viernes, 8 de abril de 2011

HOBO WITH A SHOTGUN

Los habituales lectores de "Aquí Vale Todo" sabrán de la manía que le tengo a toda esta moda del llamado "grindhouse", a todas estas películas que, se supone, reivindican un tipo de cine, y un modo de hacerlo, distinto, más crudo y feista. Más "de los 70" (aunque muchos de ellos se queden en los 80). Ninguna otra tendencia me saca tanto de quicio como la de "ensuciar" artificialmente el celuloide, o los posters. Claro, "Hobo with a shotgun" es pura consecuencia de aquello. Ayer la vi, intentando no dejarme influir por la aversión natural que le tengo a toda esta mierda. ¿Lo conseguí?, no se lo puedo garantizar, así que, en función de eso, tómense esta reseña como más les convenga.
Si algo bueno tenía la peli de Tarantino/Rodriguez, "Grindhouse" claro, eran los falsos trailers. Tan bien funcionaron, que el dúo organizó un concurso en el que podías currarte el tuyo y mandarlo. Bien, los ganadores fueron los autoes de "Hobo with a shotgun". Que se convirtiera en largometraje era una cuestión de tiempo. Naturalmente, en la versión extendida el prota tenía que ser alguien con cierto peso, y dicha responsabilidad cayó en las espaldas de Rutger Hauer, que sale bastante bien parado de la empresa.
La historia no tiene truco, un vagabundo llega hasta una ciudad donde el crimen campa a sus anchas. Después de presenciar varios asesinatos y tal, le toca a él recibir las humillaciones. En eso que un día el hombre encuentra una escopeta en una tienda de segunda mano, se la compra y se convierte en un justiciero con todas las de la ley.
Bien, "Hobo with a shotgun" se parece mucho, demasiado, a una película de la Troma. A una de estas de la última época, donde el exceso por el exceso es lo que predomina, donde el gore es tan burro, y lo políticamente incorrecto tan exagerado, que ambos se vuelven inofensivos y estúpidos. Honestamente, de "Hobo..." esperaba un film genuinamente crudo y sangriento, feo y valiente, más teniendo en la dirección a un novato jovenzuelo cargado de entusiasmo. Y lo que me encontré fue un chiste bastante malo rodado en vídeo y haciendo gala de una estética feísima -en el mal sentido- y muy muy cutre (las iluminaciones de colores primarios son un esforzado intento de estilizar la peli, de darle un look de comic, irreal, pero a mi me resultaban genuinamente molestas y nada atractivas... quizás porque es un recurso muy propio del que graba en vídeo y pretende disimularlo). Pero vamos, lo que más me molestó de "Hobo...", y la mayor decepción, fue su ausencia real y genuina de elementos transgresores y ofensivos. Como "Machete", mismamente. Hipocresía pura. Aquí no hay ni gota de sexo y como digo, todos los elementos "shock" están taaaaan estirados, tan retorcidos, que ni ofenden, ni molestan, ni impactan, ni crean sensación alguna más allá de la risa tonta. Solo con deciros que en una secuencia aparecen asomando por una puerta dos tentáculos de pulpo gigante, tal como si los malos lo tuvieran ahí encerrado con fines perniciosos, os lo digo todo.
Por mucho que pretendan imitarlo, está claro que el cine de los 70 y 80, su actitud y su espíritu, murieron hace ya mucho tiempo.