jueves, 5 de abril de 2012

LA ISLA DE LAS PERVERSIONES

Otro de los productos que hacen entrañable los video clubs de los ochenta. Y si en concreto no vi en su momento –por razones obvias- este LA ISLA DE LAS PERVERSIONES, si que medio vi una cosa presumiblemente de la mísma compañía, sobre vampiros y sus pollas con alas y colmillos o algo así. Mi madre, fue a alquilarme algo de dibujos, y no se dio cuenta de que estaba alquilando un “Porno Cartoon” de los que se estilaban en aquella época.
Naxo, ha tenido el buen gusto de mostrarme LA ISLA DE LAS PERVERSIONES, por otro lado, otra de sus recientes adquisiones magnetoscópicas en formato beta.
No se trata de una pelicula, si no de una serie de cortos animados (también editados por separado en súper 8…. Naxo presume de haber visto en ese formato uno de los cortos aquí incluídos), tremendamente exagerados, bastante mal dibujados en algunos casos, y de una obviedad en lo que vamos a ver que roza lo ridículo, provenientes, como no podía ser de otra manera, de Alemania.
Por un lado tenemos un par de cortos protagonizados por unos animalitos, cómicos, pornograficos y de gigantescos falos, con guiño directo a los famosos personajes de la Warner (un caricato de Bugs Bunny, otro del cerdo Porky) o incluso de Disney (hay un Dumbo por ahí haciendo cosas raras con la trompa), que en ambientes aventureros (Piratas, el salvaje Oeste…) violan a toda hembra humana que se les pone a tiro, o explotan sexualmente a las nativas de una tribu africana, con sus enorme pollas y a golpe de verso pornográfico tipo “Me he puesto cachondo con ese escote, y reventaré su coño con mi cipote”. Las escenas que vamos viendo son de lo más divertidas: pollas que entran por el culo y salen por la boca, amputaciones, y enculadas. Una verdadera muestra del “todo vale” amparadose en el hecho de que son inofensivos dibujos animados y es más dificil que esas imágenes ofendan. En mi opinión, según se mire y según quien lo mire, pueden llegar a ofender incluso más.
Por otro lado, tenemos, mucho peor dibujadas que los cortos con animalitos, unas particulares versiones pornográficas de los cuentos populares. En uno de los cortos, la Cenicienta que entre pollazo y pollazo tiene que soportar las guarradas que le dicen sus hermanas en verso estando ella todavía en la cuna, para al final, terminar el corto con un plano del bebé, chupando un chupete para acto seguido introducirselo por la vagina. Algo impensable a día de hoy, pero que, por lo que se ve, en la época no era motivo para poner el grito en el cielo. Algo totalmente trangresor, como transgresor es que en el corto dedicado a Hansel y Gretel, donde la bruja tiene enormes pollas plantadas en el suelo que se va follando a tiempos, los hermanitos en cuestión, cometan incesto sin ningún tipo de problemas.
Cortos rodados en 35 mm. con un lado bastante sórdido y mal rollista, que se ve tremendamente reforzado en el nivel diversión gracias al doblaje, ejecutado por actores de doblaje profesionales y reconocibles de aquellos años. Se lo debieron pasar teta con esos versos que les hacen decir a los muñecajos durante todo el tiempo.
Entrañable , divertido, y repugnante en todo caso.
Huelga decir, que buscando información sobre esta cinta en concreto, no he encontrado en la red información algina, al menos en castellano. Así que… Que si hoda.

1 comentario:

Elric dijo...

Jaja, hostia estas cosas no llegaban a los videoclubs que yo regentaba de pequeño... o sí y no me di cuenta vete a saber, en esa época con que tu padre te dijera "eso es pa mayores" bastaba para que uno se autoconvenciera y dijera : "bah, que rollo".