miércoles, 2 de octubre de 2013

EL SEXO DE LOS POBRES

Entre el cine de ficheras y el cine de juicios (vamos, una mala mezcla de “Entre ficheras anda el diablo” y “Justicia para todos”) se desarrolla esta película del destape Méxicano que andaba en plena forma en su década de oro, los ochenta, y que, para el mercado del vídeo, actualmente se mantienen igual, sin evolucionar, eso si. O sea, que siguen haciendo ahora lo mismo que hace treinta años.
Un individuo es condenado a prisión por exhibicionismo, y se le considera poco menos que un depravado sexual. Con la ayuda de un abogado, intentará probar que eso no es cierto, y mientras se demuestra, las situaciones cómicas y eróticas circulan durante todo el metraje.
Mala. Muy mala.
El cine Español y el latinoamericano van de la mano. Durante los años de la transición, independientemente de la situación política de uno u otro país, en España, México y Argentina se hacía el mismo cine. Quiero decir, que cuando en España hubo destape, en Argentina y México hubo destape, aunque como ya he comentado en otras ocasiones, a este se le llamó “Cine de ficheras”. Sin embargo, mientras que el cine español ha navegado el solito hacia su naufragio, el Mexicano se sustenta gracias al “Home Vídeo” y al cine narco… pero por otro lado, Alfonso Zayas sigue haciendo ficheras, que se llevan el beneplácito del respetable, si no en salas, sí en dvds alquilados.
No cambia mucho, este rollo es igual en España. Como he dicho antes, el cine español naufraga, pero en televisión, productos rancios como los de José Luis Moreno y sus “Matrimoniadas”, se asemejan bastante al concepto “Ficheras” de nuestros amigos mexicanos.
En ese sentido, y ahí es a lo que voy, es que “El sexo de los pobres” si se ha de comparar al cine de destape de nuestra cinematografía, no sería similar al de Mariano Ozores, por ejemplo, si no al de Ignacio F.Iquino, con chistes llenos de sal gruesa, mal gusto y descuido general por el producto, que son un incentivo, no obstante, a la hora de elegir verla.
Sin embargo, este espanto viene dirigido por uno de los directores Mexicanos más queridos y prolíficos de se país, Alejandro Galindo, que dirigió mogollón de películas, todas míticas según los Mexicanos. Es por ello que, tras leer algo sobre el director, busqué alguna de sus películas para poder ver el sabor de la “Mexicanada” de la mano de uno de los directores que mejor supieron hacerla. Pues me topo con otra chorrada más, que nada de especial tiene comparada con cualquier película del sub-género dirigida por cualquier mindundi sin un ápice de prestigio. Quizás en este caso incluso más espantosa todavía.
Como curiosidad tampoco merece demasiado la pena y ni los despropósitos de la película, justifican la molestia de verla.

1 comentario:

carlos dijo...

que triste hubiera sido mi juventud sin peliculas de ficheras :) jejejejje