miércoles, 18 de junio de 2008

LA HORA INCOGNITA

Yo las pelis me las como por ciclos.
Esto es un ejemplo de lo que pudo haber sido el cine de Mariano Ozores, pero que al final no fue.
Un cohete atómico va a caer a las diez de la noche, motivo por el cual se evacua toda la ciudad, pero por varios motivos, un grupo de personas se queda en la ciudad, ya sea por querer morir, por no haber oído la alarma, por robar, por cotillear en la casa del vecino… pero queda poco tiempo para poder escapar, y ningún vehículo funciona.
Un cura, que también se queda, toca las campanas para llamar la atención de estas personas, para ofrecer una moto a las dos personas que se lo merezcan, y que se salven.
Extraña película en la filmografía de Ozores, extremadamente seria y la única incursión en el fantástico del director, de la que sale airoso totalmente. Aunque el publico de la época, no lo debió ver así, porque no volvió a hacer nada parecido.
Ozores se adelantaba en el tema apocalíptico, a producciones americanas similares como EL ULTIMO HOMBRE VIVO, en su película con mayor despliegue de medios y más ambiciosa.
Sus hermanos José Luis y Antonio, soportan gran peso de la película, desenvolviéndose José Luis como pez en el agua, sin embargo Antonio Ozores, intentando hacer un papel serio, no lo consigue. Y es que Antonio Ozores, solo tiene un registro (ser el mismo) y por lo tanto no podemos evitar reírnos nada mas verle, a pesar de estar bastante comedido y ser consciente de que no estaba rodando una comedia.
Curiosa y entretenida, los detractores de Ozores deberían echarle un vistazo y comprobar por si mismos, que si Ozores no hizo cine de mayor calidad posteriormente, es porque no quiso. Iba a decir “Y yo que lo agradezco”, pero pensándolo bien, si hubiera tirado por estos derroteros, tampoco hubiera estado mal.
Anoche también me vi, en programa doble junto a esta, HACIENDA SOMOS CASI TODOS, y es que a mi, me gusta todo lo que hizo este hombre.

1 comentario:

FÉLIX PUMARES dijo...

Pues no la conocía, pero me ha picado la curiosidad. Ya la he puesto en la mula.