viernes, 28 de noviembre de 2008

Bangkok Dangerous (ver. Aratz)

Los hermanos Pang dirigen este remake de una pelicula que hicieron hace seis años, solo que esta vez, con protagonista y capital americano. No he visto la original (titulada Muerte en Bangkok) asi que no me extendere mas con ello y voy directo al film protagonizado por un, muy mal conservado, Nicolas Cage.

Empieza la pelicula con la presentacion del protagonista y unas frases de voz en off que nos narran lo dificil y solitaria que es la vida del asesino profesional, al menos si este quiere seguir siendo anonimo y continuar vivo. Recuerda un poco a The Killer de John Woo, por intentar comprender la vida de un asesino profesional, solo que la protagonizada por Chow Yun-Fat es bastante mejor tanto en accion como en argumento. Nuestro asesino con peluca, perdon Nicolas Cage, al que creo que en un momento de la pelicula le llaman Joe (y no lo haran mas durante el resto del film) viaja a la capital Tailandesa para realizar varios trabajos. Alli lo primero que hace es contactar con alguien que le haga los recados y que pueda eliminar facilmente. Esta es su filosofia, llega siendo anonimo y cuando te marches no dejes ningun rastro. Kong es el simpatico ladronzuelo que le hara los recados y al que finalmente acaba cogiendo de discipulo. Todo el cambio de mentalidad que sufre Joe es debido a un mujer. Una farmaciautica sordomuda con la que empieza una relacion. En estas peliculas siempre que tienes algo que perder es cuando se lia parda, y esta no es una excepcion.

Las escenas de accion no estan mal, pero se quedan un poco cortas si se comparan con cualquier pelicula del subgenero de asesinos como la mencionada The Killer o Hard Boiled (las dos mejores peliculas chinas de John Woo) Supuestamente la pelicula esta rodada en Bangkok, y hay escenas que si lo estan, pero hay otras como la del desfile del final o cuando se ven coches circulando, que o son rodadas en USA o en estudio, porque yo visite Tailandia hara unos años y ni habia esos coches ni mucho menos las calles estaban tan limpias.

Para ir terminando, la pelicula no es gran cosa, pero se deja ver perfectamente y tiene dos escenas que merecen la pena y mucho. Una de ellas es la explosion de una granada que parte a un hombre por la mitad, todo ello a camara lenta y bien explicito para regocijo del que mira. Y dos, un tiro en la sien en primer plano. En definitiva, para un domingo despues de comer o despues de levantarse de la siesta.

Nota: Me avisa Naxo, que Victor ya comento esta pelicula aqui.