domingo, 12 de agosto de 2012

UN TIPO FORMIDABLE

¡Que maravillosa la era dorada del vídeo club! ¡Que espléndidas todas aquellas explotaciones de los grandes éxitos de Hollywood!.
Y la cara dura que se gastaban los distribuidores de vídeo españoles de aquellos años a la hora de confeccionar las caratulas, ya que compraban cualquier película al azar, y aunque no tuviera absolutamente nada que ver con el producto que te vendían, ya se encargaban ellos de que tuviera que ver... Aunque a priori, el aspecto tampoco fuera altamente atractivo. Como en el caso de este “Un tipo formidable” o lo que es lo mismo, en su versión angloparlante “Mr. Nice Guy”.
Era la época en la que estaba de moda la saga de “Loca academia de Policía”. Por un lado, se sacaban de la manga montones de títulos con las palabras “loca academia” sin venir a cuento y por otro, te hacían pasar viejas películas italianas por películas de la propia saga como pasaba con “Il Carabinieri” –aquí titulada “Otra loca academia de policía” (ver en “Malas pero divertidas”)-. Pero bueno, al fin y al cabo, esta italianada era una película sobre policías haciendo cosas graciosas.
Ahora fíjense en la maravillosa carátula de “Un tipo formidable”. Mirándola, llegamos a la conclusión de que se trata de una comedia de policías, bastante alocada, con un mogollón de tías buenas y la presencia de G.W. Bailey que tan bien interpretó al Capitán Harrys en la saga antes nombrada.
Bien, pues la película en realidad trata de un ex – combatiente del Vietnam, que tiene que reinsertarse en el mundo actual y busca trabajo. Lo encuentra como guardia de seguridad en unos grandes almacenes, donde gracias a su ímpetu, es fichado por un asesino a sueldo retirado que le contrata como asesino para que haga trabajos para el. Por otro lado, la mafia se da cuenta de que hay unos asesinos que les están haciendo la competencia en el negocio de matar gente y toma cartas en el asunto. Bien, pues no aparece NI UN SOLO POLICÍA vestido de uniforme durante toda la película. De hecho, la única referencia que se hace en la película es cuando el protagonista, Mike MacDonald (Casualmente con un papel de Sargento en “Loca academia de reclutas”, y que hizo secundarios muy secundarios como en “Tres Fugitivos”, y que en la actualidad se dedica ha hacer de doblador de dibujos animados) es contratado como guardia de seguridad, que viste con uniforme, parece un policía, pero no lo es… y además le vemos así vestido poco más de cinco minutos en toda la película. Por otro lado, es una comedia totalmente blanca, solo aparecen una o dos mujeres en la película, vestidas muy puritanamente y no hay ni una sola alusión al sexo, como bien prometía la sucia carátula. Pero claro una vez alquilada la película, y rentada, ¿Qué más da el engaño? Al menos para la distribuidora, claro.
“Un tipo Formidable”, no es más que una comedia se serie z con un presupuesto ínfimo, que podía pasar perfectamente por una comedia de la Troma, sin llegar a esos niveles de garrulismo y exageración. Cuesta entender el simple argumento por lo mal rodada y explicada que está, y el ritmo leeeento que se gasta puede hacer bostezar al más curtido. En definitiva, una comedia sin puta la gracia.
Como suele pasar en este tipo de productos, el director es un tal Herry Wolfond, que además escribió y produjo la película, pero que, como no, no volvió a hacer ni un solo trabajo en el medio audiovisual.
Malísima.

No hay comentarios: