viernes, 27 de julio de 2012

MAX BETA!

Ayer fui bendecido por segunda -y espero que última- vez con un buen puñado de Betas. La mayoría no valen un pimiento, pero si escarbas un poco, salen algunos títulos curiosos y de interés, la mayor parte de los cuales pueden verlos en las siguientes fotos.
Sinceramente, comienzo a estar ya un poco hasta los cojones de acumular tanta cinta. Como digo, un buen puñado de todas ellas no tienen ningún valor... ni tan siquiera como regalo, ya no digamos para intercambio o venta. Su único destino lógico es el horno crematorio. De momento las mantendré en mis aposentos, veré algunas, escanearé las caratulas de otras y hasta puede que ripee las más potables... pero luego... ya se verá.
Hasta entonces, regálense los ojos con las imágenes que siguen pues, como decía arriba, podría ser la última vez.





12 comentarios:

luisflperropaco dijo...

Mmmmmmmmmm, ¡¡¡ Sabrosa roña !!!

Naxo Fiol dijo...

En las dos primeras fotos está lo más interesante para mi... pero hay algún western y alguna ñorda histórica que igual a ti te mola.

luisflperropaco dijo...

¡¡¡ Fantástico !!!

johnryder dijo...

Sin duda ese Contaminación: Alien invade la tierra es una bendición para los ojos...al menos para los mios!!

FÉLIX PUMARES dijo...

EXPERIMENTOS HUMANOS y PESADILLA INTERMINABLE tienen buena/mala pinta.

Naxo Fiol dijo...

PESADILLA INTERMINABLE tiene toda una historia detrás muy interesante, de la que en breve hablaré extensamente.

Sra. Machete dijo...

Si no quieres algunas de extraterrestres me las das a mi

Naxo Fiol dijo...

Pues es probable que lo haga. No sabía que fueras fetichista de los marcianos. ¿Y no importa que sea formato Beta?...

José Viruete dijo...

Pornete no te han dado, ¿no?

Naxo Fiol dijo...

Solo uno, "8 semanas y media". No soy yo muy de posno, la verdad.

angelpalomo dijo...

A ver si lo entiendo, la gente te manda cintas vhs o beta a tu casa en cajas de cartón??

Naxo Fiol dijo...

No exactamente, un amigo o dos tenían miles de betas en casa y ya no los podían ver, así que o los tiraban a la basura o me los daban a mi (las cajas de la foto son mías, las pedí en la farmacia del barrio para poder guardar temporalmente las cintas), y yo acepté encantado, yendo a su casa en dos tandas a por ellas. Eso es!.