viernes, 16 de septiembre de 2016

EL ERÓTICO Y LOCO TUNEL DEL TIEMPO

Ya he comentado en montones de ocasiones, que el cine clasificado “S”, el de verdad, el que se concebía con pleno conocimiento de la etiqueta que se le iba a poner cuando estaba siendo rodado –no “Viernes 13” o “Mad Max”, por ejemplo, a las que también se las clasificó “S” más que nada, porque al contrario que ahora, una calificación como aquella, favorecía a la taquilla más que la perjudicaba- suele ser en un 99% de los casos un rollazo insufrible, rodado con tal desgana, que no solo el espectador se aburre sobremanera, sino que además, los polvos que se nos ofrecen, más que ponérnosla dura, nos la deja como el chicle. Entonces, dentro de la puta mierda que son las películas adscritas a la calificación, el 1% restante, sigue siendo una puta basura, pero menos repugnante que el otro 99%. Así, maja estaba “Viciosasal Desnudo” –no, ignorantes de mierda, “Toc, Toc” de Eli Roth se inspira en una película, pero por descontado no en la de Esteba- y maja está esta “El Erótico y loco túnel del tiempo.
La cosa no da para mucho. Un Nerd ubicado en un pueblo ficticio de Toledo, con el afán de mandar a la mierda las ciencias exactas, construye en su habitación, una máquina del tiempo. Y encima, funciona. Como haría todo varón que se precie de serlo, la utiliza con fine lúbricos. Es decir, que se va a la antigua Roma, a la prehistoria, al futuro etc, con una sola motivación: follar como un condenado a muerte. Entonces, la película se desenvuelve en pequeños bloquecitos en los que, desde su habitación, el improvisado científico suelta sus chascarrillos, viaja en el tiempo a una determinada época, folla no con una ni con dos, sino, con tanta hembra como pulule por ahí, que suelen estar por docenas, vuelve a su habitación pulsando cualquier botón de su reloj calculadora casio, chascarrillea sobre lo vivido y vuelta a empezar.
Lo primero que me llama la atención de esta película es el bajísimo presupuesto. Claramente estamos ante una película de tetas y culos, por lo que todo lo demás son adornos inútiles, pero es verdaderamente curioso ver como se recrea la antigua Roma en una piscina al uso, con su cloro y su fondo azul, previamente decorada con un par de columnas de porespan para la ocasión y un par de coronas de laurel en las cabezas de las féminas, porque por lo demás están desnudas. Y así en cada lugar o época a la que viaja nuestro protagonista.
Lo segundo que me llama la atención es el humor, sutilmente ingenioso en contraposición a este tipo de películas. Casi todo son monólogos en la habitación del nerd entre viaje en el tiempo y viaje en el tiempo, pero consiguen que la película tenga interés, prácticamente, por el pico de oro de nuestro protagonista: “anda que como funcione ¡a las ciencias exactas las pueden ir dando!”, “Voy a hacer más diabluras que Casanova y La Masa juntos”, “Si viajo en el tiempo, lo haré fuera de España, no sea que moje, preñe a una, y descienda de mí mismo” o “HG Wells lo supuso, pero jamás lo cató”, salen de la boquita de nuestro prota según el polvo que haya echado momentos antes.
Pero –modo pajero on- lo mejor de todo, con diferencia además, son las jamonas que aparecen desnudas en la película ¡están todas buenísimas!, la lástima es no saber cual es cual, ya que según la ficha de IMDB de cada una de las actrices, con la excepción de Alicia Príncipe a la que también se la puede ver en “Bragas Calientes” o “Mil Sexos tiene la noche” o Elena Álvarez, presente en muchas de las pelis “S” de aquella época, la gran mayoría de estas, solo han aparecido en esta película, por lo que, añadiendo la nula info que hay en la red acerca de la película, es prácticamente imposible dar con el paradero de estas actrices. Pero debo decirles, que cuando nuestro prota viaja a la prehistoria, entre las muchas jamonas que hay en tan magno escenario, hay una de la que no he podido más que enamorarme, porque, ¡Qué mujer!  Y es la que aparece en la fotografía que acompaña la reseña. Puede que sea la tal Gingers Brown o la tal  Carol Day, o la tal Marlene… ¡A saber! Si algún lector más pajillero que nosotros sabe quién es esa diosa, por favor, que nos lo haga saber a través de los comments.
Digamos pues, que el nivel de belleza en esta película, la sitúa peldaños por encima de sus coetáneas.
En cuanto a la carrera de su protagonista, Paco Maldonado, que debutaba con esta película, se tradujo después en pura supervivencia, haciendo Maldonado papeles episódicos en series de televisión y películas, siendo lo más destacado, a parte de este protagonista, su papel en “Corazón de Bombón” de Álvaro Sáenz de Heredia, en el que aparecía lo justo, y de los últimos en los créditos.
Por lo demás, poco más que decir, que por repetición, acabas cansándote de ver todo el rato lo mismo, pero que la primera media hora de película es altamente disfrutable por divertida, aunque la imaginación de la que hace alarde en un principio, se va desvaneciendo conforme avanza los minutos. Una pena. Pero vaya, se puede ver.
Curioso es también el director de la película, José A. Rodríguez, quién no ha vuelto a dirigir nada más en su vida tras esto. En realidad, el equipo completo de la película es bastante ignoto. Y no está tan mal la cosa.
Fueron a verla 101.175 espectadores en las pocas salas dónde se exhibió, recaudando unos 20 millones de pesetas. Con que costase uno solo, ya el negocio salió redondo.


5 comentarios:

Paco Fox dijo...

Coñe: qué pezones más bonicos tiene esta señora.

La peli es una de las pocas S que siempre he tenido curiosidad por ver, supongo que por el título.

Aratz dijo...

Galletas Maria!!!!

Victor Olid dijo...

Es de lad mejores S.

Victor Olid dijo...

Es de lad mejores S.

Danda dijo...

Vi una vez un rato esta peli por la tele y la verdad es que me moló muchísimo. ¿Está en DVD?

Los chascarrillos molaban, y si no recuerdo mal, el nerd ese... ¿ponía en fila india a cuatro o cinco pavas y les iba dando a todas?

La verdad, yo creo que en una peli así es una decisión sabía pasar de decorados y gastarlo todo en contratar tías preciosas. Respect.