jueves, 30 de junio de 2011

La cámara de los 36 hombres de madera

Una de las primerisimas películas de Jackie Chan (aun no se había operado de los ojos para parecer mas occidental) de esas que acabo hasta el gorro de rodar con Lo Wei. En nuestro país también se puede encontrar con el titulo "El Despiadado"

Un joven mudo ingresa en un monasterio Shaolin para aprender artes marciales, y así vengar la muerte de su padre cuando el era pequeño. En el monasterio hay una regla, no se enseñan artes marciales hasta que llevas 5 años haciendo ciertos ejercicios físicos y trabajando para el resto de monjes. Cuando un alumno quiere salir al mundo exterior como hermano Shaolin, antes deberá de enfrentarse a los hombres de madera, un par de pasillos con robots arcaicos que ponen a prueba a los jóvenes maestros.

Nuestro protagonista es rechazado y humillado por sus compañeros, no solo por su incapacidad para hablar, sino también por ser el mas débil de todos. Veremos como entrenan subiendo baldes de agua por un montón de escaleras mientras llevan puestos unos zapatos de plomo, y como el personaje de Jackie (le llaman todo el rato hermano mudo) es siempre el ultimo en terminar.
Cierto día mudito, perdón, el hermano mudo, ve como dos monjes van con comida hacia una cueva. Allí un cartel impide el paso, pero mudo entra igual. Ve como los monjes dejan comida para un prisionero y como este los rechaza. El prisionero, que dice ser un maestro practicando una técnica especial y por esto esta encadenado, y mudo empiezan una relación de amistad y de alumno-maestro. Aunque este encadenado va mostrándole sus técnicas al hermano mudo. Un día esta mudo practicando fuera de la cueva, cuando una invitada del monasterio le explica que esas técnicas son destructivas y que si quiere ella le enseñara unas mas benévolas pero igual de eficientes. Así mudo tiene dos maestros, el prisionero y una mujer mayor.

Llega el día que mudo desea ponerse a prueba contra los hombres de madera, consigue su objetivo y es libre para viajar por el mundo. Una vez fuera descubrirá que su maestro, el cual ha escapado de su prisión, es un monje Shaolin renegado cuya banda asesina y roba con total impunidad. Entonces mudo tendrá que entrenar con un tercer maestro, para poder ganar en combate a su antiguo maestro y amigo.

Lo mejor de la película lo podéis ver en la primera hora, que es todo el tema del entrenamiento, luego ya todo se diluye y queda en un pastiche de lo mas simplón. Las peleas en las que el maestro prisionero interviene tienen cortes en el mismo plano, dejando ver que ese actor no estaba en forma en esos momentos o que simplemente no entrenaron mucho estas escenas. Un pelin aburrida en su parte final, pero por ser un vez mas la misma película que ya hemos visto cientos y cientos de veces. Que listo fue Chan cuando se dio cuenta que el cine de artes marciales no siempre tenia que estar limitado a la época antigua, ya que acabarían quemando al espectador.
Para terminar, una peli de chinos mas.