miércoles, 9 de enero de 2013

SENTENCIA DE MUERTE

Hace unos días hablaba de "Deseo de muerte", la novela que inspiró "El justiciero de la ciudad" y, de paso, la saga "Death Wish" al completo. Hoy toca hablar de la segunda entrega, formato libro, escrita también por Brian Garfield y que nada tiene que ver con el "Death Wish 2" película (o "Yo soy la justicia"). Tal y como comenté entonces, el mega-éxito del film de Bronson/Winner escandalizó a muchas mentes bienpensantes, entre ellas la del mismo autor de la novela, convencido de que el film tergiversaba la idea original de su obra. "El justiciero de la ciudad" glorifica la imagen del vigilante urbano, convirtiéndolo en un héroe, alguien que disfruta matando. Muy al contrario, "Deseo de muerte" nos explica cómo seguir la senda del justiciero no aporta nada bueno, agravando el problema. En esencia nos dice que no podemos combatir la violencia con más violencia. Bien, dado que los responsables de la peli se pasaron ese concepto por el forro de las pelotas (para nuestro mayor gozo), Garfield decidió optar por el lado contrario con "Sentencia de muerte", para lo cual en cierto modo adaptó las señas de identidad del film, su dependencia de ciertas fórmulas, olvidando así el tono introspectivo y más "intelectual" de la primera novela. Quizás el fin era parodiar la peli, o simplemente sermonear a los fans de "El justiciero de la ciudad" usando su propio lenguaje, para lo cual nos presenta a un Paul Benjamin que se traslada de ciudad (si no recuerdo mal, se larga a Chicago) y todas las noches sale de caza, matando a cuanto delincuente pilla por el camino. "Sentencia de muerte", sin ser la diversión personificada, tiene más acción que "Deseo de muerte", hay más tiroteos y menos rollo psicológico. Aún así, y por aquello de desmitificar la imagen de Paul Kersey, Benjamin termina disparando sobre gente que tampoco merece un castigo tan severo (es decir, equivocándose) y pariendo a un imitador.
La idea de un Paul Kersey/Benjamin obligado a cazar a su propio imitador que, en un alarde de inutilidad, dispara sobre personas inocentes, es cojonuda, y podría haber dado mucho de sí. Pero Garfield no sabe explotarla debidamente y deja escapar la oportunidad, limitando ello a las últimas páginas. De hecho, al escritor no parece que se le dé muy bien eso de adaptarse a una fórmula, y la verdad es que el libro apesta un poco a baratillo, como esos que venden en el quiosco y guardas en el bolsillo trasero. El final es previsible, tontorrón y facilón: Paul Benjamin decide abandonar su cruzada afectado por los remordimientos... sin embargo, ya es tarde, otro imitador más sale a las calles para seguir con la tradición.
Siempre creí que cuando hicieron "Death Wish 2" ignoraron la novela de Garfield por la imagen poco heróica que este otorgaba al vigilante, pero no, ahora creo que así lo hicieron sencillamente por ser mala (de hecho, no tuvieron ningún problema en pasar del mensaje liberal de la novela original, no veo por qué no iban a repetir la hazaña con "Sentencia de muerte"). Años después, vino James Wan y decidió llevarla a la pantalla con Kevin Bacon de prota. Y aunque la peli está bastante bien, nada tiene que ver con el libro... de hecho, parece una excusa para, en realidad, adaptar "Deseo de muerte" sin tener que pagar derechos al productor que los tuviera.
A pesar de todo, cuando la "Cannon" decidió producir "Death Wish 4" o "Yo soy la justicia 2", se puso en contacto con Brian Garfield y le propuso que presentara un esbozo de posible guión y este, deseoso no de muerte sino de meterse un bocata en el estómago (algo muy respetable y lógico), aceptó... sin embargo, esta vez fue Charles Bronson el que rechazó su idea. Garfield asegura que era mucho mejor que "la basura habitual" pero, tras leer "Sentencia de muerte", permítanme que lo dude.
Y es que algo de retorcido habrá cuando, al comenzar a leer el libro, descubres que este está dedicado -sin cinismo que valga- al infame Roger Ebert, aquel crítico que en los 80 encabezó una encarnizada batalla contra el cine violento, con especial interés en borrar del mapa "slashers" y pelis de justicieros, siendo justamente la saga "Death Wish" el principal blanco de sus ataques (afortunadamente, no lo consiguió, y es que un crítico cuyos razonamientos no se deben a cuestiones cinematográficas, sino a aspectos morales y políticamente correctos, carece de todo valor y sentido).

4 comentarios:

blow dijo...

Saludos, gente. Como seguidor incondicional de este estupendo blog me hallo sorprendido de que no hayáis publicado nada en dos días. Espero que os encontréis bien y eso, que la Navidad tiene resacas mú malas (¡la familia!). En fin, que no comento mucho, pero sigo vuestras recomendaciones todo lo que puedo, así que daros las gracias por recomendar el Punisher de Jason Aaron, la peli de "The Collector" y todo lo demás que me tenéis dando a favoritos todo el rato.
En cuanto a estos dos posts de "Death Wish" y sus derivaciones, en primer lugar es de lo mejor que habéis escrito. Gran anális. Segundo, me ha hecho recordar lo que me impactaban las pelis de la saga (especialmente la primera) pero las solía poner a otro nivel que las de Chuck Norris, Rambo, Van Damme y demás. Es decir, me parecían más serias, más importantes y, claro, salía un actor "de verdad", no un tipo pegando patadas. Lo cierto es que era así pero, en principio, me parecía que las ninguneaban a la altura de "El guerrero americano" o "Marine" cuando eran otra cosa (aunque la autoparodia entró en juego en la saga también).
Lo dicho, gracias por los posts y hasta pronto.

Naxo Fiol dijo...

Hola compañero!!. Me temo que os tenemos mal acostumbrados, jajaja... en realidad el que actualiza más es Mr.Olid, que en estos momentos anda liado por cuestiones personales y no le queda tiempo para nada. Aratz ya suele tomarlo con más calma y yo, pues soy un caprichoso. Paso etapas, y ahora estoy en plena etapa de "no tengo ganas de escribir nada y no veo nada que me llame". Hace poco fui al cine a ver "El hombre de las sombras", pensando que daría pie a reseñar, pero su monótono correctismo no influyó en nada. Esto es una lotería, tal vez mañana, tal vez pasado. Ya se verá.
Con todo, agradezco tu "preocupación" y tus palabras de ánimo. Siempre vienen bien.
Por otro lado, y a nivel personal, agradezco lo que dices de las reseñas sobre las novelas que inspiraron "Death Wish". Ha sido un viaje interesante leerlas. Yo tampoco emparento esa saga al cine de los 80 de acción. Primero porque, originariamente, venía de antes y, segundo, porque las considero más thrillers que pelis de acción. Con todo, no podemos pasar por alto lo MUY influenciada que "Death Wish 3" estuvo con toda la corriente reinante del actioner de los 80, más aún teniendo en cuenta que Cannon andaba detrás produciendo. El buen concepto que tienes de Charles Bronson creo que te ciega un poco... Bronson era tan limitado como Stallone, Schwarzenegger o Eastwood (no tanto como Norris, este directamente es un cadaver) y en su época no se le tenía en buena consideración y se le acusaba de lo mismo que a todos los citados, de su incapacidad de expresar emociones. Solo que el pasado de Bronson está repleto de títulos de peso, y eso le "perdona". Pero no nos engañemos, buen actor, lo que se dice, buen actor, tampoco era. De hecho, eso es algo que Brian Garfield criticó sobre la versión cinematográfica de su libro, que requería de un actor más prestigioso y capaz de expresar emociones... no de un "action hero" pétreo.
Con todo, la saga completa es bien disfrutable.
Gracias de nuevo por todo y seguro que en breve tienes noticias nuestras.
Hasta pronto.

blow dijo...

Hola, de nuevo. Parece que es mentar a la burra (esto es a "Death Wish") y aparece en la programación. Aparte de Paramount Channel que repite en bucle "El justiciero de la noche", el otro día 13TV programó "El justiciero de la ciudad" y volví a disfrutar como un enano (¡madre mía, qué final, con ese Charles Bronson apuntando con el dedo!). Ah, y avisar sobre la, para mí, increíble programación de películas que tiene este canal, llena de curiosidades y películas que tenía olvidadas. En poco tiempo han programado: "Cadence" con Charlie Sheen y Laurence Fishburne (curiosa peli de internamiento militar donde sale una versión a capella de "Chain Gang" de Sam Cooke impresionante); "Red Scorpion" con el gran Dolph Lundgren; "Los tramposos" de Leblanc; y esta misma noche "El ojo del tigre", una de esas pelis que no alquilé en su época pero cuya carátula me impactaba con un Gary Busey veterano del Vietnam en plan vengador. Y todas las tardes un spaghetti western roñoso o no tanto. Excelsior!
Ah, y otra cosa, por fin he adquirido "Noche en el tren del terror" (más vale tarde que nunca) y, again, felicitaciones por los cortos que ya merecen su compra. Aunque no me puedo quitar de la cabeza esa infecciosa cancioncilla (dance, dance with me...). Y una pregunta, ¿el bailarín de breakdance es nieto o algo de Philip Yordan? Porque se apellida igual según imdb y eso explicaría la delirante incursión de uno de los peores bailarines de breakdance en una peli, ¡con solo de baile incluido! (y es que en la escenita de marras se cae y todo). En fin, un saludo y espero que saquéis más cosillas vuestras.

Naxo Fiol dijo...

Epa! muchas gracias por todos tus coments y apreciaciones!.
Sí, el día que pasaron los dos Death Wish yo también los vi. Son pelis que siempre entran bien, sobre todo de noche, bien calentito en el sofa o la cama. Y Paramount Channel y La Sexta 3, son grandes canales.
Gracias sobre todo por la compra del dvd!. No tengo ni idea de si el bailarín y el guionista son familia, pero no me sorprendería ni lo más mínimo. Pero vamos, los yankees están mucho más y mejor informados que nosotros, si pones en google ambos nombres igual desveles el misterio (y entonces, avisa!).
En cuanto a sacar más cosas nuestras, pues ya te confirmo que sí, hay planes para ello, a corto o largo plazo, eso no lo sé, pero salir, saldrán!!!!. Así que, ¡atento!.
Gracias de nuevo.
Abrazos.