jueves, 5 de julio de 2012

Old Boy

Park Chan-Wook es conocido en el mundillo principalmente por su trilogía de la venganza, la cual componen Sympathy for Mr. Vengance, Old Boy y Lady Vengeance. En las tres se trata la violencia a través de la venganza, ya que este es un sentimiento tan primario que no es exclusivo de los seres humanos, aunque si es llevado a las cotas más altas cuando es cometido por un hombre (o una mujer)

El film se basa en el manga de mismo nombre y que trata la misma historia. Como no lo he leído desconozco las diferencias, aunque como dispongo del primer tomo en japonés, si se que el arranque de la historia es el mismo. Oh Dae-su, el protagonista, acaba de ser padre recientemente, festejándolo se pilla una borrachera de las que hacen historia. Cuando se despierta al día siguiente está encerrado en una habitación que cuenta con un camastro y una televisión. Se le hace saber que ha sido secuestrado y que su mujer e hijas han sido asesinadas cargándole el muerto a él. Si saber que estas secuestrado no es suficiente tormento, que te digan que han matado a tu mujer e hija y además todas las pruebas apuntan hacia ti, es aun más demoledor. Todos los días es alimentado, y de vez en cuando le gasean la habitación para dejarle dormido y cortarle el pelo, por ejemplo. Va pasando el tiempo, los días, las semanas, los meses…incluso los años. Oh Dae-su ha empezado a planificar su venganza, no sabe cómo ni cuándo la tendrá pero ya se va preparando para ello. Así se entrena diariamente haciendo flexiones, abdominales y todo el ejercicio que puede en las reducidas dimensiones en las que le tienen encerrado. Un día, después de 15 años allí metido le gasean la habitación, lo siguiente que Oh Dae-su ve es que está encerrado en una maleta que han dejado abandonada en un descampado. Por fin es libre, ahora solo tiene que averiguar quién ha sido su captor y hacerle pagar por todo el sufrimiento que ha pasado, desde el asesinato de su mujer e hija hasta los 15 años de encerramiento. Desgraciadamente cuando conoce la identidad del su captor, este le dice que si, puede matarle si quiere, pero que no descubrirá las razones por las que le ha jugado esta treta. Así Oh Dae-su se las verá con sus demonios interiores,  matar con ese maldito cabron o hacer lo que dice para que finalmente confiese sus motivos y conocer toda la verdad.

La película cuenta con una escena que se hizo famosa, hablo de la escena del martillo y el pasillo lleno de mafiosos a los que Oh Dae-su les da estopa de la buena. Esta escena tiene un par de particularidades, es un plano secuencia bastante largo, y las ostias que se dan son ostias reales, nada de un puñetazo y te dejo inconsciente, sino que es como una pelea callejera donde los puños lanzados al aire son mayoría contra los que impactan en el cuerpo del oponente. 

No contare la razón del captor, ya que es el misterio de la película, pero si diré que en mi opinión es demasiado manga, muy de comic. Puede que incluso algo ridículo, pero que aun así sienta al espectador, no digamos ya al protagonista, como un mazazo, no por los motivos del captor, sino por lo calculada e hijoputesca que es la venganza de este. 

La trilogía de Chan-wook habla de venganza, pero es que en Old Boy tenemos dos venganzas, la del captor y la de Oh Dae-su, la primera, fría calculada y con muy mala leche, la del protagonista explosiva, visceral y llevada sobre la marcha. 

Hace tiempo que se habla de un remake americano, la verdad es que no es necesario, pero tampoco estaría mal ver qué punto de vista le dan los yankees.