lunes, 24 de junio de 2013

La Tienda Maldita (Abierta las 24 horas)

El cine de terror japonés actual está casi desaparecido, y no es de extrañar viendo el uso y abuso que le dieron los realizadores nipones a todos los tópicos que puso en la palestra internacional The Ring. Niñas de largo pelo negro, espejos en los que se reflejan los espíritus cuando nadie mira, la archiconocida escena del fantasma saliendo de la tele, las fotos y grabaciones con las caras deformadas de los que están malditos, el ritmo lento y pausado, los ruidos de los fantasmitas….. Todo ello lo hemos visto una y otra vez en las siguientes producciones del género nipón. Y es que no hay ni uno de estos tópicos, con pequeñas diferencias, que no se cumplan en todas estas películas. Así que solo han conseguido que nos hastiemos de ellos, que en vez de terror, nos causen tedio o incluso risa. No es de extrañar por tanto que el terror oriental (no solo los japoneses han sobre utilizado estos recursos) este de capa caída. Una de las últimas películas que llego a nuestro país arrastrada por la enorme ola que fue The Ring, es esta La Tienda Maldita (Abierto 24 horas). Puede que empujada mas por el éxito de Ju-on La Maldición, la primera, la que estaba hecha en video, y es que la película que nos ocupa también se rodo con una cámara digital, y con unos actores que rayan el amateurismo, y es que salvo un par ellos, el resto no han hecho más que este película y dos o tres trabajos más. Y del director ni hablemos, que aunque su nombre se me hace conocido, Yoshihiro Hoshino, en el imdb no aparece más que este trabajo y luego una entrevista, así que no se ha prodigado mucho en su carrera, o es que sus meritos no le han permitido despegar, lo que es más probable.

Toda la trama gira en torno a la tienda del título, sus dueños son unos tarados, o esa es la sensación que da, pero realmente están malditos, oooooh sorpreson!!!! Cliente que acude a la tienda, cliente que sale de ella con maldición al canto, al menos si el resultado de su cuenta tiene que ver con números demoniacos (666, 999, o 444, que en Japón el cuatro suena como muerte, o algo así me contaron) Pero además de los clientes, los trabajadores también empiezan a notar situaciones extrañas, ruidos y presencias que les inquietan y sobre todo el ambiente general de la tienda. Ahora mismo ya solo quedan dos, Momo la chica del turno de día, y el chico del turno de noche. Este hace meritos para ligarse a Momo, y cada noche le regala algo de la tienda que el mismo paga. Siendo esto así, aunque uno de los espíritus sigue a Momo, ella se libra de morir, pero su compañero las pasara putas cuando recibe la visita del mismo espíritu. A todo ello la tienda esta en trámites para formar parte de una importante franquicia. Finalizar el contrato es labor de una joven mujer enviada por la empresa, allí tendrá que realizar el inventario completo de la tienda y es cuando junto con Momo se dan cuenta de la maldición que pende sobre el local.

Los planos largos y vacios con la única intención de crear atmosfera, no están nada bien resueltos, no sirven más que para alargar la duración del filme. Puede que a ello le influya y mucho, que la mayor parte de la película ocurre a plena luz del día, y sin el amparo de la oscuridad es bastante más complicado causar tensión. Desgraciadamente las escenas de los ataques de los fantasmas tampoco consiguen lo que el director pretende. La más conseguida es en la que menos se ve, no solo por ser un pasillo a oscuras, sino porque en ella sí que notamos cierto agobio en lo que todo ha sumado, el lugar, la voz de la niña fantasmal, que esta no aparezca y que lo único que se ve es una pelota blanca botando a cámara lenta cuando todo lo demás sigue a velocidad normal. Por el contrario tenemos la escena del fantasma que sale de la tele, cambiándolo en esta ocasión por una nevera. No solo no da el más mínimo miedo, sino que es ridícula. Flaco favor le hace a la escena que además se mezcle en el montaje con el ataque a Momo y a otro de los clientes de la tienda.
La película es una caquita, pero yo le tengo cierto cariño, no sé si por su condición casi de película amateur (que ojo, no lo es)  no sé si por estar rodada en video, o simplemente porque es tan mala, que si la ves con los amigos te puedes reír un rato. No es el risón, pero tampoco es una jarta` de llorar. Búsquenla en los saldos de pelis a dos euros, más no puede costar, pero bien los vale.

16 comentarios:

Ellisto dijo...

Durante un tiempo, y como buen friki que soy, me arrodillaba ante cualquier cosa que viniera del país del punto rojo, tengo que confesar que llegaba a tragarme autentica mierda con deleite y placer, pero es que al terror este nunca le he visto la gracia, será que soy mucho mas simple y que donde esté una buena horda de zombies hambrientos quesemequite lo demás.

Naxo Fiol dijo...

es el mismo principio, quemaron el terror japonés y ahora han quemado a los zombies, a los que ya no puedo soportar...

Ellisto dijo...

Buf... calla calla, hace poco terminé de leer Descanse en Paz. Me lo pasaron como libro de zombies...menudo truño. El Alzamiento y Lazarrillo Z otros que tal bailan... ese último además me lo compré en papel y ahora no se si emplearlo en hacer una hoguera o en limpiarme el ojete.

Aratz dijo...

Con los zomies aun pueden jugar entre que corran o no, si son infectados por un virus o es algo demoniaco, pero el terror japones quemo tan rapido sus bazas que no sorprende nada.
?Que sera lo proximo que estrepeen?

Naxo Fiol dijo...

y no hablemos del porrón insoportable de pelis que no paran de estrenarse... a ver si WORLD WAR Z entierra definitivamente el tema... no creo que se pueda hacer ya más que una superproducción mainstream con una estrella hollywoodiense.

Naxo Fiol dijo...

los vampiros góticos neorománticos parecían los siguientes, pero creo que la cosa no ha prosperado.

Ellisto dijo...

Jombre Naxo, si te refieres a los maricas esos cubiertos de purpurina... no creo que nadie los considere auténticos vampiros.
Por otra parte en la TV True Blood tiene una legión de seguidores. Esos si son vampiros de verdad.

Aunque para mi la oportunidad se perdió cuando inexplicablemente aniquilaron la saga de Crónicas Vampiricas - la de Lestat -. Un primer libro genialmente adaptado a la gran pantalla, con presupuesto y grandes estrellas de Hollywood, y una masacre indecente de los dos segundos libros condensados en una sola película absurda y barata.
Sigo sin entenderlo, si precisamente Lestat el Vampiro y la Reina de los Condenados se prestaban aún mas a una gran producción de Hollywood!

Naxo Fiol dijo...

Pues sí, me refiero a esos, independientemente de que se consideren o no auténticos vampiros. Sí lo fueron para la ingente cantidad de chavalas que pagaron entrada para verlos, y eso es lo que cuenta.
Puestos a ser quisquillosos, yo no estoy seguro que a muchos de los zombies de cine actual de zombies pueda llamárseles como tales. Para gustos los colores y si algo aniquilan las modas es, justamente, la autenticidad del blanco de sus intereses.
Lo que pasa que, seguramente, el rollo vampiro romántico neogótico no funcione más allá de las plateas adolescentes... y no será porque no lo han intentado!!!.

Ellisto dijo...

A ver a ver... aunque te podría aceptar que los crepúsculones puedan ser "vampiros" en su amplio sentido de la palabra, desde luego no son neogóticos. El Brujah que aún habita en mi tiene ganas de arrancarte la cabeza y beberse tu sangre por ese comentario... por suerte para ti he fallado. :P.
En serio, el problema es que en Crepúsculo los vampiros y hombres lobo son la excusa, son un jodido McGuffin para mostrar una pastelosa y enfermiza historia de amor.
Cambia vampiro por mutante o por alienigena y no cambia nada.
De acuerdo con que probablemente muchos de los llamados "zombies" actuales no entrarian en la definición clásica de los mismos. Pero creo que lo que sigue haciendo triunfar a los zombies es que ellos son la razón de ser, es imposible en una historia de zombies olvidarse de que en cualquier momento va a salir un podrido de algún sitio y se va a organizar una masacre.
Los zombies dan miedito de verdad, los vampiros, no.

Lo se, estamos en offtopic total. Mil perdones.

Naxo Fiol dijo...

Bueno, he usado el término neogótico un poco por decir algo... en parte asocio lo gótico a lo romántico, a lo trágico, y tal vez de ahí la asociación de ideas.
En cambio, yo no opino igual respecto a los zombies. Los zombies daban miedito, sí mucho. A mi de chaval me aterraban. Pero -y aquí hablo como un cuarentón quemado- han perdido toda su áurea peligrosa y fantasmal. Ya no dan miedo, y la prueba de ello tal vez sea que son puro producto de marketing, incluso para niños. Libros, muñecos, cajas para el desayuno, juegos de mesa, hoy el zombie ya no da miedo alguno.
Y en cuanto a la "excusa para una historia de amor", bueno, también en ese grupo entrarían los zombies. Sin ir más lejos hace poco se estrenó una comedia romántica para teenagers con zombies. Y no es la primera, en los 80 estuvo "I was a teenage zombie" que iba un poco de lo mismo, pero más a lo serie zeta (en España creo que se tituló "La venganza de los zombies"). O también tenemos "Dance of the dead".
¿Y si en ese posible "Crepúsculo" sin vampiros, estos hubiesen sido sustituidos por zombies?, ¿variaría tu discurso?.
Pero no nos tiremos de los pelos, la excusa para la existencia de todos ellos, vampiros y zombies, es generar ingresos. Fin. No hay más.
Con todo, que sepas que el vampiro es el monstruo que MENOS me gusta. Y el zombie, cuando se mezcla con comedia, me suele dar bastante asquito... salvo los clásicos y SHAUN OF THE DEAD!.

Ellisto dijo...

Hum... a ver, ya aviso de que me va a salir un poco tocho el siguiente mensaje, aunque intentaré contenerme para que no me baneeis la IP. ;)
Hay una GRAN diferencia entre los zombies y los vampiros, o ya puestos los hombres lobo.
Los vampiros molan, es una realidad, conservan su mente, su personalidad, sus recuerdos... básicamente un vampiro es un ser humano, cabrón y sediento de sangre. Vamos, un ser humano. Además es inmortal, super fuerte, super rápido, y les molan a la tías - o a los tíos - algunos incluso tienen poderos guays como convertirse en animales, volar, control mental...

Además, defenderse de un vampiro es relativamente fácil, dejando a un lado la utilidad de las figuras iconoclásticas, u otros temas religiosos, tenemos que el vampiro común puede ser vulnerable a la plata, al ajo u otras yerbas, y por supuesto a la luz del Sol. En ocasiones incluso tienen prohibida la entrada a una casa si el dueño no los invita a entrar. En el peor de los casos sólo hay que aguantar hasta el amanecer y o bien huir, o buscar su escondrijo y cortarle la cabeza - eso siempre funciona - u otras perrerias.
Incluso a las muy malas, suponiendo que el vampiro te cace antes del amanecer, pueden pasar dos cosas, que te convierta. Vuelta al principio, ser un vampiro mola. O que te mate, vale, eso no es bueno, pero ya estás muerto y se acabó la película.

Sin embargo ser un zombie NO mola, no tienes cerebro, te guias por instinto, hueles mal y estás, literalmente, podrido. Los zombies no follan, no ligan, no tienen vida social - un vampiro incluso puede ocultar su condición y llevar una vida mas o menos normal siempre y cuando no le de por vestir de etiqueta y ponerse una capa con el forro rojo -.
Si eres un zombie estas jodido, y si te enfrentas a ellos lo mejor que puede pasar es que te pegues un tiro ya y te prendas fuego - aún muerto da bastante asquito que esos seres se te coman - Los zombies no duermen, no descansan, no tienen miedo, no razonan, por lo tanto no negocian ni se les puede mentir, estan en todas partes, y son además, tus amigos, tu familia, tu jefe... bueno, eso último no es tan malo.

Si te enfrentas a una horda zombie estás perdido, son miles, millones, un mordisco, un arañazo y estás condenado, puede que incluso sin ser contagiado, al morir vuelvas como uno de ellos. Si te cogen te devorarán mientras gritas aterrorizado y te debates manchado de tus propios excrementos, viendo como te arrancan las extremidades y se comen tus propias tripas, sabiendo, que cuando terminen, lo poco que quede de ti se convertirá en uno de ellos.

Los zombies dan miedo.
Un vampiro es a fin de cuentas un tipo pálido con colmillos y super poderes, un hombre lobo sólo necesita una buena maquinilla de afeitar y un sitio donde esconderse una vez al mes.
Un zombie significa el fin del mundo, la era del apocalipsis. El fin de la civilización sin esperanza.

A ver, incluso en la comedieta esa del vampiro adolescente, atención SPOILER - el chaval zombie se enamora de la chica tras comerse los sesos de su novio, incluso lleva parte de su cerebro en el bolsillo y lo va mordisqueando de vez en cuando. Incluso como comedia romántica teenager un zombie es un cachon cabrón que devora seres vivos.

Por eso en Crepúsculo no se puede sustituir al vampiro por un zombie, los zombies dan miedo, los vampiros no.

Que leches, incluso en las viejas películas de vampiros si te mantenias alejado de las casas ominosas, los viejos castillos y no hacías el gilipollas en el cementerio, tu cuello estaba a salvo de dentelladas.

Y... bueno, menudo tocho que os acabo de soltar.

Aratz dijo...

Viendo las opciones casi que prefiero convertirme en un fantasma japones. Por fin tendre la melena heavy que siempre quise, seguire manteniendo mi habitual color de piel (a lo sumo se me aclarara un poquito) y podre viajar rapidamente de televisor en televisor (ahora con escalas en las neveras de todas las cocinas del mundo)
Ademas no hay una forma clara de acabar conmigo, y cuando crees que lo has hecho, me pongo a perseguir a tu hijo, novia o familiar mas cercano. Bueno eso salvo que haya llegado a este mundo a traves de un ordenador que al apagarlo me mande de vuelta al infierno...... mierda, esto ultimo no tenia que haberlo dicho en alto.

Naxo Fiol dijo...

UF!!! me rindo!!!.

Ellisto dijo...

:P Es que soy peor que el cansino histórico, se siente.
Aratz, yo ya puestos prefiero convertirme en el sujetador de Pamela Anderson, que tiene unas lolas monstruosas.

Aratz dijo...

Pero estamos hablando de monstruos o estamos hablando de tetas? Haber empezado por ahi. Sin pensarlo mucho preferiria ser la lenceria de Scarlett Johanson. Solo espero que a Ryan Reinolds no fuera de ponerse la ropa interior de su ex.

Ellisto dijo...

Ryan Reinolds??? Ah... el tipo que se parece a Ben Affleck.

Hombre, podría ser peor, imagínate ser las bragas de Sofía Vergara y acabar en la entrepierna de Al Bundy.
Vale, estoy mezclando ficción con realidad y dos series diferentes. Pero es que cada vez que veo Modern Family lo pienso... vaya guayabo de tia y menudo anciano hecho mierda.