martes, 24 de febrero de 2009

EL VAGÓN DE LA MUERTE

A esta peli se le dio mucho bombo, como si fuese la resurrección del escritor Clive ("Hellraiser") Barker como material de adaptación cinematográfica (además, el tipo ejerce de productor). Lástima que la productora no lo creyó así y, una vez terminado, le dio una cancha no demasiado generosa. Creo recordar que la sacó directamente al mercado del dvd. ¿De verdad podemos decir que con este film Barker vuelve a la primera fila?... hombre, no, pero tampoco es del todo desdeñable.
Un fotógrafo obsesionado en ser considerado artista decide hacer una serie de fotos para una importante exposición basadas en el lado oscuro de la gran urbe. Ello le conducirá hasta los oscuros recovecos del metro, donde un carnicero ejerce de psicópata cada noche cazando a los pobres pasajeros que por ahí pululan. Sin embargo, todo ello no es más que el preludio a un horror aún mayor.
La historia no es en si misma muy original (y Barker suele tener muy buenas ideas), pero está enfocada de un modo distinto y muy bien llevada por el realizador de extraño nombre, Ryûhei Kitamura. A las inevitables dosis de gore (sustancioso e impactante, aunque en ocasiones lastrado por los puñeteros CGI) le acompañan momentos francamente inquietantes, de los que es prota absoluto el enigmático criminal, un tremendo Vinnie Jones. Completan el reparto una desconocida Brooke Shields y Ted Raimi en un escueto (y sangriento) papel.
Lo dicho, "El vagón de la muerte" no revolucionará el género, pero entretiene bastante y sacia nuestra sed de sangre y cosas raras. El final, aunque se ve venir, funciona.