miércoles, 11 de julio de 2012

Battle Royale

Esta reseña apareció en el Fanzine Suburbio en el año 2003, como tal la novia del articulo es ahora mi mujer, y no, no fuimos de viaje de novios a ninguna isla.

Menudo pollo me monto mi novia el día que le dije que yo la mataría para salvar mi vida. No se daba cuenta que yo le estaría ahorrando vivir el resto de su vida con un gran sentimiento de culpa. Pero seamos sinceros, el ser humano es egoísta por naturaleza y a nadie le hace gracia eso de tener que morir, así que mis razones no eran solo altruistas, vamos que me estaban intentando salvar el culo como fuera. Battle Royale es algo más que una película polémica en su país, donde casi es prohibida por el gobierno nipón, y allí donde se estrena, Battle Royale te hace pensar. ¿Estarías dispuesto a matar a tus compañeros de toda la vida, incluida a esa chica que tanto te gusta, para salir con vida de semejante marrón? No conteste ahora, siga leyendo. 

Puede que los actores no sean los mejores, vale que la casualidad haga que los protagonistas principales tengan las peores ¿armas?, de acuerdo que la idea de que algún día ocurra lo que Kinji Fukasaku nos muestra es más que descabellada, pero como idea, como película, en su conjunto general, es una gran película. Igual puede que tu, incauto lector, veas la película y al salir de la sala pienses que no has visto más que la típica peli en la que los adolescentes se masacran sin ton ni son porque es lo que vende, pero prueba a formular la pregunta de marras a tus amigos, descubrirás que algunos te mentirán, “No, yo nunca alzaría mi mano contra ti para salvarme” y también veras quienes no pueden pronunciarse, “Buuuf pues no se qué decirte, si no estoy en situación...” y por supuesto conocerás a los verdaderamente sinceros “Joder ni me lo pensaría, te metía un tiro entre ceja y ceja y luego me fumaba un puro más feliz que el pipas” Haz la prueba, descubre a tus amigos. Yo la hice y salvo las mujeres todos me dijeron que si me matarían o que se lo tendrían que pensar (el tiempo más que suficiente para que yo fuera por detrás y les cortara el cuello). A riesgo de ser llamado machista, diré que las mujeres no me dieron una respuesta concreta, no por su gran corazón y espíritu de sacrificio, sino para que estuviera desprevenido y si casualmente se da esa situación meterme una puñalada trapera por la espalda cuando menos me lo espere.

Mención aparte es el personaje de Takeshi Kitano ¿Quién mejor para interpretar a un profesor cansado de la/su vida, y con cara de cabrón? Kitano era la mejor opción, no solo por dar ese aspecto de profesor hijoputa, sino como reclamo promocional, tanto a nivel nacional como al internacional, y también como estandarte de la violencia que en su mayoría de películas es habitual. Yo me encuentro con Kitano en un callejón oscuro y juro que no paro de correr hasta que he llegado a casa y cerrado todas las cerraduras a cal y canto.

Solo espero que si algún día nos vemos las caras en una isla desierta, con un collar explosivo al cuello, echéis a correr, porque por mucha pena que me dé yo no pienso dudar ni un momento. Sinceramente, ¿Qué haríais vosotros? Pues eso. Por cierto, sigo con la misma novia a la que quiero muchísimo, solo espero que no quiera ir a ninguna isla desierta de viaje de novios, porque no sé si volvería (vivo).

No hay comentarios: