jueves, 30 de julio de 2009

EXORCISMO EN CONNECTICUT

El ver una película de estas características, a la una de la madrugada, en un cine completamente solo, es lo suficientemente sugestivo, como para que a uno le entre cierta predisposición a pasar miedo. Pues ni con esas.
Un muchacho al que le han diagnosticado un cáncer, se muda junto con su familia a una enorme casa en Connecticut. En la casa, comienza a tener extrañas visiones, que achacan a los fuertes medicamentos que toma el chaval. Nada mas lejos de la realidad, se trata de unos antiguos médiums, o mejor dicho, sus fantasmas, que andan merodeando por la casa.
El tedio más absoluto, en una peli de casas encantadas, que tira por un tubo de CGI, y que carece de los elementos necesarios para dar un mínimo de miedo. Cuatro sustos baratos que se ven venir, y poquito más.
Y el caso es que la peli tuvo una campaña promocional la mar de maja, con todo ese rollo de que estaba basada en hechos reales y un planteamiento mas o menos atractivo, pero, joder, ¡es que es un coñazo!
Los distribuidores españoles, lo saben y por eso cambian el “haungting” del titulo original, por el más pintón “Exorcismo”, aprovechando que un cura que interpreta magistralmente Elias Koteas, asegura que la casa no está encantada, si no poseída, y como este cura anda echando mano por ahí, pues “Exorcismo en Connecticut”.
Y probablemente, lo mejor de la película sea precisamente Elias Koteas.
En fin, tenía muchas ganas de verla, pero menuda decepción.
Dirigiendo, un tal Peter Cornwell.

miércoles, 29 de julio de 2009

LOS PROFANADORES DE TUMBAS

Agradable sorpresa videoclubera, la que me he llevado con este THE GRAVEDANCERS, que me ha hecho pasar un ratejo cuanto menos espeluznante, a la par que entretenido.
Unos amigos se reencuentran en el funeral de otro amigo que ha tenido un accidente. Con motivo de esto, se emborrachan y deciden seguir la farra en el cementerio. Allí, uno de los tipos se encuentra una carta, y no se le ocurre otra cosa que leerla y hacer lo que la carta dice, por lo que se ponen a bailar sobre las tumbas de los muertos.
Al día siguiente, comienzan a ocurrirles extraños casos, hasta que por casualidad, topan con un par de parapsicólogos, que deciden ayudarles. Lo que ha pasado es que han leído una maldición, y han bailado justo sobre las tumbas de tres despiadados criminales, que tras esta falta de respeto, pretenden matarles.
A la peli, le cuesta arrancar lo suyo, empieza de manera muy pesada. Ni siquiera cuando los fantasmas hacen acto de presencia por primera vez, logra engancharnos. Por suerte, pronto llegan la pareja de parapsicólogos que con sus teorías, explicaciones y verborreas, hacen que ya nos vayamos enganchando más a la historia, hasta que quedamos embobados mirando. Máxime, cuando vemos por primera vez a los fantasmas... el aspecto de estos, además de estar muy conseguido es aterrador. Y junto con un par de sustos previsibles, y dos o tres más que no te los esperas, consigue que una peli que empieza de lo más flojo, nos deje la mar de satisfechos... y acojonados.
Y es que yo soy un cagón, y a lo mas mínimo de atmósfera, una cara horrible y un par de buenos sustos, yo ya estoy con el corazón a mil... lo que pasa es que últimamente, con muy pocas pelis me pongo cardiaco. Esta, lo ha conseguido.
Como curiosidad, decir, que en uno de los planos de la película, se ve, sin disimularlo, un ejemplar de la revista FANGORIA, no se si como guiño a los lectores, o es que la revista ha tenido algo que ver en la confección del film.
Tras la cámara, Mike Mendez, director nada menos que de la denostada EL CONVENTO DEL DIABLO, película que por otro lado me cae simpática, y del documental MASTERS OF HORROR (ojo, el documental, no la serie)Una bocanada de aire fresco para el terror en general, porque lo cierto es que ni en salas, ni en videoclubes, se ve últimamente una peli tan lograda. Muy maja.

martes, 28 de julio de 2009

BLOOD MASSACRE

En el irregular documental "Blood, Boobs and Beast" Don Dohler contaba cómo la experiencia en torno a "Blood Massacre" le había empujado a abandonar la realización cinematográfica (y que no retomaría hasta pasados diez años). Por lo visto el film era un encargo de una productora de estas ultra-indies o maxi-backyard (lo que??) en la que el entrañable realizador se alejaba (casi) por completo de temáticas extraterrestres y/o paranormales para enfrentarse a un crudo thriller de horror en el que el gore iba a tener un puesto de honor (y ya sabemos que a Dohler no le pirraba mucho eso de mostrar tripamen, lo hacía únicamente por demandas de mercado). "Blood Massacre" (el título lo deja bien claro) comenzó a rodarse en formato vídeo, pero por alguna inexplicable razón al poco los productores le dijeron que lo preferían en celuloide, cosa esta mas bien nada habitual. Así que, armado con una cámara de 16mm, Donald y su equipo empezaron de nuevo, pariendo una de las películas (al menos de las que yo he podido ver) más estilizadas del cineasta, aparentemente menos cutrexpa (aunque ello se deba en realidad a la falta de efectos especiales más complejos tipo marcianos, ovnis o presencias del mas allá), con más chicha y sin perder por eso el tono semi-casero. Para incrementar la diferencia, el siempre buencha George Stover interpreta aquí al mega-malote de la función.
Una panda de maleantes, después de cometer un asesinato en un video-club (muy adecuado), recalan en una granja habitada por una aparente plácida familia a la que secuestran. Ni que decir que las víctimas no lo son tanto, en realidad se trata de una pandilla de psicópatas caníbales que pronto se volverán contra los intrusos. ¿Que si me he cargado la sorpresa?, ¡para nada!... hay todavía una más y mayor que, esta sí, no desvelaré.
Imagino que Dohler estaría contento con el resultado (como digo, se nota un esfuerzo por conferirle calidad al film, en crear atmósferas a base de colores primarios... de hecho, probablemente sea la peli más entretenida del caballero... puede que junto a "Night Beast") y por ese motivo, cuando no se sabe muy bien por qué, los productores extraviaron el negativo, o lo guardaron a la espera de algo que nunca llegó o... lo que sea (vamos, que el film nunca se estrenó, ni en pantalla grande, ni mediana, ni pequeña, ni minúscula), Don Dohler decidió tirar la toalla muy decepcionado.
Pasaron los años, el tipo volvió a dirigir ("Alien Factor 2: The Alien Rampage"), luego se pasó a la producción con "Timewarp Films" y decidió retomar la idea de base de "Blood Massacre" con "Harvesters" (que he visto y es peor, o al menos tiene menos encanto). Al poco de fallecer Dohler, por fin pudo recuperar el negativo perdido y reeditar la peli, que Troma estrenó en doble sesión junto al mentado "Blood, Boobs and Beast". ¿Lo ven?, una historia con final feliz.

lunes, 27 de julio de 2009

NO PUEDES COMPRAR MI AMOR

Otra película genuinamente de los ochenta, llena de pelos cardados, cazadoras universitarias sin camiseta, nerds, niños ricos y profesores peinados con la raya al lado.
Tan moña, tan moña que solamente se podía haber rodado en aquella época. Y un ritmo tan arrollador, que igualmente, solo se podía haber rodado en aquella época. Y una banda sonora cargada de sonidos electrónicos, que para que decir más al respecto.
Un empollón, está locamente enamorado de la jefa de las animadoras que, obviamente, sale con el capitán del equipo de rugby, que está de gira por las universidades del país.
La muchachita, jode un traje de piel de su madre, y el empollón le ofrece comprarle uno nuevo, si acepta fingir que está saliendo con el y así poder hacerse popular en el instituto. Ella acaba enamorándose de el, pero a este ya se le han subido demasiado los humos.
Todo un precedente de lo que sería la comedia romántica estudiantil, que a pesar de lo moñas que es, y de un humor totalmente blanco, se disfruta plenamente, como con casi todo lo que se rodó en los ochenta.
Si la visteis en la época y no sois precisamente unos adonis, seguramente tengais el recuerdo de sentiros identificados con el protagonista. Yo al menos, en mi pre- adolescencia, me sentía totalmente identificado. Quien no se ha enamorado de la guapa de su clase… claro que el final feliz de esta película, nunca sucedió en la vida real.
Una película entrañable, que a pesar de los looks y el babosismo conservador de aquella época, se mantiene fresca como una lechuga.
Curiosamente, Patrick Dempsey, un habitual de la comedia teen mas blanca que en grandes pelis de la época como LOVERBOY, ALBONDIGAS III: LOS CHICOS ESTÁN CALIENTES o ELLAS LOS PREFIEREN JOVENES, siempre hacía de jovencito frágil y tirando a feo (aunque siempre se llevaba a la chica… o a las señoras), sin embargo, a día de hoy, triunfa como galán guaperas gracias a la serie ANATOMÍA DE GREY. Claro, que la nariz se la operó.
El director Steve Rush, especialista en comedias de este tipo, hace poco rodó AMERICAN PIE: BAND CAMP, secuela de AMERICAN PIE, de las que salieron directas para video.

sábado, 25 de julio de 2009

SOMMERS TOWN

Como pueden ver AQUÍ y AQUÍ, el cine de Shane Meadows (o Sein Meados) nos gusta a los integrantes de este blog.
¿No es un cine muy “de autor” como para que se le reseñe en este blog? Según se mire. Quizás lo sea, pero dejemos eso a un lado, y reconozcamos que las películas de Meadows, son cojonudas. SOMMERS TOWN, resulta fascinante.
Un joven inmigrante Polaco, vive con su padre en Londres, que trabaja en la construcción. Como es menor de edad para trabajar, se pasa el día haciendo fotos y holgazaneando por ahí. Por otro lado, un joven provinciano, se marcha a Londres con el fin de cambiar de vida, ya que considera que no tiene mucho que hacer en su pueblo. Pronto los dos muchachos se encuentran y holgazanean juntos.
Bien, como ven, el argumento no tiene demasiadas florituras. Y eso es lo bueno, que no nos cuenta demasiado, y sin embargo seguimos con interés las, no demasiado interesantes tropelías de los muchachos, y es porque Meadows, tiene un dominio del tempo absoluto, y hace que algo tan sencillo como dos chavales despotricando mientras se toman una botella de vino en un columpio, se convierta en una escena entretenida.
Claro que en ese sentido, juega sobre seguro, ya que vuelve a contar con el no-actor protagonista de THIS IS ENGLAND Thomas Turgoose, que ante la cámara es un torrente de energía y su hiperactividad, también vuelve hiperactivo al espectador.
También me gusta de la película, su tono neo-realista, pero sin pasarse, es decir, que el director no está tratando de concienciarnos de nada, no es un Ken Loach de pacotilla, y aunque la trama esté ambientada en suburbios, no nos da ni una pataleta ni un panfleto. Simplemente nos muestra la historia de esos dos personajes.
Sobretodo, técnicamente me ha cautivado: Rodada en video (muy video), en blanco y negro y un maravilloso súper 8 en color, en un momento concreto. La verdad es que estéticamente, no se le puede pedir más a una película Europea, pero además, no se nos vende la moto, como lo hacían los chavalitos del Dogma 95. Me ha ganado por completo.
Y la duración, no podía ser mas acertada para esta película: ¡¡60 minutos!!Muy maja.

ENTRE PILLOS ANDA EL JUEGO

Si hubo un director eficaz y solvente en los 80, ese fue John Landis, tipo al cual tanto el terror, como la comedia (especialmente) se le daban muy bien. Casi todo lo que dirigió Landis desde finales de los 70 son auténticos pepinazos, por lo menos por lo que mi respecta, hasta que llegaron los 90 y se hundió en un asqueroso fango del que nunca ha podido salir. Con la serie MASTERS OF HORROR, parece que va saliendo un poco, pero no acaba de quitarse toda esa repugnante mierda. El caso es que anoche, decidiendo que película ver, decidí recurrir a una “de las que nunca fallan” y teniendo en cuenta que hacía mucho, pero mucho, mucho que no la veía disfrute cual enano de ENTRE PILLOS ANDA EL JUEGO.
Dos corredores de bolsa veteranos, forrados de pasta y huraños como ellos solos mantienen distintas teorías: Uno de ellos dice que un buen ejecutivo, es producto de una educación exquisita y un entorno agradable, mientras el otro opina que es una cuestión genética. Tienen un eficaz empleado(Dan Aykroyd) en el que basan estas teorías.
Pronto se topan con un vagabundo negro ( Eddie Murphy) al que meten en prisión en un sin sentido. Deciden hacer una apuesta, Hacer al negro un prometedor broker a la vez que convertirán su empleado (eficaz broker) en un delincuente, con lo que se afirmará la teoría de que todas las personas son producto del entorno en el que crecen.
Que gran, gran película. Sin duda un clásico, que lejos de envejecer con el tiempo, mejora y deja claro el evidente hecho de que ya no se hacen comedias cómo las de antes. Todo es bueno en ENTRE PILLOS ANDA EL JUEGO, el ritmo, la trama, los actores, los gags... es la comedia redonda.
Por descontado, tras verla y entusiasmarme, estuve dudando si esta era la mejor película de Landis. La cosa se debatía entre esta y UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LONDRES. Obviamente, no puedo compararlas, las dos son muy grandes en lo suyo.
Lo que no entiendo es como un tipo que hace estas dos obras maestras ( y MADE IN USA, y DESMADRE A LA AMERICANA, y GRANUJAS A TODO RITMO e incluso ¿por qué no? SANGRE FRESCA) luego no es capaz de atinar con bodrios como OSCAR o esa mediocridad que es LA FAMILIA STUPID. Ha pasado de ser un genio a ser un mierda. Que lastima.
Yo se que EL PRINCIPE DE ZAMUNDA está muy denostada, pero yo la defiendo. Es más, es posible que en estos días la vea de nuevo. Y hasta es posible que comience un “Ciclo Landis”.
Además en esa peli hacen un cameo los dos personajes que en ENTRE PILLOS, interpretaron Don Ameche y Ralph Bellamy, esta vez haciendo de vagabundos. Un pequeño guiño a ENTRE PILLOS.
En fin, una película grande que me dejó un buen sabor de boca. Y un estilo de comedia que ya nunca volverá, a juzgar por las comedias que se hacen ahora, donde lo que prima es la factoría Apatow, a años luz, de los Landis, Reitman y demás masters de aquellos años.A continuación vi otra comedia, esta vez actual: UNA PAREJA DE TRES, con Owen Wilsom, un perrito y Jennifer Anniston. Y no, no es que me esté haciendo viejo y que cualquier tiempo pasado fue mejor, es que es un hecho que las comedias de entonces, eran mejores. Porque UNA PAREJA DE TRES es la mierda más grande y menos graciosa que he visto en mi vida.

viernes, 24 de julio de 2009

Guia del Autoestopista Galactico

Basada en el libro del mismo nombre y cuyo autor ha tomado la responsabilidad de hacer el guión, por lo que la fidelidad con la obra debería de estar garantizada. Yo no he leído el libro así que si alguno tiene algo que decir, ahí están los comentarios.

Arthur es un pan sin sal, un tipo corriente, y para colmo de males, su casa esta justo por donde tiene que pasar una circunvalación, así que sera derribada. Además su mejor amigo, Ford, le confiesa que es un extraterrestre y que La Tierra esta justo por donde tiene que ir una autopista intergalactica y que va a ser "derribada". Ironías de la vida. Así que Ford y Arthur sacan el dedo (pulgar) y se meten en una de las naves que van a destruir nuestro planeta. Es en ese momento en el que empieza la aventura para Arthur.

Tras ser expulsados de la nave destructora, tienen la infinita suerte de ser recogidos por la nave del autosecuestrado presidente de la galaxia. Curiosamente el presidente estuvo en La Tierra y fue el que le levanto la chica a Arthur, y Tricia, la chica en cuestión, esta a bordo de la nave. Aunque ella aun no lo sabe, junto a Arthur son los dos ultimos humanos en la Galaxia. Pero si pensáis que se van a poner a fornicar como locos, vais mal encaminados. Trillian (cambia su nombre por vivir en el espacio ¿?) mantiene una relación con el presidente Zaphod, y Arthur es tan pateticamente normal que poco puede hacer contra el presidente de la galaxia. Como Ford es un viejo amigo de Zaphod, los cuatro, junto a Marvin el robot maniaco-depresivo de la nave, van en busca de la pregunta y la respuesta a todo, quienes somos, a donde vamos y todas esas zarandajas que no dejan dormir a mas de uno y que realmente su respuesta es "Y que mas dará" (esto lo digo yo, en la película la respuesta es 42, aunque no saben a que pregunta)

La cinta tiene una factura admirable, para algo es una superproduccion. Los "malos" de turno son una raza de burócratas que para cualquier cosa tienen que rellenar un informe, y como el presidente se ha autosecuestrado, ellos tienen que acabar con el secuestrador, que no es otro que el propio presidente, absurdo, como lo es la burocracia. Estos seres, recuerdan mucho a los de Zathura, o Cristal Oscuro, grandotes con las piernas cortas y muy feos. Nada de 3D sobre ellos, todo látex, maquillaje y babas, simple pero efectivo. También hay ración de CGI, pero su destino son las escenas espaciales, por lo que quedan cojonudamente bien.

En definitiva, una película entretenida, no es para tirar cohetes pero al menos sabemos que si alguna vez tenemos que viajar por el espacio una toalla es lo mejor que puedes llevar, y la Guia del Autoestopista Galáctico, por supuesto.

jueves, 23 de julio de 2009

BLOOD RED PLANET

De los hermanos Polonia ya he hablado en otras ocasiones. Lo hice en las reseñas de "Splatter Farm" y "Feeders", lo hice cuando desafortunadamente uno de los dos falleció, y lo hice para las páginas del fanzine "El Buque Maldito". Sin embargo, nunca me cansaré de decir una y otra vez que lo que fascinaba de este par era su honestidad a prueba de bombas y su aparente inocencia. Se apartaban muy mucho del típico videoasta americano especializado en horrores truculentos, los Polonia tocaron muchos palos dentro del "fantastique", y cuando ves sus pelis, aunque indiscutiblemente cutres, en realidad están bastante bien rodadas y montadas. Vamos, que su cutrismo es más por la precariedad de medios, porque capacidad no les faltaba. En ese terreno, los brothers gastaban un maravilloso morro incapaz de superar. ¿Para qué disimular las carencias?, mostraban sus cartas invitando al espectador -que siempre se cree más listo- a jugar con ellos, a creerse lo que veían... era como ir al teatro... ya sé que el árbol de cartón es de cartón, pero aceptaré que es un árbol y me dejaré llevar.
Si esa característica siempre destaca en las pelis de John y Mark Polonia, en el terreno de la ciencia ficción la cosa se desmadra. Porque, sí amigos, "Blood Red Planet" es pura ci-fi, el gore es mínimo y todo gira en torno a un equipo enviado desde la tierra para detener una invasión extraterrestre comandado por el también incomparable Jon McBride, habitual del universo Polonia (director de sus propias pelis, la más famosa de las cuales es "Cannibal Campout") y que, durante un tiempo, formó equipo con los gemelos co-dirigiendo (y actuando en) algunos largometrajes, este del que os hablo entre ellos.
McBride y John Polonia son los mejores actores del cotarro (lógico si son, junto a Mark, los directores... ya saben, la pasión que le pone el autor de la pieza siempre está por encima de la que los siguen), el resto dejan bastante que desear, especialmente el que hace de médico, un auténtico incapaz capaz de arrancarnos más de una carcajada. Pero para risas tenemos el monstruo invasor (un puppet creado por el entrañable Brett Piper... pero puppet al fin y al cabo. Los efectos especiales se reparten entre infográficos de tipo básico y maquetones tremebundos) y todo el atrezzo... ¿cómo explicarlo?, digamos que se dejaron los ahorros en la ferretería del barrio. Si se creen que una mesa de edición puede ser los mandos de una nave espacial, que un tipo es capaz de salir al espacio con un casco de moto, unos guantes de lana y un mono (y para pisar un planeta alienígena, nada como una mascarilla contra el polvo y unas gafas protectoras de plástico!!) o que un proyector de diapositivas puede ser la versión pobre de "Hal 9000", entonces sean bienvenidos al universo de este par de encantadores chalados.
Si, ya, todo muy bonito... pero ¿¿y la peli??... la verdad es que es un poco tostón ya que, como en la más común de las series Z, los realizadores suplen la alta falta de medios con no poca verborrea. Aún así, es imposible no mirar "Blood Red Planet" con cierta simpatía, aunque solo sea por la falta de humos y la desconcertante sinceridad con la que John Polonia, Mark Polonia y Jon McBride te presentan su producto.
¡Filosofía casera al poder!.

martes, 21 de julio de 2009

Insanitarium

También se encuentra con el titulo Psicópatas, y así la nombra la voz en off, aunque por delante de nuestros ojos aparecen unas letras donde claramente pone: "Insanitarium" en fin, esto solo es el principio, agarrense que vienen curvas.

Telefilm para DVD (o cable) que empieza al igual que Prison Break e incluso cuenta con uno de los actores del reparto de esa serie, Peter Stormare aquí haciendo del mad doctor de turno. La historia empieza con un hombre haciéndose pasar por loco para entrar al hospital mental donde esta su hermana. Antes había memorizado los planos del hospital (esto me suena) y una vez dentro intentaran salir juntos de allí. Pero es entonces cuando el experimento del mad doctor se sale de madre. Los pacientes tratados con la inyección de nanomaquinas en vez de mejorar se comportan de manera mas violenta y sienten hambre por la carne humana. A su vez los atacados que sobreviven también se infectan, no son zombies, pero como si lo fuesen.

2/3 de película es paliqueo y el tercio final tiene sangre a borbotones, pero las prótesis y muñecos cantan cantidad, en momentos hasta llegar a la vergüenza ajena. Los actores sobreactuan de lo lindo, destacan en este campo los que están en aislamiento, para mear y no echar gota. Estoy intentando sacarle algo bueno a la película, pero es que no le encuentro nada, así que mejor acabar ya. No recomiendo su visionado ni siquiera por curiosidad.

ACTUALIZADO
Acabo de acordarme de una cosa buena de la peli, que se ven tetas. 2, las de la misma tia en un par de ocasiones. Ya esta, creo que no me dejo nada

THE LAS VEGAS ABDUCTIONS

De primeras, tras ver el cartel, podemos figurarnos que se trata de una serie z al estilo de las de Jeff Leroy, o algo por el estilo, algo divertido y descerebrado con muchos F/X cutres y descerebre gañanazo.
Y cuando nos ponemos a verla, vemos que los F/X cutres están ahí ( ¿Se acuerdan de lo que dije de la infografía de CYCLOPS? Pues esta es más cutre todavía), que es un producto muy pobretón en el que se abusa del chroma y que se deja ver con agrado. Pero me ha sorprendido la pasmosa seriedad que se gasta un producto como este... Y lo raro que es, ya que nos encontramos ante un folletín al estilo de culebrones televisivos tipo SANTA BARBARA, con muchas infidelidades y momentos dramáticos, pero con unos cuantos alienígenas abduciendo al personal de vez en cuando.
Una pareja que se va a casar, deciden pasar una temporada en Las Vegas con unos amigos, cuando descubrimos que entre el caballero casadero y la novia de la pareja que les acompaña, hubo una relación tiempo atrás. Unos Alienígenas llegan a las vegas y mientras en su despedida de soltero, el prota se tira a una prostituta, es abducido por uno de ellos. A partir de entonces, su futura esposa, que ya está mosca con el novio, tras verle abducido y con ese extraño comportamiento, decide abandonarle. Pero pronto conocerá a un caza alienígenas que le explicará de que va todo esto.
Se trata de la segunda película de un tal Michael Ricks sobre aliens tras ALIEN VOWS para el mercado del vídeo, y que rueda con la prestigiosa video cámara Sony Cinealta para luego montar con el Final Cut y meterle los F/X con un programilla cualquiera.Con todo, la película de deja ver perfectamente. Es lo que tienen estos productos, que, como ya he dicho en infinidad de ocasiones, es una lotería

lunes, 20 de julio de 2009

STUCK ON YOU!

Antes de encauzar su camino con EL VENGADOR TOXICO, la Troma no tenía muy claro que es lo que querían hacer. Bueno, en realidad, ni siquiera ahora son conscientes. Lo que si tenían claro es que querían ganar dinero a toda costa.
STUCK ON YOU (no confundir con el STUCK ON YOU de los Farrelly con Matt Damon y Greg Kinnear), cuenta la historia de una pareja que tras vivir juntos y felices una temporada, deciden separarse ante la presencia de un juez, este parece reacio a la separación, ya que asegura que todas las parejas sufren crisis pasajeras, así que a modo de flashbacks, se nos cuenta los pormenores de la pareja protagonista y símiles que pone el juez con personajes ilustres de la historia del mundo.
Lo más parecido a una comedia romántica que ha producido por la troma. Enloquecida, con mogollón de tetas, nada de gore (no viene al caso) y con más intenciones de parecerse a una película estándar que al estilo inconfundible que luego explotaron, unos Michael Herz y Lloyd Kauffman primerizos se dirigen esta comedia demostrando que como negociantes son unos hachas, pero como directores dejan mucho que desear, a pesar de que la peli cuenta con algunos buenos momentos. Pero esos buenos momentos no son debidos a unos gags efectivos, es más, los gags pretendidamente graciosos causan vergüenza ajena, los buenos momentos son debidos a unos actores espantosos intentando hacerlo bien (increíble el actor que interpreta al juez. Un actor de exótico nombre, Profesor Irwin Corey, que lleva a una nueva dimensión lo de la sobreactuación) y un tufo cutre en el que las ambientaciones históricas se solucionan con decorados de cartulina y los animales y monstruos con caretas.
Ahora, como comedia estándar que intenta ser, no vale una mierda.
En el reparto de secundarios vemos a un jovencito Kadeen Hardison, que luego despuntaría en la televisión, para pasar a ser un eterno secundario.
La película se editó en España por Polygram video y conservo una copia en vhs.
Lo que si es cierto, es que es una curiosidad.

domingo, 19 de julio de 2009

VIDAS EJEMPLARES: NORBERT MOUTIER (o N.G.MOUNT)

Hay en la bella Francia, concretamente en Paris, una librería de nombre "BD. Cine" cuya especialidad es la venta de toda clase de comics y, sobre todo, películas catalogables dentro del cine fantástico y de terror (y encima, muchas de las expuestas están en formato VHS). A las riendas de tal encantador lugar está un señor de unos cincuenta tacos, más o menos, con cara de buencha que responde al nombre de Norbert Moutier.
Evidentemente este caballero no es únicamente el empleado, es el dueño de "BD. Cine". De hecho, es un auténtico apasionado del cine fantástico, sobre todo en su vertiente más B (o más Bis, que dicen allí). Es más, se trata de un prolífico faneditor especializado en publicaciones dedicadas a esas pelis que tanto le/nos gustan. Y si escarbas un poco, resulta que el Sr.Moutier tiene una doble identidad secreta, de vez en cuando y escudado tras el pseudónimo de N.G.Mount, es director de cine... y no uno cualquiera.
Norbert Moutier es una institución en el campo del cine fantaterrorífico allí en la frans (notables son sus intervenciones en los interesantes documentales dedicados al cine de género europeo "Erase una vez Europa"). Hace unos cuantos años era el responsable de una revista (que no un fanzine) de temática tan lógica como su nombre indicaba: "Fantastyka". Aunque su creación más renombrada, en el terreno de lo impreso, es "Monster Bis", auténtico fanzine que ha ido mutando con el paso de los años y hoy por hoy sigue activo, apadrinando monográficos dedicados a nombres y temas tan variados como estos: Mario Bava, Sybil Danning, Umberto Lenzi, Jesús Franco, Lucio Fulci, Bruno Mattei, Paul Naschy, Woody Strode, Troma, caníbales, pelis de comandos, giallos, robots, cyborgs, dinosaurios, etc, etc, etc...
Paralelamente a ello (y sendas colaboraciones en otras publicaciones del ramo como "L´Ecran Fantastique"), Moutier también es, como decía, director de cine (eso si, siempre en formatos substandards, como el vídeo o el Super 8). Su primera -y más famosa- película es "Mad Mutilator", rodada en 1983 sobre las andanzas de un psycho-killer especializado en descuartizar a todo aquel incauto que se acerque a sus dominios. Por lo visto fue editada en España en VHS, y hace no mucho apunto estuve de agenciarme una copia... sin éxito. Tal vez más adelante. Según he leído se trata de una obra grotesca, super-cutre, repleta de incapacidades (y gore) pero, a su vez, envuelta de un extraño encanto y hasta algo de surrealismo pseudo-poético própio del cine de horror europeo de los 70 (maravillosa la definición que he encontrado por ahí: "El estilo de Kenneth Anger pero con la estética de Andy Milligan y medios caseros"!!!. También se la compara mucho con la mítica "Érase una vez el diablo"). Ah! y Howard Vernon, el antiguo actor fetiche de Jesús Franco, tiene un papel, como también lo tiene Jean-Pierre Putters, editor de la mítica "Mad Movies". Y es que Norbert tiene muchos amigos en el mundillo del fantástico franchute, en especial quien más se presta a salir en sus obras (a veces en roles destacados) es el legendario Jean Rollin. Incluso William Lustig (director de "Maniac") se marcó un cameo en "Trepanator", del 91, la versión de Moutier (o N.G.Mount) de "Re-Animator". Otra de sus películas editadas en nuestro país es "Operación: Las Vegas" (y reciente, pues puede localizarse en dvd), un film de acción que tiene de todo menos eso, protagonizado por una ex-estrella del peplum (el espagueti-western y el cine de ninjas), Richard Harrison y su "scream queen" particular Brigitte Borghese. Otras películas del sello Moutier son "Alien Platoon" (esta vez usando el nombre de Bert Goldman), "Dinosaur from the deep" o la más reciente, "Brooklyn Cop", telefilm destinado a la tele americana (¿?). Básicamente son films amateurs, divertidos voluntaria e involuntariamente, cutres, artesanos y repletos de encantadores y elementales defectos. Aún así, algunos han conocido distribución, difusión (la revista "Dark Side" dedicó dos páginas a las hazañas de N.G.Mount hace unos años) y tienen un séquito de adoradores contundente.
Norbert Moutier es uno de esos personajes que, por su dedicación, su pasión por lo que hacen, su honestidad y su constancia, inevitablemente se acaban convirtiendo en fuente de inspiración y admiración.
Para saber más del Sr.Moutier, os recomiendo una visita a su página web oficial.

TURISTAS

"Turistas" es de esas películas que engañan... pero de manera inconsciente. Dicho de otro modo, es el espectador el que se dispone a verla auto-engañado de antemano. Y claro, luego vienen las decepciones. Porque, aunque lo parezca, "Turistas" NO es un slasher. Y aunque también lo parezca, no entra en la categoría de las "torture-porn" a pesar de que guarde relación con "Hostel" (por la idea base de los chavales/as de viaje a un país exótico que caen en malas manos). Esta última afirmación no es mía, pertenece a un tipo que dedicó numerosos párrafos a argumentar por qué "Turistas" no entra en la misma categoría que la peli de Eli Roth o "Saw", y es que si os fijáis bien, en "Turistas" no se tortura a nadie... la única secuencia en la que se abren estómagos y extraen órganos se hace con la víctima anestesiada (y con fines más "humanos"... aunque mal enfocados, claro). Sólo los primeros minutos, mediante montaje sincopado y acelerado, te parece ver a alguien que sufre horrores en plena tortura... pero no.
Como dicen por ahí, el film en cuestión entra más en la categoría de thriller, y esta vez va en serio, no es una excusa. Unos chavales guapos, sanos y aficionados a la fiesta se van de vacaciones a Brasil (sitio este al que todo el mundo parece encantarle... sin embargo, yo no iría nunca, la verdad). Como es de esperar, caen en una trampa, concretamente en las zarpas de un médico con aspiraciones de salvador: extrae los órganos a ricos turistas para dárselos a los niños pobres Brasileños. Eso son los primeros 50 minutos de peli, que pasan en un pis pas... el resto es la persecución de los malos tras los buenos (que logran escapar), desgraciadamente algo desvirtuada por un montaje caótico en el que no distingues quien es quien y acabas aburrido. Destacar la secuencia en la que el médico malvado se carga a uno de sus esbirros clavándole un pincho en el ojo, francamente bruta.
El resultado, pues un film bastante entretenido dirigido por John Stockwell, personaje este de lo más interesante (atención a su cameo final) que empezó en la industria del cine como actor/guaperas, quizás lo recordéis en algunos títulos tales que "Sueños Radioactivos", "Dangerously Close" (vía "Cannon"), "Mi proyecto científico", "Top Gun" (papel muy secundario)... aunque su mayor triunfo fue protagonizar "Christine" a las órdenes de John Carpenter... y sí, tal vez incluso aprendiera algo del maestro.

sábado, 18 de julio de 2009

GNAW

¿Acaso tras ver el cartel, no les entra unas ganas tremendas de ver esta película? ¿Hay en el cine actual algún cartel más sugestivo que el que ilustra esta entrada? La de atrocidades que promete, ¿verdad? Pues olvídense de todo ello.
GNAW, es un Slasher Inglés, dirigido por el debutante Gregory Mandri. Y en este su primer trabajo, deja claro que sus intenciones son buenas, pero se queda a medio camino de cualquier parte.
Un grupo de adolescentes, se va a pasar el fin de semana a una casa rural ( Un slasher, no puede ni debe comenzar de otra manera... pero eso no es siempre suficiente) y entre dialogo estúpido y jueguecitos de moñas, un tipo con una piel de conejo en la cara, da cuenta de ellos, con el fin de servirlos luego en su puestecito de hamburguesas.
El coñazo padre. Uno de esos slashers en los que no vemos nada hasta pasados los 40 minutos. De mientras algún polvete mal echado, una señora ofreciendo a los chavales hígado y carne que el espectador que no es tan tonto sabe de antemano que es humana... lo de siempre, pero en plan rollo.
Y de hamburguesas con manos dentro, nada de nada. ¿Sangre y vísceras? Si, tiene bastante, pero ya estamos curados de espanto, y tampoco es suficiente. En definitiva, esta peli, salvo el cartel, no tiene nada, NADA.Ni siquiera se porque pierdo el tiempo reseñándola...

EL ÚLTIMO CAZADOR

Nadie pone en duda la calidad de films como "El Cazador" (aunque la secuencia de la boda sea una chapa) y "Apocalypse Now". Aunque, en esencia, lo que más marcó de ambas fue el modo crudo, sucio, traumático, feísta y nada heróico de retratar lo que se coció en la guerra del Vietnam. Ahora ya es algo muy manido gracias a la fiebre de pelis del tema que vivimos a partir de "Platoon", pero en aquel entonces todas esas imágenes eran novedosas y dejaron huella. Es normal pues que dichos films, sometidos a las leyes del "exploitation" más puro, quedaran reducidas, precisamente, a todas las secuencias escabrosas y efectistas de guerra, dejando a un lado los elementos humanos, filosóficos o incluso pretenciosos. Si a todo eso le añadimos que de tal menester se encargaron los Italianos, que por aquel entonces vivían su época dorada en cuanto a serie B/plagio se refiere, el resultado es este "El último cazador", firmado en 1980 por todo un especialista en películas de género, Antonio Margheriti o, para el caso, Anthony M. Dawson.
En esencia, "El último cazador" es una peli de acción, de aventuras incluso, con la guerra del Vietnam como telón. Claro, si estuviésemos justo en pleno subidón de la moda "Rambo" (cuyo "start" fue a partir de 1985), la peli resultante hubiese sido algo parecido a, no se, pongamos por caso "Strike Commando" de Vincent Dawn/Bruno Mattei. Pero no, lo que molaba entonces era el rollo Coppola/Cimino, y Dawson se esfuerza en que su historia de un militar enviado a la jungla a destruir una emisora de radio desde la que una voz femenina americana lanza proclamas anti-belicistas para desanimar a los combatientes llegados de los USA, tenga una pátina como falsamente deprimente, en la que todos sueltan "amargos" discursos sobre lo puta que es la guerra, en la que los soldados, hastiados y sobreactuados, se matan entre ellos y con el sacrificio final -y sin sentido (aunque menos lo tiene la absurda supuesta sorpresa de quién locuciona los discursos por antena)- del anti-héroe de la función.
El guión es de ese astro de las letras con fines cinematográficos llamado Dardano Sacchetti (suyos son los libretos de muuuuchos de los clásicos del exploit italiano) y, como suele pasar en este tipo de films, está repleto de encantadoras ingenuidades, "yankiladas" de esas que soltábamos de chavales jugando a detectives a la hora del patio porque "así hablan los americanos en sus películas". El resultado, muy típico de su momento (todo el "exploitation" llegado de esas tierras, y enclavado en ésa década, era prácticamente idéntico), se soporta bien... cuesta, no diré que no, a ratos el ritmo se torna farragoso, y los clichés sacan de quicio, pero se consigue llegar al "Fine" y se disfruta con nostalgia de un invento al que el encanto le sobra. Y que no falte la canción pseudo-de autor-neo hippie al final propia del cine anti-belicista de entonces (aunque dicha "denuncia" no exista, y su supuesto mensaje viene en realidad del material plagiado... como parte de uno de los elementos que "tienen que estar" en un film de este estilo. No porque sí "El último cazador" en su país de orígen apunto estuvo de titularse "El Cazador 2"!!!).
El reparto, cómo no, también está plagado de nombres indivisibles de ese periodo, tales como el simpático David Warbeck ("El mas allá", "Los aventureros del tesoro perdido", imitación Dawsoniana de "En busca del arca perdida"), Tisa Farrow ("Nueva York bajo el terror de los zombi", "Gomia, terror en el mar Egeo"), Bobby Rhodes (el negrazo de "Demons 1 y 2"), Margit Evelyn Newton ("Apocalipsis Caníbal") y John Steiner ("Shock", "Tenebre" o "El arca del dios Sol", el otro pseudo-Indiana Jones perpetrado por Margheriti).

miércoles, 15 de julio de 2009

BRÜNO

Posiblemente, yo sea uno de los fans más acérrimos de Sacha Baron Cohen, por lo menos en lo que a su faceta cinematográfica se refiere. Me gustó ALI G, me entusiasmó BORAT y con BRÜNO, me lo he pasado teta. Una gran película. Pero contra lo que me hubiera gustado, tengo que ponerme un poco tiquis miquis con esta peli; Salí de una sala (casi vacía) con potente dolor de mandíbula por las carcajadas, pero con la sensación de haber visto antes esa película. Y es que es prácticamente igual que BORAT.
Una serie de cámaras ocultas y skectchs supuesta y pretendidamente transgresores entremezclados con un hilo argumental leve de ficción. Si Borat pretendía hacer un documental sobre las costumbres americanas, Brüno pretende convertirse en el austriaco más famoso del mundo. Si Borat tenía a su productor como cómplice, Brüno tiene a su asistente.
Y si, te ríes, el tío se pasa de rosca, hay cantidad de escenas provocadoras, penes, enculadas y todo eso tan gracioso, pero al final, en un intento de ser políticamente incorrecto, resulta ser tremendamente moralista y cusa un efecto contrario al deseado. A ver si me explico: Me parece muy fácil y poco arriesgado el irse a provocar a políticos y demás fauna ultra-conservadora yankie, con el numerito del gay extranjero, obviamente, se conseguirá una reacción violenta. Ya es sabido por todos que esa gente no tiene dos dedos de frente.
¿Por qué no al revés? Por que no se disfraza de hombre ultra-católico y se va a tocar los huevos a los progresistas y a los colectivos gays? Porque amigos, eso en su circuito, supongo más bien izquierdoso, no seria visto con buenos ojos. Entonces ¿Dónde está la trasgresión ahí? No digo que lo que hace Cohen esté mal, es más, yo me lo pase muy bien, pero eso yo ya lo había visto en BORAT. En el sentido de trasgresión mas pura, seria la escena mas sosa de la peli, en la que invita a Paula Abdul a hacer una entrevista en su casa y los muebles son sustituidos por Mexicanos, le hace sentarse encima de la espalda de uno de ellos y le pregunta a esta por su labor humanitaria. Eso en mi opinión, si que es políticamente incorrecto.
A lo que voy es, que a la hora de dar espectáculo, de provocar y de ser políticamente incorrecto, no me vale que te decantes por tu ideología política, hay que tocarle los huevos a los tuyos mas que ningún otro. Por eso odio tanto la política, porque arruina todo, incluidas las películas que pretenden ser transgresoras.
Por lo demás, hay que verla, porque realmente te ríes, pero es tan calco de BORAT, que te quedas un poco así.
A destacar cuando le dice a un taliban que Osama parece un vagabundo o cuando en Israel, en pleno centro judío, aparece con ropas Amish tuneadas alo gay y unos cuantos judíos ortodoxos salen corriendo detrás de el, enfurecidos y con sed de sangre.
Pero, No se… Sacha Baron Cohen es judío practicante, así que la cosa me descoloca un poco.

CYCLOPS

Producido por Roger Corman para el canal de televisión Sci/fi, nos encontramos ante un telefilme que nada más comenzar estuve a punto de quitarlo, pero que al poco me enganché a el como si fuera una botella de coca cola. Y es que resulta ser original y entretenido a más no poder.
En la antigua Roma, un sanguinario Cíclope tiene atemorizado al personal, así que el emperador Tiberio envía a uno de sus mejores centuriones para que lo capture. Una vez hecho el trabajo, el centurión acude a recibir su recompensa. Tiberio le asciende y le da un titulo, pero este dice que sabe que es costumbre que se le alguna tierra y que prefiere tierras al titulo, así que por listo, se queda sin tierras, sin titulo y tremendamente decepcionado.
Tiberio decide echar al cíclope a la arena del circo para que los esclavos peleen con el, pero este se escapa y causa una sangrienta escabechina. Por suerte el centurión anda por ahí para volver a capturarlo.
El Telefilme no se anda con florituras, desde el principio va a piñón, nada más comenzar, vemos como el cíclope da buena cuenta a base de mordiscos de un buen numero de romanos y la acción ya no decae durante toda la película. Lo único que tira para atrás, es el CGI, que es de lo malo lo peor. Se suele decir, que cuando un CGI es malo, parecen gráficos de Playstation; bien esto parece de Playstation 1 sin exagerar. Jamás un bicho ha cantado tanto, pero pronto nos acostumbramos y disfrutamos de sus sanguinolentas maneras de hacer… ¡¡esta peli es súper gore!! .
Increíble el despliegue de medios en lo que a vestuario se refiere, con lo que no entiendo ese racaneo en lo que infografía se refiere. El gore, cuando no es generado por ordenador, que hay momentos que también, es de lo mas resultón. Y el tema de meter gore en la Roma imperial, me parece harto original. De hecho, si no estuviera tan mal echo todo lo infografiado, que es mucho, esto sería una taquillera superproducción, muy superior a lo que se estrena en cines últimamente Luego, interpretando al emperador Tiberio, nada mejor que un excelente y metidísimo en el papel Eric Roberts, que se come la película con patatas y arroz.
El director es Declan O´brien, que ha hecho unos cuantos telefilmes más de catadura fantastica y acaba de dirigir la segunda secuela de KILOMETRO 666, WORN TURN 3 que en estos momentos esta en post producción, también para el mercado televisivo.
En definitiva, un entretenimiento muy potente y muy recomendable. Quien lo diría…

BATMAN

La vez que pasé por taquilla para ver esta película, lo hice cargado de odio y dispuesto a detestarla. Reconozco que no fue una experiencia tan negativa... vamos, que no me desagradó todo lo que hubiese deseado, pero es que más que aborrecer del film lo que me sacaba de quicio eran dos cosas: la saturación de propaganda y la nueva batmanía impuesta por los medios a hostia pura. El logo de Batman estaba en cada puta esquina.
Vista ahora, a la -larga- distancia, libre de prejuicios, manías, neurosis y motivada mi curiosidad por la lectura reciente de un libro sobre el personaje, debo reconocer que me ha gustado bastante... me ha entretenido... y eso para mi es ya un punto muy a su favor.
¿Puntos flacos?, básicamente Michael Keaton. Es un actor que no me desagrada, y la idea de no recurrir a un guaperas típico, ni a una super-estrella, para hacer del superhéroe está muy bien... pero Keaton no era la persona adecuada. Al menos no en esta peli (a lo mejor en la secuela mejora... la tengo pendiente y también caerá en este blog), le falta carisma, es soso y algo acartonado. Jack Nicholson, como bien sabéis todos y los hijos de los todos, se come la función a su gusto, "Joker" es el verdadero protagonista de la historia, y carga... pero es que ha de cargar... también carga el "Joker" de la peli de Christopher Nolan, pero conque el actor que lo interpretó está muerto, nadie lo dice.
El "Batman" de Tim Burton cambió la forma de entender el cine de superhéroes, le dio una pátina de seriedad y respetabilidad, y demostró que los enmascarados que se mueven por territorios tenebristas también pueden funcionar perfectamente (y la bana sonora del Sr.Elfman es la última de su estilo que ha dejado huella). Fue un exitazo, generó continuaciones y la cosa ha durado hasta hoy. Y sigue...
Lo dicho, está maja la peli (es un gusto ver maquetas y animaciones por el método clásico) y, sí, es mucho más divertida y gozable que el tostoncillo de "The Dark Knight".

martes, 14 de julio de 2009

KILLING ARIEL

Un tipo le cuenta a un siquiatra, que de pequeño descubrió que su madre era infiel a su padre. Esta se lo confeso a su marido, añadiendo además que no se trataba de un humano, si no de un incubo. Al niño de vez en cuando se le aparecía.
De mayor, el tipo trata de llevar una vida correcta, rechazando los posibles polvos que le salen para no serle infiel a su mujer, hasta que descubre a una jovencita llamada Ariel a la que se folla base de bien, pero resulta ser el incubo…o no. Total, que el resto de la película, se las pasa matándola de diferentes maneras, ya que cada vez que mata al demonio, el tipo despierta de lo que se supone un sueño.
Con un punto de partida a priori interesante, esta mezcla de ATRAPADO EN EL TIEMPO, terror sobrenatural y Slasher, acaba crispando los nervios del espectador de manera soberana. Terminas de verla porque quieres ver que pasa al final, pero es una hora y veinte dura de verdad. Y lo peor es que al final, no queda del todo claro lo que está pasando.
La cosa es rara de pelotas. Se folla a la piva y por allí pasa su mujer, que luego resulta ser un sueño, para pasar a follarse a otra piva que le pone cachondo y despertar de nuevo en los brazos de la tal Ariel, a la que mata por accidente para volver a ser un sueño y volver a matarla porque cree que es el demonio y resulta ser de nuevo un sueño. Un lío de tres pares de pelotas. Ver lo mismo una y otra vez, la verdad es que se vuelve muy incomodo. A eso añádanle mucho dialogo intrascendente, tufo telefilmico y un ritmo harto tedioso.
Ahora bien, hay cosas en esta peli que se pueden reseñar favorablemente: El nivel de sangre, hachas, sierras mecánicas, cuchillos y decapitaciones es notable (¡salpicones de marisco guapos!). Es una película inquietante, tiene momentos de pelos de punta, sobretodo con las apariciones del incubo, que aunque son contadas, lo cierto es que el físico y andares lentos del actor que da vida a ese demonio, Joseph Gatt, una especie de Michael Berryman en plan guaperas, hicieron que me acojonara en un par de ocasiones. Y sobretodo, agradezco el descubrimiento del actor protagonista Michael Brainard, un actor proveniente de la serie SANTA BARBARA, y que siendo este una mezcla de John Cleese y Bruce Cambell, es lo que mas vale de la película. En mi opinión, hace una interpretación de oscar; serio y comedido cuando la situación lo requiere y enloquecido y con cara de cartoon cuando le toca empuñar la sierra eléctrica. Genial.
Así que situamos este producto videoclubero en un lugar intermedio, porque es aburrida y confusa a más no poder, pero lo inquietante de algunos momentos y lo elegante y acertado del cast, la salvan de la quema más brutal y violenta.
Detrás de estos, unos tales Fred Calvert y David J. Negron Jr, con filmografías para nada destacables.

domingo, 12 de julio de 2009

PUNK ROCK: HISTORIA DE 30 AÑOS DE SUBVERSIÓN/BLOOD, BOOBS AND BEAST/JÓVENES OCULTOS/EL TERROR LLAMA A SU PUERTA

PUNK ROCK: HISTORIA DE 30 AÑOS DE SUBVERSIÓN, por Mariano Muniesa.
Apunto estuve de devolverlo a los estantes de la biblioteca tras ojearlo, "¡¿Otro puñetero libro sobre la historia del punk lleno de tópicos y gilipolleces?!". Pero ya que me salía gratis, me lo llevé. Hombre, pensaba que sería peor, la verdad. Cierto que cuando Muniesa abandona el terreno del 77, y sus precedentes, se pierde un poco y no se entera mucho, combinando estilos y subestilos que no tienen mucho que ver, soltando afirmaciones algo cegatas y centrando el punk inglés de los 80 en los segundones "Anti-Nowhere League" (aunque lo comprendo, pues de todas las bandas de aquella etapa que no sonaban demasiado hardcore y conservaban un sonido cercando al del 77, eran los más destacados... pero vamos, en orden de importancia antes vendrían otros). La parte del punk patrio es resultona, está bien que dedique más tiempo a "La banda trapera del río", y que meta un palo a Alaska y los suyos, pero está mal que casi se olvide de "Nuevo Catecismo Católico" y encima los emparente con el rock radical vasco (!!). Al final, lo mejor, es su radiografía sobre el auge y caída de los "Sex Pistols", en eso el libro se lleva un diez.
Claro que pa mi, que no soy punk ni pretendo serlo, el genuino punk pertenece al Nueva York pre-77, allí nació y allí murió, antes de que se pusiera de moda en Londres. Lo demás, chorradas... divertidas y consumibles, sí, pero chorradas al fin y al cabo.

BLOOD, BOOBS AND BEAST
Hace un tiempo que anuncié la existencia de este interesante documental sobre el fallecido icono del indie Don Dohler. Ya en su momento hablé de sus numerosas excelencias (del personaje, digo), así que no me repetiré, me limitaré a comentar la peli en si, que tuve el placer de visionar ayer.
Pues veréis... resulta curioso pero la sensación final que me dejó fue triste, tirando a negativa. "Blood, Boobs and Beast" tiene todos los números pa molarme, habla de un tipo por el que siempre sentí mucha simpatía, se centra en la realización de películas desde prácticamente el amateurismo, intervienen algunos rostros carismáticos y no menos interesantes... pero algo no funciona. Dejando a un lado que los últimos minutos están dedicados a la por entonces recién anunciada noticia de que Dohler tenía un cancer incurable, lo que ya de por si es deprimente, la conclusión que sacas es la de que Dohler y los suyos no disfrutan haciendo sus películas y, lo que es peor, se las toman demasiado en serio, no son conscientes de lo que son y las llaman "films" aunque están hechas en vídeo. Se pasan medio documental rajando de las "imposiciones del mercado exploitation" (lo del título: sangre, tetas y bestia), Dohler comenta numerosas veces que él no quería dedicarse al cine, su socio, Joe Ripple, parece bastante lerdo y confiesa que no le gusta nada el cine de terror y la ciencia ficción... lo mismo que la novia de Dohler, que directamente lo detesta. Son una panda de conservadores jugando en un terreno que no les interesa. ¡¿Qué sentido tiene eso?!. Digamos que hasta cierto punto "el mito Dohler" me ha decaído un poco, lo que, si es la función del documental, le doy un diez, pero si su fin era reivindicar al tipo, pues casi consigue lo opuesto.
Incluso hay dos fans de Don Dohler (un par de subnormales de mucho cuidado y que, obvio, se toman a guasa las pelis del cineasta) que comentan que sus recientes producciones no estaban hechas "con el corazón", al revés de sus primeras epopeyas setenteras y ochenteras.
Es curioso sí, pero seguro que hay documentales por ahí dedicados a personas que de verdad AMAN lo que hacen... yo me quedo antes con uno de esos.

JÓVENES OCULTOS & EL TERROR LLAMA A SU PUERTA
Sobredosis de cine de terror juvenil de los ochenta. "Jóvenes Ocultos" la vi en el cine en su época, y no me dijo nada. Años después volví a intentarlo en dvd, pero cuando pasados 10 o 15 minutos, aparece el mazas ese huntado en aceite tocando el saxofón, la quité. Tanta horterada me dolía a los ojos. Más tiempo después, y asumido lo del mazas, repito y esta vez me la veo hasta el final... ¿y qué?, pues no se... no entiendo que la tengan como un clásico de su década, ni que sea de culto... no le veo nada especial, nada llamativo... es "AOR cinematográfico de terror"... tan insípido, limpio, artificial... solo salvaría el desenlace, pero lo dicho, que me quedé casi igual. Pa olvidar.
Todo lo contrario es "El terror llama a su puerta", indiscutible joya (posiblemente la última de la década) repleta de imaginación. El gran Fred Dekker logra que la increíble mezcla de elementos (invasores alienígenas, psycho-killer, serie B de los 50, zombies, universitarios salidos, bromas estudiantiles, policía duro, etc, etc) funcione como un reloj suízo y estén perfectamente conectados los unos con los otros. Todo hecho con gracia, color, salero, sentido del ritmo y de la diversión, y con algunos momentos para el recuerdo, sobre todo con la presencia de un Tom Atkins totalmente sembrado. Irrepetible (y ese cartel... "suspiro").

viernes, 10 de julio de 2009

Dante 01

La pelis de manicomios molan, las del espacio molan mas, una película de un manicomio en el espacio debería de molar mil al cuadrado, pero Dante 01 tiene altibajos que arruinan la función.

Dante 01 es un planeta abrasado por la lava, un infierno gigantesco, y en su órbita la estación espacial donde se desarrolla la acción. En dicha estación se realizan experimentos con sujetos humanos, estos son asesinos, dementes y presidiarios. Hasta ahora Caronte, el director de la estación, y Persefone*, la jefa medica, han realizado estudios y experimentos no letales, pero nada mas empezar la historia llega una nueva investigadora con un nuevo sujeto de experimento y unas inyecciones de nanotecnologia que pondrá en serio peligro la vida de los cobayas humanos.

A todo esto le sumamos que el nuevo cobaya, tiene un apetito voraz por unos seres que viven dentro de los humanos. Dicho ser parece una metáfora de la maldad del ser humano, porque al quitarles el bichejo, los antes asesinos y locos, ahora son corderitos y hermanitas de la caridad.

Marc Caro, su director, continua con la estética oscura y recargada de anteriores trabajos suyos junto a Jean Pierre Junet como Delicatessen o La ciudad de los niños perdidos. Aquí, en Dante 01, todos los protagonistas son calvos, sin duda un efecto de la evolución y vivir en el espacio. Al ser el escenario una estación espacial, ya sabemos que decorados nos encontraremos, pasillos de metal oscuros, alguna luz que parpadea, celdas sin ningún tipo de personalizacion... todo muy monótono pero muy recargado a la vez.
En cuanto al ritmo de la película es lento, y por momentos se estanca, y ya no hablemos del final cuya secuencia dura un minuto (aunque parecen diez) y no deja de ser una repetición de tres planos, haciéndose insoportable mantener la vista ¿Hecho a propósito? Pues igual. Eso si,tengo al Sr. Caro delante y le parto los morros por ese final tan, tan, tan.... en fin.
Si al ritmo lento y al argumento enrevesado le sumamos un par de diálogos pedantes en los que se habla de los métodos científicos de la psicología, ya nos encontramos con un rollazo padre.
Se ve que la historia daba para un mediometraje bueno, pero como eso no vende nos lo alargan con planos de la estación vista desde el espacio, con la misma escena una y otra vez de los robots nanotecnologicos entrando en las células de los cobayas humanos, y con una escena completamente gratuita del sacrificio de uno de los presos por el bien común, pero que no logra su objetivo y que sobra, y mucho en la película.
Alargada sin necesidad, aquí en vez de la versión del director, habría que hacer la versión del espectador y quitarle todos los planos que no sirven de nada, los diálogos insulsos y meter algo de acción, o un buen par de tetas.

*Los nombres no son casuales, son una metafora mas de las varias que sobran en la pelicula.

lunes, 6 de julio de 2009

THE LEGEND OF BLOODY JACK

Así iba a ser mi reseña de esta película antes de sus últimos cinco minutos:
En una ocasión, un sabio dijo que si ibas a hacer una película apestosa, procuraras al menos que su olor fuese notable y llegara a cuantas más narices, mejor. Es decir, que si sabes que vas a rodar un film chusquero, procura que tenga ALGO que lo haga distinto, atrevido, loco. Evita caer en la normalidad, porque entonces tu peli además de mala, será típica y, por ende, aburrida. Y más si lo que estás llevando a término es algo tan y tan trillado como un slasher.
Un tipo bastante idiota invoca a un psycho-killer legendario (un leñador con muy malas pulgas), este, tras aparecer y descuartizar al pobre infeliz, se ensañará con otra inevitable pandilla de retrasados mentales que han ido a la montana para pasar el finde guapamente.
Todd Portugal es el fascinante nombre del tipo que ha llevado las riendas de este "The legend of Bloody Jack", un slasher mega-cutre y más visto que el tebeo, como se suele decir. Su aspecto más original es que se desarrolla durante el verano en Alaska, por lo que nunca se hace de noche (y les ahorra unos cuantos focos... eso si, extrañamente, en las escenas de interiores, vemos que fuera reina la más apabullante oscuridad... ¿?, incluso cuando una chica atraviesa un cristal, al romperlo, fuera es de noche, al aterrizar en el césped, es de día!!). El resto, rutina pura... y encima, llevada a acabo con bastante torpeza, diálogos chorras, un asesino de look soso y sin estilo y gore mas bien remilgado. Además, los actores no es que sean la repanocha... en especial una rubia que tiene menos capacidad de expresión que Isabel Coixet para dirigir... y mira que yo con las interpretaciones soy permisivo!. Eso si, tetas y polvos para parar un tren... incluidos desnudos gratuitos tan mal rollistas como uno de una pava que se ducha justo después de haber presenciado cómo su novio era troceado (y castrado).
Pero entonces, llegaron los cinco minutos del final y...
Esto me va a costar explicarlo, pues no quiero arruinarle a nadie el desenlace, ya que es lo mejor de "The legend of Bloody Jack"... digamos que en ese tramo el director nos aclara que todas las paprruchas propias de ese tipo de cine son eso, tonterías inverosímiles, y que un asesino armado con un hacha no necesitaría 80 minutos de metraje para despachar hasta al apuntador. Dudo que su intención sea la de desmitificar nada, seguramente lo hizo pensando que así los de la audiencia fliparíamos colores... pero a lo tonto le ha quedado una cosa transgresora con el género, muy efectiva y que, claro, arregla un poco este despipote tan inmenso que, aún así, me vi entero, de un tirón y sin avance rápido.

viernes, 3 de julio de 2009

KUNG-FU HIP-HOP

¿Qué demonios es esto? ¿Una película sobre raperos chinos que hacen Kung-Fu? Que ingenuo, como piqué.
Ni hay Hip Hop, ni hay Kung-Fu.
Un tipo, accidentalmente, en las puertas de una discoteca, desarrolla una técnica de baile, que deja a la gente sin habla. Pronto los más destacados bailarines de China, le intentaran fichar para su conjunto. El tipo, rechaza toda invitación a convertirse en un “street dancer” de éxito, alegando que a el no le gusta el baile.
Pronto descubriremos, que no es baile lo que practica, si no movimientos de kung fu al ritmo de la música. También descubriremos que no le gusta el baile, porque de joven, cuando tenía que cuidar de su hermana, se puso a bailar descuidando a esta que como consecuencia se cayó de un bordillo al suelo y se quedó ciega. El tratamiento para curarla es muy caro… pero en los concursos de baile, puede ganar el dinero suficiente para pagar ese tratamiento, así que se presenta a los concursos, gana y operan a su hermana.
Menuda porquería de película.
Ahora, que las referencias al hip hop, nulas en esta película, probablemente sean debidos a la traducción anglosajona, que igual utiliza el nombre del movimiento para atraer a ese público…. El caso es que entre la ristra de títulos diferentes bajo los que se encuentra amparada esta película, hay uno que creo que le pega más y que es KUNG FU POP.
Pero dejando las astucias raperas a un lado, los amantes del Kung Fu, se sentirán también estafados, pues no hay ni un solo combate en la película; solo bailecitos moñas y amariconados, que el protagonista dice que en realidad es Kung Fu, así que los adeptos de Jimmy Wang Yu, también se pueden ir a perder el tiempo de otra manera.
Como película, esta no vale absolutamente nada. Es un rollazo, no se si por genuinamente china o por la negación en la realización, pero a pesar de los colorines de los que hace gala la peli, de las supuestamente espectaculares coreografías de baile, que yo creo que no interesan ni a los amantes de la danza. Una estupidez.
No piquen, porque aunque parece que nos encontramos ante una vibrante producción de Stephen Chow, en realidad, esto es otra cosa, donde el espectáculo visual no tiene cabida.
Dirige un tal Huayang Fu, que no ha vuelto a dirigir nada más desde el año pasado que debutó con esto.
Ni falta que nos hace.

Postal

Postal era un videojuego para PC sin ningún argumento donde simplemente matabas a tus conciudadanos de las formas mas bestias y guarras posibles, incluso podías mearte en los muertos. Con esa premisa de cuanto mas burro mejor, Postal se hizo un pequeño nombre en el mundillo de los videojuegos violentos. Ube Woll conocido por sus horrorosas adaptaciones de videojuegos a la gran pantalla, vuelve hacerlo, la vuelve a cagar.

Empieza con la siguiente escena: Dos terroristas de oriente medio han secuestrado un avión y pretenden estrellarlo contra las torres gemelas. Charlan sobre lo que les han prometido por dar su vida por la lucha contra el demonio occidental. "100 vírgenes" dice uno, "Pues a mi me dijeron 99, a ver si luego solo son 65, y mira no soy avaricioso pero y si al final son 10 vírgenes???". Así que llaman a Osama, "Osama, ¿Cuantas vírgenes nos estarán esperando?" "Ninguna, hay muchos creyentes que desean dar la vida por la fe, así que no llegan para todos" Los terroristas al ver que les han engañado, deciden irse a las Bahamas, en ese momento los pasajeros del avión derriban la puerta, el avión pierde el control y choca contra las torres gemelas. ¿Os ha hecho gracia? Escrito no la tiene, en imagenes menos aun. Y no lo digo por que sea algo políticamente incorrecto (nosotros lo somos mas) sino porque simplemente no tiene gracia.

El protagonista tiene una vida de mierda, su mujer de 300 kilos se la pega con toda la ciudad, no tiene curro ni dinero, y junto a su tío, líder de una secta, se ve envuelto en una refriega contra Osama y sus chicos. Lo mejor de la película son las chicas de la secta, que están muy buenas, y el montaje de la película, que no esta mal, pero cuando es lo único que destaca es que estamos ante un truño. ¿Y todas esas muertes de niños, atropellos de personas y demás coñas de mal gusto, consiguen levantar la película? Ni por asomo. ¿Que se puede salvar de la película? Además de las mencionadas chicas de la secta, una escena donde el propio Uwe Boll y el creador del juego Postal intercambian mas que palabras, vamos que el segundo intenta (con razon) acabar con la vida del director alemán por la mierda de película que ha hecho con su videojuego. ¿Escena profética? Pues si.

Se ven un par de caras conocidas, como Verne Troyer (Mini-yo), Erick Avari o J.K. Simmons, pero ni con esas. Cuando me quedaban 25 minutos de película me di cuenta que no me había reído ni una sola vez, decidí quitarla. Al día siguiente termine de verla no fuera que todo lo bueno lo hubieran dejado para el final, pero no. Lo que se supone es una COMEDIA burra resulta ser un TOSTON de cuidado.
Avisados están.

jueves, 2 de julio de 2009

LA ULTIMA CASA A LA IZQUIERDA (2009)

Una cosa está clara: Siempre digo que estoy hasta los cojones de tanto remake, pero al final, siempre acabo viéndolos. Este de LA ULTIMA CASA A LA IZQUIERDA, es flojillo, pero se deja ver… Pero se carga toda la esencia del film original. Y es que aquél era bueno por su crudeza, el ser un producto prácticamente amateur y por sus sadismo (aunque siempre he pensado que le faltaba sangre). Sin embargo, pasar aquello por el turmix del Hollywood actual, es una gilipollez supina… ¡Joder, si los locos violadores son mil veces más guapos y limpios que la familia a la que joden la vida!
Y todo tan bien rodado, tan limpio… que carece de encanto alguno.
Es la versión “Hanna Montana” de aquella película sucia en la que la cámara no paraba de moverse y te dejaba los sentidos hechos polvo, y eso, aunque estemos ante una película entretenida, es una puta mierda.
Pero es que si la versión original no existiera, la cosa no mejoraría mucho: un telefilme blandito sin una gota de sangre. Y todos los actores son tan guapos… debe ser un placer ser violada por ese adonis.
Eso si, la venganza de los padres es un pelin mas dura que la violación previa.

NO ABRIR HASTA NAVIDAD

El verdadero -o único- interés de "No abrir hasta Navidad" reside en sus dos productores, Stephen Minasian y Rick Randall (también actor ocasional). Ambos, mano con mano, son los responsables de tres slashers muy míticos de los 80, aunque en la categoría de "tan malos que son buenos". Y encima uno de ellos es todo un clásico del "trash". Os hablo de "Mil gritos tiene la noche" (con Randall también colaborando en el guión), este que reseño ahora y la temible "El día de los inocentes" (no confundir con la otra, la de Fred Walton recientemente remakeada). Todas ellas tienen en común el fin de satisfacer nuestros más bajos instintos, es decir, tetas y sangre... eso si, hecho con bastante mala folla. Encima, Minasian estuvo ligado, muuuuy de aquella manera, al primer "Viernes 13", lo que es explotado de sobremanera ultra-gratuita en los posters de "El día de los inocentes" y, justamente, este "No abrir hasta Navidad".
Londres anda acojonada. Un tipo se dedica a asesinar a todo aquel pobre pringao que decida alegrarse el día disfrazándose de Papa Noel. Los crímenes varían, algunos son tirando a gore (lanza atravesando cabeza, castración ridícula...) y otros de lo más anodino (disparos o simples puñaladas estomacales). Edmund Purdom, actor que curró en algunos productos de cierta categoría en sus años mozos (pero que acabaría en cosas maravillosas del calibre de "Ator, el poderoso" o "2019, tras la caída de Nueva York"), interpreta al policía que investiga el caso... y además, es el inesperado director del cotarro. Purdom interpretó al decano de la universidad en "Mil gritos tiene la noche" y supongo que se llevaría bien con el tandem de productores, de ahí que le dieran las riendas de este film. También aparece, en un breve cameo, Caroline Munro, quien repetiría con Minasian/Randall en "El día de los inocentes". Una gran familia feliz.
"No abrir hasta Navidad" está repleta de momentos descojonablemente ridículos e inverosímiles, algunos de ellos con el único fin de dar la carnaza esperada al paciente espectador. Destaca la escena en la que un tipo, apesadumbrado, confiesa a una chica que él no es el auténtico Papa Noel, y lo hace sufriente, como si el tipo del "oh, oh, oh" existiera de verdad. Pero quitando esos instantes para la risotada (y la secuencia rodada en el espeluznante museo de los horrores "The London Dungeon") la verdad es que la peli es notablemente coñazo.
Atención al desenlace, chorramente impactante.

miércoles, 1 de julio de 2009

Van Helsing

Tras el rotundo éxito que tuvo la noche de cine inconexo part. 2 este fin de semana, pretendí rememorarla ayer con algo que ya sabia que es caquita. Creía estar preparado tras ver Juanito el Huerfanito el viernes, no pensaba que la película mas cara de la historia en el momento de su rodaje, superase en b/m (bostezos por minuto) a la burda copia peruana de Marco, y es que si algo tiene Van Helsing es la mediocridad para llegar a algo. No es buena y tampoco es mala, se queda en tierra de nadie, a priori puede parecer bueno, pero es justamente lo peor que te puede trasmitir una película, porque a los dos minutos te has olvidado de ella.

Stephen Sommers conocido por su saga de La Momia y su afición por usar el peor CGI posible, reinventa los monstruos clásicos, y los enfrenta a un Hugh Jackman de semblante desganado. Si alguno de los monstruos es destacable es Mr. Hyde, no porque su 3D este bien hecho, que no lo esta, sino por su brutalidad y aspecto amenazante. Dracula es de risa, el hombre lobo lo he visto mejor hecho en el Altered Beast, y el monstruo de Frankenstein que se salva por ser maquillaje y prótesis, desgraciadamente es uno de los alivios comicos, menos mal que sale poco con ese rol.
Van Helsing trabaja para el Vaticano, va de aquí para allá acabando con las amenazas de las tinieblas, y de paso intentando recobrar la memoria (como Lobezno) En una de estas misiones le mandan a Transilvania donde tendrá que proteger y ayudar a los dos últimos descencientes de una familia que juro acabar con Dracula. El guión se lia un poquito con el origen de Van Helsing y su relación con Dracula, dando a entender que se conocían hace 400 pero no llegando a aclarar del todo su relación. Entre medias tenemos las peores transparencias vistas en muchos años, los diálogos mas chuscos y un nivel de "flipada" tal, que ni haciendo esfuerzos para meterte en lo que es una película de fantasía, puedes creer lo que tus ojos ven.

Como peli de acción no cumple, su protagonista tiene cero carisma, aunque puede que Jackman no esforzara mucho, como comedia tampoco, dos toques de humor no hacen una comedia, de terror mejor ni hablemos, y finamente como película mala para ver una noche con los colegas tampoco sirve, esta demasiado bien hecha para eso y demasiado mal para destacar entre las películas mainstream. Como decía al principio se queda en tierra de nadie.

ROJO SANGRE

Este fin de semana, comentaba con Naxo que una de las películas más soportables de Paul Naschy, es ROJO SANGRE, así que he decidido repasarla.
Y si ya de por si me gustó cuando la vi en el cine, con este nuevo visionado me ha gustado aun más.
Pablo Thevenet ( que nombre tan Naschy!) es un actor que en su momento fue muy grande, pero que en la actualidad no le dan trabajos ni siquiera de extra.
Su agente le consigue un trabajo como animador de puerta en un puti club regentado por un tipo de lo más extraño.
Como Thevenet considera que no trabaja en el cine por culpa de los actorcillos provenientes de las series de televisión y programas de cotilleo, aprovecha que en su trabajo actual tiene que disfrazarse de asesinos celebres para matarlos a todos, incluidos aquellos que le puetearon en algún momento de si vida.
De por medio, una compañía que se dedica a filmar películas snuff, le contrata.
A ver, la película está muy entretenida, pero el argumento es bastante confuso. Mi cerebro llega a alcanzar, que el prota, firmando el contrato de animador de puerta, a firmado un contrato con Satanás, pero no comprendo que pintan en todo esto los de las películas Snuff.
Pero lo que verdaderamente me gusta de esta película, son las cantidades industriales de Odio que desprende el guión (firmado por el propio Naschy), que toma un nombre ficticio para interpretar ( es un decir) a un actor que ha protagonizado las mismas películas que Naschy protagonizó. No se corta ni un pelo en decir con todo el morro los títulos de algunas de estas. Ni de lanzar feroces puyas a sus enemigos. Con esta película, Jacinto se desquita a gusto, se caga en todo y en todos en la industria y lo hace con un guión ridículo, como solo el sabe hacerlo ( se detecta con facilidad cuando unos diálogos han sido escritos por el propio Molina), pero efectivo y divertido.
En el apartado carnaza, la película, que podríamos meterla fácilmente en el saco del Slasher, cumple, con algunos destripamientos la mar de jugositos.
En fin, que estamos ante una película fascinante en su patetismo, y bien realizada por Christian Molina ( no, no es hijo de Paul) que debutaba con esta producción que vio muy poquita gente, para luego seguir con DIARIO DE UNA NINFOMANA, que le crearía alguna polémica.

LOS PASAJEROS DEL TIEMPO

Solo existe una palabra para definir esta película, y es ADORABLE.
Nos encontramos ante un entretenimiento de lo más agradable y divertido dirigido por Nicholas Meyer, señor que ha estado ligado unas cuantas veces a la saga "Star Trek" (donde volvió a tocar el tema de viajar por el tiempo en su cuarta parte, ejerciendo de co-guionista). Y es que "Los pasajeros del tiempo" mezcla varias cosas por las que tengo debilidad, a saber: viajes temporales, paralelismos con una de mis diez pelis favoritas "El tiempo en sus manos" y Jack el destripador.
La historia, hurdida en formato novela por Karl Alexander, es tan delirante como original y efectiva: El escritor H.G.Wells, precisamente autor de "La máquina del tiempo", ha inventado una idem en el sótano de su casa. Esa misma noche reúne a sus amigos para mostrársela. Lo que él no sabe, es que entre estos se encuentra el mismísimo Jack el destripador (quien acaba de rajar a una prostituta). Aquello que se presenta la policía y el asesino, que no tiene nada que perder, se mete en la máquina y viaja hasta finales de los 70. Naturalmente, H.G.Wells se verá obligado a seguirle los pasos y devolverle a su época (o al menos intentarlo).
Con una premisa así, ¿quien puede resistirse?... y encima, está perfectamente presentada en imágenes, lo que dentro de lo increíble, la hace creíble. Buena parte del film tiende a la comedia recatada y sutil, especialmente con un ingenuo Wells totalmente desubicado en tiempos modernos (genial cuando califica a "McDonalds" de restaurante escocés!). Pero llegados a cierto punto, el film da un giro total y entramos de cabeza en el thriller, todo se vuelve muy serio y hasta hay un poquito de sangre. Una de las mejores escenas de la peli es aquella en la que Jack el destripador, perfectamente adaptado a 1979, le dice a su amigo/enemigo: "En nuestra época era un bicho raro, ahora solo soy un principiante". Brillante.
Dado que no he leído ni la novela en la que se basa esta peli, ni "La máquina del tiempo" de Wells, desconozco si los momentos que parecen casi calcados de "El tiempo en sus manos" (en especial el cuadro de mandos del trasto temporal) son un homenaje consciente a la obra de arte que hizo George Pal o una adaptación fiel de lo narrado en papel impreso. Sea como sea, es algo que agradezco mucho.
El reparto es un tanto extraño, pero muy efectivo. Nadie se imaginaría a Malcom "La naranja mecánica" McDowell en el rol de H.G.Wells, sin embargo funciona. Mary Steenburgen, quien volvería al tema de los viajes temporales en "Regreso al futuro 3", es una insípida pero agradable compañera femenina y, eso si, David Warner la clava como el famoso destripador. Notar la aparición fugaz de un jovenciiiiiito Corey Feldman en su primer papel cinematográfico (aunque para entonces ya había hecho cosas en la tele).
Vale, reconozco que tiene algunos agujeros de guión notables, y puntualmente situaciones inverosímiles, pero se lo perdonas... y es que es imposible decir nada malo de "Los pasajeros del tiempo", pues fue una peli totalmente concebida para disfrutar, y desde aquí os la recomiendo sin ninguna serie de dudas.