martes, 24 de abril de 2012

EL AMOR ES UNA PUTA MIERDA

Cine genuinamente underground, inspirado en el “Indie” americano, y más concreta y descaradamente en CLERKS de Kevin Smith, perpetrada por Matt Matsuoka, músico de corte casero también, al que se le llenaba la bocaza con frases como “El cine Underground es el nuevo Punk- Rock”. Amigo, estás intentando imitar una película de las que van a Sundance… vamos, que se te ve el plumero. O “Ésta película está hecha con menos de lo que cuesta una guitarra de segunda mano”. Pues para estar filmada en vídeo, lo que cuesta una guitarra de segunda mano, es mucha pasta.
Curiosamente, hace ya cosa de diez años, que alguien tuvo la brillante idea de sacar un sello de DVD, en el cual editar y distribuir cine underground, tanto americano como español – compañera de sello son FERNANDO PROJECT, del papá de este blog, aunque luego la distribuyera Manga Films, y SOULMAN, de Chema Ponze- lo cual me parece maravilloso. Lastima que con la misma facilidad con la que irrumpió el idea, desapareció el sello. El caso es que esta película, de título original HEARTBEAT BREAK, junto con otras del mismo director (FOR THE CASH es la otra), se editaron en España y con todos los honores, doblándose, incluso al castellano. Algo del todo absurdo, porque ¿no es cine underground? ¿Qué pinta el underground doblado cual película mainstream? Con lo caro que debe resultar un doblaje…
Por otro lado, costaba dios y ayuda encontrar alguna de estas películas en las tiendas de dvd.
Rodada en blanco y negro, solo para parecer mas “indie”, y con conversaciones sobre sexo, mal calcadas de CLERKS, al final parece la obra de un tonto, y sobretodo, de un “quieroynopuedo”.
Y ya despojado de mis iras y/o manías, he de confesar que esta película en concreto, a pesar de pecar un poco de pedante y pretenciosa (para ser el nuevo Punk-Rock), me cae simpática, porque efectivamente, es una película rodada con una mini-dv, y poco más.
Un individuo que acude a fiestas en casas, se lamenta porque la vida amorosa no le va bien, y porque se siente un bicho raro es esos sitios que tanto frecuenta. Hasta que un día conoce a una chica con los mismos síntomas en una de estas fiestas, conectan, el se enamora…pero ella lo que necesita es un amigo. A partir de aquí los lloriqueos, y las actitudes “indies” de baboso desenlace.
Punto a favor: no resulta del todo aburrida, y verdaderamente se trata de algo casero y genuino. A pesar de las ínfulas artísticas mal entendidas, la película fue concebida para uso y disfrute de Matt Matsuoka, y todo su equipo de amigotes, todos ellos pertenecientes a bandas de rock del mundillo “indie” y alternativo. Que viniera un pavo de España, y les diera cien mil pelas por editarlas, desde luego, le cayó del cielo. Y eso, bueno, se gana mi afecto.
Y no me mal interpreten; la peli es lo que es, pero en el fondo, me ha gustado. De hecho, llevaba años tras ella. Y no me ha decepcionado, pero…