lunes, 8 de noviembre de 2010

ALARIDO DEL TERROR

Seguimos con la Saga Cardonera, esta vez con otro producto de René Cardona III, prolífico como pocos, chapucero como el que más y entretenido como ninguno (cuando lo es…) y partidario de todos los géneros, dándonos ahora una joyita de la serie Z terrorífica, con bichejo incluido, que me ha hecho sonreír de placer unas cuantas veces en mi sofá.
La premisa parte de una vieja leyenda del folclore Mexicano, “El Cheneque”, al igual que pasara con otra locura del Perú EL TUNCHE, la estructura y forma de la peli, así como el bicho en cuestión, son muy similares, aunque en el fondo ambas muy distintas.
Unos individuos entran en un convento con el fin de sustraer sus riquezas. Se llevan unos huesos, que harán de “El Cheneque” salga de su guarida (ese convento) para recuperarlos. En el camino, el bicho se llevará a la hija del prota a sus dominios, así que con la ayuda del un chamán llamado “El Colibrí”, comenzará la encarnizada entre el bien y el mal.
La peli es un vehículo para puro lucimiento de su protagonista, el histérico Hugo Stiglitz, que además la produce y mete en el reparto a su hija Sofía Stiglitz, que con dos añitos demuestra que aquello de la sobreactuación se lleva en la sangre y puede aflorar a temprana edad. Por otro lado, tenemos a otro Todo terreno Mexicano, Roberto Ballesteros, que al igual que Stiglitz, se ha curtido en cientos de películas de diversas cataduras (NARCOSTANICOS DIABOLICOS) que interpreta a un chamán de absoluta pacotilla. Hay un momento en la peli, en la que está sentado con los ojos cerrados, llega su sirviente para avisarle de algo, muy alterado, y le dice: - “Perdone, estaba usted durmiendo”, Ballesteros abre los ojos y le responde: - “Se podría decir que estaba durmiendo, si”. ¡Un descojone padre, compañeros¡
Para mas inri, “El cheneque” es un monstruo que se lo monta de manera súper sangrienta y con un aspecto de lo mas chanante, bruto como pocos, y con un hilillo de voz para nada en concordancia de su pinta… (eso si, la peli se llama ¡¡ALARIDO DEL TERROR!!).
Una vez leí que una de las películas que más habían influenciado a Cardona III era POSESIÓN INFERNAL, por lo que hay momentos de absoluto homenaje (¿o debería decir plagio?) en lo referente a la cámara desde el punto de vista del monstruo.
Muy maja, muy entretenida, muy tosca, cuando le toca serlo, soberanamente aburrida, pero al fin de al cabo un producto fantástico genuino, hecho por gente con tradición y con aspecto “tercermundistamente” hablando ochentero, aunque esto sea una peli de 1991.
¡Que viva el latex!

No hay comentarios: