sábado, 8 de agosto de 2020

THE RENTAL

Si hay algo que me gusta a día de hoy, es ponerme una película y no lograr ver venir nada de lo que sucederá los siguientes minutos. Y cuanto más se prolonga esa sensación, más me mola. Si al final resulta que todo da un giro bien llamativo, entonces la jodida se me tiene ganado. Eso es exactamente lo que he experimentado viendo "The Rental". Una peli que arranca trilladamente, con un par de parejas acudiendo a pasar el finde en una casa de la playa. Una vez llegan, descubrimos que el tipo que la alquila es un racista de tomo y lomo, lo que crea rencillas con el grupo, especialmente en lo que respecta a una de las chicas. Sin embargo, la peli no se centra en eso. Muy al contrario, avanza. Primero te muestra que bajo la casa hay una puerta misteriosa a la que solo se puede acceder mediante un código. Luego, asistimos a un acto de infidelidad. Y, para rematarlo, los protas descubren que el lugar está repleto de cámaras ocultas que les espían. Llegado a este punto, todas esas ideas siguen flotando en el aire y no sabes por cual se van a decantar. Hasta que logran hacerlas congeniar de manera ocurrente. Vale, ok, ya me cuadra... pues no, todavía queda una sorpresa más en el tramo final, una con ciertas reminiscencias de cine slasher... pero sin el aburrimiento.
Sí, amigos, disfruté comedidamente con "The Rental". Me mantuvo en vilo todo el rato y mi pareja, que estaba muerta de sueño, aguantó despierta hasta el The End. Podría añadir que está entretenida, que tiene sus sustos y que los personajes disponen de chicha, pero a estas alturas creo que ya he dicho suficientes cosas positivas.
Indudablemente, lo de la chicha de los personajes se lo debemos a Joe Swanberg, co-guionista, co-productor y uno de los "popes" del llamado "mumblecore", fugaz especialidad dentro del cine "indie" centrada en dramas generacionales con gente hablando mucho 
-improvisadamente- sobre sus sentimientos (muy deudor de John Cassavetes). Alcanzó cierto nombre -el estilo y el mismo Swanberg- cuando decidieron mutarlo con el cine de terror, siendo "Tu eres el siguiente" uno de los títulos estandarte (donde el hombre ejercía como actor).
La buenanueva es que el elemento "mumblecore" está muy contenido, sienta bien y añade interés a la historia porque ocupa el espacio justo. Antes de que nos invada el sopor, la peli se vuelca completamente en el género puro y de ahí hasta el final ya no hay quien la pare.
Otro de los aspectos sorprendentes reside en descubrir que el director y co-guionista es Dave Franco, hermano de James al que has visto en un puñado de títulos bien reconocibles. Aunque puede que el más llamativo fuese su versión de Greg Sestero en "The Disaster Artist". Como su igual, Dave parece interesado en desarrollar una carrera en la silla del director. No ha podido tener un inicio más prometedor.
Recomendable.