viernes, 20 de mayo de 2016

EL INVIERNO DEL DIBUJANTE

De siempre, por aficionados al cómic, había escuchado pestes sobre Paco Roca, que si sobrevalorado, que si pedante… Yo le he visto en algunos vídeos y tampoco me cae bien, le veo, efectivamente, pedante y queriendo dar a los tebeos una profundidad intelectual, que a los cuales no les hace ninguna falta. Pero su manera de ser es independiente de su obra.
Acaparador de premios, con una obra con los ojos más puestos en el extranjero que en el mercado español (cosa que no me extraña) Roca se ha hecho un nombre en la industria del cómic. Un nombre grande, además. Y sin ser yo un erudito de los cómics, siendo un consumidor básico y eventual como aquél que dice,  hago en esta ocasión de abogado del demonio porque, a mí me gusta Paco Roca. Y me gusta mucho. Y creo que me gusta, precisamente, porque no soy un erudito del cómic. Soy, precisamente, el grueso del mercado al que va destinado Paco Roca.
Yo descubro a Paco Roca a través del cine. Es decir, que vi de manera accidental una película tan poco atractiva a priori como es “Arrugas”, y por avatares del destino, me encantó esa película. ¿Cuál es el siguiente paso natural? Pues leerse el cómic, que era igual que la película. Y me gustó también.
Con esa impresiones me leo “El invierno del dibujante” y me gusta más todavía, porque además de se un cómic que está muy bien, habla de un tema que me interesa mucho como es la factoría Bruguera. Más concretamente, “El invierno del dibujante”, cuenta de manera no cronológica, como los dibujantes Escobar, Giner, Peñaroya, Conti y Cifré, abandonan, con dos cojones, la editorial Bruguera para independizarse y autogestionar sus propias publicaciones creando la revista “Tio Vivo”, y como la factoría Brugera, gente más mala que la quina, despliega todo su poder sobre la nueva empresa para que esta se hunda, y así, que esos dibujantes vuelvan a ocupar su puesto de trabajo en una empresa que les quita sus derechos como autores.
 Se insinúa, por otro lado, la posible traición que sufren estos valientes por parte del genio Vázquez, así como se le dedican viñetas al a capacidad de trabajo del, en 1958, novel Francisco Ibáñez.
Todo ello con una fluidez narrativa encomiable, un dibujo preciosista y unos colores ideales para trasmitir los estados de ánimos que requieren los diferentes pasajes del álbum. Para que ustedes lo entiendan, una obra concebida para que la entiendan los tontos, para que puedan leerla hasta mi madre que no ha cogido un tebeo en su vida, que le guste, y esté deseando comprarse lo siguiente de este autor. Así funciona Paco Roca. Hace tebeos de corte popular, lo que, como en el cine, a mí me parece muy bien.
Y he disfrutado mucho con este álbum que me consolida como seguidor de este autor, si bien es cierto que prefiero no escuchar nada que tenga que decir más allá de las viñetas. Pero no es solo que sus cómics sean de corte popular, que eso es lo bueno,  también pasa que son carne de intelectualoides que reivindican cierto cómic de corte más “profundo” y “Artístico” –caso también de la obra de Roca-, sin haberse echado en su puta vida a los ojos un “Mortadelo” o un “Asterix”, publicaciones que, por otro lado, despreciarían. Como pasa con la mayoría de los artistas más aceptados; el problema no es su obra, sino los gilipollas que la siguen.
Al margen de todo esto, “El invierno del dibujante” es un álbum que da gusto verlo, Paco Roca es un monstruo de la historieta, es bueno de cojones. Pero también un vago, porque seguramente él se amparará en cuestiones de ritmo y/o estilísticas, pero eso de quitarse una página entera mostrando en varias viñetas un mismo dibujo de una puerta, con la excusa de mostrarnos la conversación que da lugar tras ella, es de tener un poco de jeta. Y más siendo un autor de tal envergadura. Quizás por eso, también, se permite esos lujos. Pero lo cierto es que “El invierno del dibujante” es una jodida maravilla.
Muy recomendable.

1 comentario:

Naxo Fiol dijo...

Hace unos años me liaron (y pagaron) para coorganizar una exposición en una biblioteca sobre ARRUGAS. Conocí a Roca y me pareció un tio majo y sencillo. Y leí ARRUGAS que, sin entusiasmo, me gustó. Todo muy mainstream, sin fliparlo pero agradable y ameno.
La expo fue una currada, tuve que ambientar la sala donde se desarrollaba como si fuese la casa de un anciano, empapelando las paredes por completo, colgando cuadros y plafones y llenando vitrinas. Acabé tan agotado que pillé un gripazo brutal.
Lo peor vino al terminar la expo, que tocó arrancar todo el papel sin dejar una mota, lo que generó conflicto y el otro tipo y yo acabamos mal.
Él era fan de Alex Salgado, de ahí que me conociera y de ahí que le fichara a él para inaugurar la expo.
Una experiencia curiosa... algún día escribiré a fondo sobre ella en el "Suburbio"!.