miércoles, 31 de octubre de 2012

Diario gatuno de Junji Ito (manga)

 Los que ya hayáis leído anteriores reseñas de manga en este blog, ya deberíais de saber que tengo cierto gusto por los mangas de temática terrorífica, sino directamente gores. En este campo he reseñado obras de dos artistas, Suehiro Maruo y Junji Ito. Los dos son grandes haciendo de lo grotesco algo fascinante, puede que Maruo sea más explicito y repulsivo, pero Ito tampoco se queda corto. Afortunadamente para los que no seáis amantes de la casquería, podréis leer este manga de Junji Ito ya que por no haber, no hay ni una gota de sangre, ni de gore, ni de mutilaciones, ni nada por el estilo. Este es un diario de los primeros días de Ito conviviendo con su novia, y sus gatos.

Junji es un escritor de mangas de terror, y recientemente ha comprado una casa para vivir junto a su novia. Esta le pregunta si es más de gatos o de perros, ya que quiere traerse el gato que tenía en casa de sus padres. Aunque Junji es mas de perros accede a los deseos de la mujer, no sabe que eso trastocara su vida para siempre. Para empezar su nueva casa es forrada de media pared para abajo con unos plásticos para que los gatos no dejen marcas con sus uñas. Pero hasta que vayan a recoger al gato a casa de sus suegros, Junji y su novia deciden adoptar una cría de gato. Como digo, el protagonista es mas de perros, y a los gatos no es que les tenga miedo, pero su forma de caminar y moverse le parecen extrañas, incluso terroríficas en muchas ocasiones, llevando al lector a estar siempre en tensión pensando que algún monstruo asesino vaya a tomar el cuerpo del gato o la novia de Junji, o al propio Junji. Y es que aunque este no es un manga de terror propiamente dicho, se va narrando de esa manera, e incluso en varias viñetas, veremos gestos, caras o incluso formas espeluznantes, que finalmente son simples expresiones exageradas para tener al lector en tensión.

Por los dibujos de Ito podemos esperar que la historia se torne terrorífica, pero esto no ocurre, es la manera que tiene el autor de tenernos en vilo y que queramos seguir leyendo la historia. Así que si eres muy impresionable puede que en un par de ocasiones te esperes lo peor, pero tranquilo, que todo es muy normal, solo que visto desde la óptica de un dibujante manga de terror. En definitiva, nos encontramos con una historia que poco tiene que ver con lo que nos tiene acostumbrados Ito, en la que no ocurre nada fuera de lo normal, pero con la podemos llegar a sentir un par de escalofríos. Simpático manga atípico en el autor.