jueves, 16 de agosto de 2012

THE 8TH PLAGUE

Mi único interés real con respecto a esta película es que se trataba del debút en la dirección de Franklin Guerrero Jr., responsable del visible y truculento "slasher" "Carver". Me preguntaba si el muchacho se habría explayado tan a gusto en cuestiones sanguinolentas como hiciera en aquella. Y sí, "The 8th Plague" va cargadica de gore, de sangre roja, roja, de salpicaduras mil, mutilaciones, cortes profundos y otras guarreridas, aunque de un modo menos mal intencionado que en "Carver", donde directamente apostaba por el sadismo más vil. Tal vez ello se deba, en parte, a que esta octava plaga es esencialmente una historia de terror sobrenatural, mientras que la otra apostaba por un tono más realista. Pero vamos, si me centro en hablar de gore es porque, por lo demás, "The 8th Plague" no vale demasiado.
Una pava anda preocupada porque su hermana se largó de acampada y no ha vuelto. Así que pilla a unos amigos y van en su búsqueda. Allí se enteran de que la chavala y sus colegas fueron a visitar una cárcel abandonada que atemoriza al borracho del pueblo. Lo que encontrarán será a la hermana y sus amigos convertidos en una especie de demonios salvajes y hambrientos a los que tendrán que combatir.
Un poco de "Posesión Infernal" (poseídos habladores troceados con hacha), un poco de "Demons" (no se por qué, los maquillajes y las expresiones de los "mostros" me recuerdan a los de la peli italiana) y algo de terror asiático fantasmal, mezclado todo ello con una atmósfera que intenta aproximarse a la de "Session 9", por aquello de estar situada en una gran edificación abandonada que en el pasado albergaba "gente peligrosa". Y no deliro, en lo musical y en el "tempo" es evidente que Franklin Guerrero Jr. tomó nota del estupendo trabajo de Brad Anderson. Sin embargo, todas estas buenas intenciones se ven lastradas por un guión/argumento tan lineal y previsible que, en fin, el conjunto únicamente logra aburrir. Demasiado. Que sí, que cuando hay gore y tal saltas un poco, pero nada que te haga olvidar lo plomizo de la propuesta.
En realidad la única idea potable en "The 8th Plague" es que es un especie de texto escrito en las paredes lo que te convierte en demonio, si cometes el error de mirarlo. Uno de los protas lo sabe y cuando se percata de que la ha cagado, se saca los ojos en un gozoso primerísimo primer plano, repleto de líquido rojo y efectos de sonido asquerosos. Sin embargo, es demasiada poca cosa como para salvar la peli.
Actualmente Franklin Guerrero Jr. está esperando que llegue el 5 de Septiembre para estrenar su nuevo largometraje ¡en salas!, un thriller situado en los años 50. Errrr... ¡no interesa, gracias!.

No hay comentarios: