viernes, 20 de abril de 2012

HOSTEL (2011)

Es ya sabido, que allá en Bollywood, les gusta hacer sus propias recreaciones de los exítos de hollywood, eso si, de una manera muy “sui generis”. Naturalmente, los parecidos entre esta versión de HOSTEL y la de Eli Roth, se quedan únicamente en el título. Los hindúes, con su concepción del cine tan alegre, colorista y comercial, nos traen algo cercano al “torture porn” pero que ni de lejos resulta algo perturbador. Esto vendría a ser un “torture porn” para todos los publicos.
Un joven llega a la universidad, y tiene que hospedarse en un hotel para estudiantes. Lo que no sabe, es que es costumbre allí, humillar golpear y bejar a los novatos hasta limites extremos. Al ir a denunciar la situación a sus superiores, estos dicen que estas actitudes se podrían castigar, pero que entre los mísmos estudiantes se tapan, y que es mejor dejarlo pasar.
Este muchacho es duro de pelar, y al aguantar y no achantar ante las torturas de los estudiantes veteranos, consigue que le dejen en paz. Al cabo de un año, llega un nuevo estudiante y la cosa se repite, solo que este no logra soportarlo y acaba ahorcandose. El protagonista, que tiene el sentido de la justicia un tanto desarrollado, emprenderá contra los torturadores su sangrienta venganza.
Un tocho de película más largo que un día sin pan, y tan reiterativo (repiten el mísmo concepto una y otra vez) que llega a agobiar lo suyo.
Está claro que se pretendía hacer una película sórdida y malrollista, por eso, y esto si que es una novedad, han eliminado los numeritos musicales, quedando la cosa en un aburrimiento donde la violencia ejercida es tan tonta (que si bebe mi pis, que si te doy un puñetazo, que si mariconeo contigo…) que lo unico que llega a sobrecogernos es que a mitad de película, con la llegada del nuevo estudiante, se repite todo lo que hemos visto otra vez. A eso hay que añadirle una ambientación totalmente agradable y colorista, rojos, azules y amarillos en pantalla y por doquier. Todo muy bonito. ¿Así como vamos a tomarnos en serio cualquier agresión?
El malo de la función, un señor con bigotazo y cierta traza de macarra, repite sus frases mas chanantes cada dos por tres, llegando un momento en la película, que ya sabes que es lo que va a decir; su frase favorita “nos llevaremos bien si cooperas”.
Por lo demás, mi curiosidad queda satisfecha con este produto, pero vamos, que ni es lo más exótico a lo que me he enfrentado, ni contiene elementos de interés, mas allá de ser la versión Bollywood de HOSTEL . era mucho mejor el MEMENTO Bollywoodiense, que responde al título de GHAJINI.
Dirige Maniss Gupta, que con HOSTEL, perpetra su tercera película.
Una apreciación. El cine de Bollywood, como todo cine, tiene sus autores… pero ¿no les da la sensación de que vista una, vista todas? Yo creo que es la cinematografía más inpersonal de cuantas existen en el planeta.

1 comentario:

Naxo Fiol dijo...

Bueno, Bollywood es la versión exagerada de Hollywood, y eso incluye la nula personalidad de sus productos. Son tan prefabricados y hay tantas manos, que el director solo es un empleado más.
Es gracioso que la peña siempre está rajando de que los americanos remakean todo el cine que les viene de fuera, pero siempre se olvidan de Bollywood, donde hacen exactamente lo mismo.
Yo no hace mucho vi la versión bollywood de Pesadilla en Elm Street y la verdad es que me gustó (anda reseñada por ahí), pero no me lo esperaba, la verdad.