jueves, 22 de octubre de 2009

Ovejas Asesinas

Jonathan King debuto en 2006 con esta Ovejas Asesinas y de momento no ha hecho nada mas, aunque esta pendiente de estreno su segunda película Under the Mountain. King es de Nueva Zelanda, y que hay en ese país? Pues unos paisajes preciosos, ya filmados en la trilogía de El Señor de los Anillos, y ovejas, muchas ovejas. Al menos en las zonas rurales, o eso parece según la película en cuestión.

Dos jóvenes hermanos viven con su padre en una granja de ovejas, el hermano mayor haciendo la "gracia", desolla el cordero de su pequeño hermano y se pone la piel por encima para darle un susto. Cuando la broma se esta llevando a cabo, acude la ama de llaves de la granja para informarles que su padre ha fallecido en un accidente. Es el momento en el que el hermano menor sufrirá pánico a las ovejas, el cual arrastrara durante 15 años. Pasado ese tiempo, vuelve a la granja a por la parte de dinero que le corresponde por ella, pero allí descubre que su hermano ha estado haciendo experimentos genéticos con ADN humano y ovejas. Los desechos de esos experimentos se transforman en una especie de zombies-ovejas, aunque son mas infectados-ovejas, pero que mas dará.

Cuando una oveja muerde a otra esta es infectada y siente ansias de carne, cuando es un humano el mordido, este se transforma en una especie de hombre-lobo-oveja. Esto queda mucho mas claro en el momento en el que vemos la transformación casi calcada de Un hombre Lobo Americano en Londres, probablemente la mejor escena de efectos de toda la película. Weta, la que se encargo de los FX de la trilogía que dirigió Peter Jackson, son los encargados de todos los efectos de esta película. Siendo algunos muy cachondos, como el feto oveja, o terriblemente patéticos como la transformación y curación del capataz de la granja.
La película tiene momentos completamente ridículos y de dar vergüenza ajena, pero se deja ver, aunque también he de decir que en la parte final me estaba durmiendo, no se si porque decae mas o menos al llegar a ese punto o por la hora que era y que había madrugado bastante ese día.

No es un peliculon, y para verla solo tampoco es que sea la mejor opción, pero verla con amigos es una fiesta (ez una fiezta!!!) por los mencionados momentos ridículos de la película, siendo uno de los mas destacables cuando una oveja se pone al volante de una furgoneta (¿comor?) Parafraseando a Barrio Sesamo, solo no, con amigos si.