jueves, 3 de septiembre de 2009

BRIGADA DE LA NOCHE

A finales de los 80 vivía obsesionado con las películas de justicieros, especialmente si eran violentas... o mejor dicho, muy violentas. Parece que no, pero costaba lo suyo localizar material interesante y llegado cierto punto, me vi obligado a intentarlo con otras nacionalidades, como esta producción francesa de espectacular carátula. ¿Y salió bien la jugada?, hombre, el protagonista es poli, sí, a pesar de que carece del carisma de un "Callahan", por ejemplo. Aunque a mitad de peli se pasa al terreno de los vengadores, lo hace por la puerta pequeña, así que en ese aspecto la sensación de satisfacción es moderada. Sin embargo, es en el terreno de lo violento donde "Brigada de la noche" se marca un tanto, y de los gordos.
Dolores, una prostituta que informa a la policía, es asesinada por un grupo de moteros vestidos de negro. Ello desencadenará un drama criminal en el que, por esto y lo otro, la hermana del poli que investiga el caso será asesinada, lo que llevará a que el prota deje la placa y se tome como algo personal la caza de los culpables, encabezados por un gay psicópata que obtiene placer sexual inflingiendo dolor y el gordo enorme que le acompaña.
A "Brigada de la noche" le falta acción, es la máxima pega que se le puede poner. Es demasiado "relajada", aunque esté repleta de escenas contundentes como la matanza en el bar, el brutal interrogatorio al que los malos someten a una puta amiga del poli y, claro está, el desenlace que es lo que ha "pasado a la historia", con mutilaciones y amputaciones perfectamente "gores" que no harían ningún feo en la más burra "horror movie". La historia está bien contada y el resultado se aguanta perfectamente.
Tras la cámara tenemos al emblemático Max Pecas, realizador francés -ya fallecido- especializado en cine erótico y que aquí se desmarcó probando otros sabores (ni que decir que "Brigada de la noche" va cargada de tetas y culos). Distribuyó el invento René Chateau, futuro productor de "
Los depredadores de la noche" y, en ese momento, esposo de la legendaria Brigitte Lahaie, quien tiene un rol muy secundario en esta recomendable muestra de sangrante "cinema noir".