viernes, 17 de agosto de 2012

LOS MUPPETS

Disney, que tantos altibajos ha sufrido durante sus años de existencia, en los últimos años anda que lo tira, y compra franquicias como “Marvel Comics” o estos entrañables hijos de Jim Henson que son “Los Teleñecos”… si “Los Teleñecos”, porque si yo de toda la vida, y tras un montón de películas conociéndolos como “Los Teleñecos”, no se por qué ahora les voy a llamar “The Muppets”. Y es que la Disney fue tajante al estrenar la última película de “Los Teleñecos”, prohibiendo que en el resto del mundo la película fuera titulada con otro nombre que no fuera el original estadounidense “The Muppets”, por lo que ahora tenemos a Gustavo, Peggy o Gonzo siendo “Los Muppets” en lugar de “Los Teleñecos”. En fin.
Sin embargo, las películas que protagonizaron los simpáticos personajes, quizás con la excepción de la primera de todas ellas “La película de los Teleñecos”, pecaban todas de ser muy rancias y aburridas, sosas y caóticas, a pesar de contar siempre con estrellas y directores más o menos afortunados.
Disney se propuso dos cosas: Dar a conocer a “Los Teleñecos” a una nueva generación de niños, y hacer una buena película, entretenida y muy divertida, que los dignifique tras estar estos olvidados desde hace ya un tiempo.
Si “Los Teleñecos” resultarán atractivos para las nuevas generaciones, no se si lo habrán conseguido, aunque los padres llevaran a sus hijos al cine. Pero desde luego si que se ha conseguido la mejor película de los personajes.
Y es que la calidad de la película radica en el haber contratado a uno de los mejores cómicos de la factoría de Judd Apattow para que produzca la película ejecutivamente, para que la escriba, y para que haga el papel principal por parte de los personajes de carne y hueso; Jason Segel (“Paso de ti”, “Lio embarazoso”), que además es fan a muerte de “Los Teleñecos”. Así y con dirección de un tal James Bobin que debuta en el cine, consiguen un musical de lo más divertido y ameno con unas canciones que son, en su mayoría, cojonudas, amén de lo bien rodada que está y el respeto que se les muestra a los muñecos.
El protagonismo recae en Walter, un muñeco creado en exclusiva para la película. Un niño que siente devoción por “Los Teleñecos”, y que gracias a su hermano (humano) Jason Segel, se va de vacaciones a Hollywood para conocer los estudios donde “Los Teleñecos” rodaban sus programas. Allí, por error, descubre que un especulador pretende comprar esos estudios porque piensa que hay petróleo en su suelo, y derribará los estudios. Ante tan malvado plan, no le queda más remedio que avisar a la rana Gustavo, que para salvar los estudios no le queda más remedio que montar un show televisivo y ver si con eso sacan los 10.000.000 de dólares que necesita para poder comprar los estudios… solo que los otros teleñecos andan por ahí haciendo su vida, y el publico pasa de ellos como de comer mierda. Así, se pasa media película intentando reunir a “Los Teleñecos”, en un argumento con ciertas similitudes con “Granujas a todo ritmo”.
Pues lo dicho, que se trata de una película muy digna, que introduce el C.G.I. en momentos puntuales –y necesarios- sin que por ello se prescinda de las marionetas, con números musicales de lo más chulos, y terriblemente divertida.
De hecho, me ha gustado tanto, que iré a comprármela en DVD. Pero es que amigos, yo soy muy fan de “Los Teleñecos”. Pero sus otras películas, no me gustaron nada, que conste.
Contamos, también, con cameos de Jack Black, Whoopy Goldberg, Zach Galifaniakis, Alan Arkin, Selena Gomez…

2 comentarios:

Elric dijo...

Ya son varias personas que me hablan muy bien de esta película. Así que este finde la veré.

Nastyroker dijo...

Como fan de los Teleñecos fui a verla al cine y disfruté mucho,con esas referencias ochenteras constantes, ( Molly Ringwald,...) Hará poco me la compre en dvd.
Referente a las primeras pelis de los Teleñecos la de "El Gran Golpe De Los Teleñecos" también es muy divertida.