lunes, 27 de octubre de 2008

EL CINE DE AVENTURAS

Hay relaciones que empiezan con mal pie. La mía con este libro de Luis Pérez Bastías es una de ellas. Pero dejad que os cuente la historia desde el principio.
El caso es que fui a la biblioteca de mi barrio en busca de lectura cinéfaga. Aquello que ojeando los estantes, me encuentro con un libro titulado "El cine de aventuras", asín como suena, no demasiado gordo y con imágenes más que sugerentes en la portada: "Terminator 2", "Tiburón", "En busca del arca perdida" y el "King Kong" original. Mola. Me lo pillo y me lo llevo.
Esa misma tarde había quedado con una amiga para grabar escenas de un corto, y mientras la esperaba, comencé con la lectura. La introducción no pudo ser más poco prometedora: El autor advierte que siente más simpatía por el cine de aventuras clásico, y no por el moderno, que inclyue la década de los 80 para acá. ¡Uuuuh!, mal rollo. Y cuando da motivos por esa antipatía, confiesa que se debe a la falta de realismo de las pelis aventureras de mi época. ¡¡¿¿Falta de realismo??!!... claro, ahí chocamos del todo, porque ya conocéis me teoría al respecto, si quieres ver realismo, vete a un puto parque a mirar cómo pasea la peña. Teniendo eso en cuenta, no solo se prometía una lectura poco estimulante, sino engañosa, ¡¿a santo de qué entonces ilustrar la portada con films de Spielberg y James Cameron?!, ¡¡que me devuelvan el dinero!!. Suerte que no pagué por leerlo... decidí darle una oportunidad, aunque confieso que tardé un huevo en ponerme (fue la fecha de devolución la que me empujó a hacer el esfuerzo).
Vale, "El cine de aventuras" se lee rápido, el autor se centra en varios géneros y, más específicamente, en las ocasiones en los que estos entran de lleno en la aventura pura: edad media, espadachines, monstruos, catástrofes, selva, desierto, piratas, peplum, ciencia ficción, circo, espías y western. La lista de títulos que ofrece es inmensa, muchas veces de carrerilla y solo se detiene ante lo que el autor considera buenas películas. Lo curioso (y positivo) del caso, es que ni todos los films antiguos los considera buenos.. ni todos los modernos, malos. Hay que decir en su favor que salva "Terminator" (la uno), "Tiburón" o "Batman Returns". Sin embargo, y tal como prometía en la intro, pone punto y final con una notable reprimenda casi exclusivamente a la saga icónica del cine de aventuras moderno: Indiana Jones.
Sigo sin entender la puta obsesión de Pérez Bastías con el jodido realismo! y, lo que es peor, con que los protas han de sufrir, pasarlo mal, estar deprimidos y no ser como superhéroes. ¡¿Pero por qué?!, de verdad que no comprendo esa forma de pensar.
Hay que señalar que el libro está repletísimo de cagadas inmensas. Por un lado datos (como decir que Arnold Schwarzenegger interpreta a Batman en el film de la serie en el que hacía de Mr. Freeze u otorgar la dirección de "El hombre de la máscara de hierro" a su prota, Leonardo Di Caprio!!) y por otro, títulos y nombres mal escritos, que quizás no sean cosa del autor (igual fue pasado a limpio por otro que la cagó), pero quedan muy feos. Además, toda la parte final centrada en los 80 y demás es muy extraña, pues se reseñan muchas series B y Z, y se olvidan films más conocidos y respetados... ¿por qué citar "Critters 4" pero no "Critters 1"?, raro, raro. Es como si Bastías hubiese ido al video-club de la esquina, armado con un bloc y un boli, limitándose a apuntar títulos arbitrariamente.

Hablando de libros, hoy me he dado de bruces con "Las peores películas de la historia del cine". De entrada me ha llamado la atención, y hasta he pensado en comprármelo cuando la economía me sea más boyante. Incluso he encontrado positivo que no sólo incluyan en la lista films de série Z o género, también hay títulos respetados y premiados.
Pero cuando he visto que el autor era Roger Ebert, se me ha cambiado la cara. Este cateto con pinta de hermafrodita es, seguramente, el crítico más importante de los USA. Su problema es que confunde la velocidad con el tocino, y desde siempre se ha declarado vil enemigo del cine slasher o de justicieros no por la calidad, sino por su "contenido moral o ideológico", algo que creo muy equivocado. No hay más que leer su crítica de "I spit on your grave" para darse cuenta de que sus comentarios despectivos no los motiva la poca calidad artística del film, sino su condición exploitation y ultra-violenta.
Vamos, que va a comprar el libro su padre.