) Esta secuestrada por uno de los tiranos para que le cree la espada y así hacerse definitivamente con el pozo y cumplir no se qué profecía o chorrada similar. Contada no tiene ni la mas mínima chicha, pues vista mucho menos. Según se acercaba el final de la cinta ya estaba deseando que se adelantase, y cuando miro y veo que aun me quedaba media hora casi me da un soponcio. Es lenta, aburrida, las escenas de lucha a espada o empujones parece que se ensayaron hacia dos minutos y en su totalidad es una puta mierda, pero hay un detalle, un pequeño detalle que puede mantener vuestra atención. Como en cualquier película de Barbaros, se ven tetas, de acuerdo que no es que se vean muchas pero se ven, y lo que es mejor, si pensabais que la marciana de tres tetas de Desafío Total era lo más, estabais equivocados, en El Guerrero y la Hechicera, aparece una bailarina con cuatro pechos, CUATRO!!! Eso sí, la peli, una puta mierda.

No hay comentarios: