miércoles, 12 de junio de 2013

3 BÁRBAROS EN UN JEEP

Por todos es sabido que “Los payasos de la tele” son sobradamente famosos en todos los países de habla hispana. Y aunque, prácticamente, ninguno  de la formación original (Gaby, Fofó y Miliki) nació en Sudamérica, curiosamente, y debido a su profesión bohemia de payaso, triunfaron mucho antes en aquellos países que en España, dónde su éxito quedó fuera de todo precedente.
 Bien instaurados a partir de los años setenta en la piel de toro, sin embargo, sus películas son todas sudamericanas y anteriores a la etapa por la que todos los recordamos.
Así pues, la primera película de “Los payasos de la tele” data de 1948, es de procedencia Mexicana y se titula “El nieto del zorro” y la que nos ocupa, segunda y ya acreditados como Gabi, Fofó y Miliki, “Tres bárbaros en un Jeep”, de procedencia Cubana y de 1955, una prueba viviente  del talento de los payasos.
Cuenta una trama vodevilesca en la que, estando en el ejercito Cubano, el teniente Gabi ordena a sus reclutas Fofó y Miliki que encuentren un jarrón en cuyo interior se encuentran unos documentos de gran importancia. Juntos pasarán por todo tipo de vicisitudes, hasta que la cosa se resolverá de la manera  más tonta, como nos acostumbrarían años después con sus sketchs.
Está claro que en esta obra primigenia de los payasos, se les ve igual se sueltos que cuando los veíamos por la tele 30 años después, si bien es cierto que para la ocasión su humor físico es muy deudor del cine mudo y del “slapstick”, en lo verbal se trata exactamente el mismo que usaron, y que usan hoy sus descendientes en sus shows circenses; trabalenguas y chistes de tipo: “- Son ustedes unos músicos consumados… - Si, consumados, conrestados, conmultiplicados y condivididos.”. Un tipo de humor que pese a ser una película de tercera de los años 50, a mí por lo menos me funciona.
Sin embargo, la peli es torpe, básica y con un serio problema de ritmo. Además hay que decir que, salvo un par de buenos gags y un par de numeritos musicales por parte de los payasos, es un coñazo de padre y muy señor mío que se aguanta gracias a sus protagonistas. Eso si, a duras penas.
La gracia de “Tres Bárbaros en un Jeep” es el poder ver a Gabi, Fofó y Miliki ( Fofito era un bebé, Milikito y Rody, aún no habían nacido… y lo hicieron ahí, en La Habana…) de veinteañeros, vestidos de una forma totalmente distinta a como los conocimos nosotros y haciendo exactamente lo mismo que han hecho siempre.
Una curiosidad absolutamente entrañable.
El director de esta joya olvidada es Manuel de la Pedrosa, uno de los directores clásicos del cine Cubano, que como todo director Cubano que se precie de serlo, tiene una filmografía muy cortita… y aún así, es uno de los que más películas tiene en su haber.
Años más tarde, ya con Fofito de adolescente, y en Argentina, los payasos rodaron sus películas más populares, “Había una vez un circo” y “Los Padrinos”. Lo raro es que no los cogiera por banda Javier Aguirre o Luis María Delgado.

No hay comentarios: