martes, 11 de junio de 2013

EXTRAÑAS CRIATURAS

Considerada por los expertos como la peor película de la historia (ya le quitaron el trono a “Plan 9 from outer space”, mira por dónde…) y con el delirante título original de “The incredibly strange creatures who stopped living and became mixed - up zombies” que en castellano vendría a ser algo así como “Las increíblemente extrañas criaturas que pararon de vivir y se tornaron zombis” es, efectivamente, no la peor, pero quizás si una de las peores que he visto, cuyo primordial ingrediente es el que tirará para atrás a los amantes del “cine tan malo que es bueno”: Que es aburrida de pelotas, lo que a mi modo de ver, es lo que tiene que ser una película para llevarse tal título, porque, por ejemplo, “Plan 9 from outer space”, con todo su despropósito y desmadre, al final está entretenida. No tiene ningún mérito enfrentarse a ella. Ahora, esta que nos ocupa, aún habiendo sido vendida como película “Mala pero buena”, hace falta tener dos huevos bien gordos para verla del tirón. ¿El cine Peruano? Al final te ríes. ¿”Extrañas criaturas”? Tan solo dos momentos. El resto es soporífero.
Cuenta la historia de una gitana que lee las manos, y que echa ácido en la cara, convirtiendo a quienes lo reciben en monstruos que tiene encerrados en una habitación. Por otro lado, tenemos a un joven macarrilla que en una feria, en una barraca de actuaciones, conocerá a una gitana que le hipnotizará, y esto le hará acabar cuchillo en mano con todo aquel que se ponga a su paso.
La película, quitando un par de momentos de humor involuntario que no justifican el visionado completo, al desarrollarse en ambientes cabareteros y circenses donde el protagonista se adentra, acaba convertida en una sucesión de ACTUACIONES COMPLETAS  de señoritas vedettes de los años sesenta que parece no terminar.
Digamos que, de la hora y media que dura, una hora larga está dedicada a estas actuaciones.
Por lo demás, un par de diálogos tontos, un par de desenfoques chabacanos y las criaturas que pararon de vivir y se tornaron zombis que aparecen diez minutos antes de finalizar la película, para desaparecer a los dos minutos de haber hecho acto de presencia.
Una mala película que serviría, digo yo, para rellenar programación en algún desquiciado auto cine y que nos han vendido la moto de que de lo mala que es resulta buena, cuando en realidad no vale ni para darle de comer a los chacales.
Y visto lo visto, no me creo el título original, tan rebuscado y complaciente. Se lo pondrían a posteriori. Aquí lo acortaron mucho para un pase doblado al castellano que le dieron a la película en el extinto programa de t.v. “Noche de lobos”, dónde Juan Luis Goas no era capaz de recordarlo completo.
Supongo que para saciar la curiosidad del cinéfilo más exótico está bien, pero a mí me pilla ya muy curtido, como para verle algo.
El director de esto es Ray Dennis Steckler, cuya filmografía deambula entre el porno y la mamarrachada, firmando cada vez con un seudónimo distinto.
Es un clásico, pero no recomiendo su visionado.

6 comentarios:

Naxo Fiol dijo...

La peli es una ful, pero Ray Dennis Steckler es uno de esos personajes fascinantes del mundo del trash.
Murió hace unos años, y sus últimas películas las rodaba directamente en video casero. De hecho, comenzó una secuela de "Las extrañas criaturas" que nunca llegó a terminar.
Solía rodar en 16mm y, lo más importante, sin guión. Todas sus pelis están improvisadas, incluida esta que comentas. En los 70 y 80, hizo algunas que, al no tener sonido directo, luego metía una voz narrándolas. Todo muy chusco y aburrido, sí, pero enfermizamente atractivo.
Las pelis porno es algo de lo que él siempre renegó. Eran puramente alimenticias. Yo tengo alguna por ahí.
Terminó sus días como dueño de un video club en Las Vegas y viviendo de la popularidad de "Las extrañas criaturas", que en los USA tiene un culto tremendo. En parte ello se debe a que durante la proyección aparecían entre el público peña vestida de zombies, en plan William Castle. Algo que se recreaba en los pases recientes.
Steckler también solía ser el prota de sus pelis, como es el caso (interpreta al macarrilla), usando el nombre de Cash Flag.
Lo de siempre: Fascinante concepto...... y ya está.......

Victor Olid dijo...

Eso mismo, el concepto. Pero vamos, en este caso, no es mucho mejor que el que ofrece, por ejemplo, Andy Milligan.

Naxo Fiol dijo...

Mucho más no, pero a mi eso de que acabara haciendo pelis en video casero, me puede... cosa que Milligan no hizo...

Victor Olid dijo...

Igual no lo hizo porque ya el sida se lo comía...

Naxo Fiol dijo...

Tal vez... nunca lo sabremos!. A veces rodaba con una cámara de 16mm originalmente parida para filmar desde aviones, no para hacer cine-cine... así que todo es posible...

SrtaCalamidad dijo...

Tiene escenas estupendas!! Las de la hipnosis me encanta, pero es verdad que perdí la concentración un par de veces, he de confesar...