jueves, 29 de julio de 2010

TONY: LONDON SERIAL KILLER

Los Ingleses, pecan mucho de pesados, de hacer cine social, de ser muy suyos, de tener un sentido del humor que muchas veces no entendemos…pero cuando les da por coger todos los clichés de su cine y mezclarlos en una batidora con unas gotas de cine de género, el resultado suele ser de lo más gratificante. Ya sucedió con DEAD MAN´S SHOES de Shane Meadows y ahora pasa con TONY: LONDON SERIAL KILLER. Lo digo, porque parece una película sobre “serial killers” hecha por Ken Loach, guardando las distancias y las pollas, por supuesto, que el de asesinos en serie es uno de mis sub-géneros favoritos.
El director y Guionista Gerard Johnson, claramente inspirado en la película HENRY, RETRATO DE UN ASESINO, apuesta por el realismo, creando un personaje (desconozco si está basado en hechos reales o no) que ya de primeras, por su aspecto, cae antipático, con su corte de pelo a tazón, sus gafas de varilla de hace dos décadas y su forma de vestir pasada de moda. No obstante, Tony no asesina personas concretas (mujeres, gays… algo con lo que estuviera obsesionado), si no que asesina cuando le están tocando las pelotas en su casa, así, su lista es amplia, Yonkies, homosexuales de discoteca, el de la televisión por cable… todo tipo de gente, que por unos motivos o por otros acaban en su casa, puteándolo de alguna manera.
A todo esto hay que añadir, que Tony está obsesionado con las películas de acción que ve compulsivamente en vhs, en tiempos del dvd, y repite frases de RAMBO o BLANCO HUMANO frente al espejo, o tras dar muerte a algún incauto.
En aspectos gore, nos quedamos satisfechos, ya que Tony destripa a sus victimas, las trocea y las envuelve en papel de periódico, para luego meter por partes todo eso en bolsas de basura, y tirarlas al río, todo mostrado de forma cruda y realista, proporcionando al espectador, no pocas dosis de mal rollo, eso si, tampoco es nada que no hayamos visto antes en otras películas de similar catadura.
Y cuando digo que es como si la hubiera hecho Ken Loach, lo digo porque la peli se nutre de los mismos elementos que se nutriría Ken Loach (¿O debería decir la mayoría de los cineastas Ingleses?), es decir, Tony está en paro, cobrando el subsidio, no tiene ganas de trabajar pero el del paro tiene que tocarle los cojones, y ofrecerle un trabajo o le retira el subsidio. Barrios bajos londinenses, alcoholismo… lo mismo que en MI NOMBRE ES JOE, por ejemplo, pero con el aliciente de que este Joe, destripa a la gente.
Y la maravillosa total ausencia de argumento… se nos presenta al personaje, se nos muestra lo que hace y se termina la película, sin final, casi contemplativa, recreándose en el troceamiento de vísceras y en lo sórdido del tema, sin más, y con dos buenos cojones. Tremenda.
Y lo mejor de todo, solo dura hora y diez…
Estoy maravillado con esta peli. Últimamente, me va gustando mucho lo que voy viendo. Y esta, es muy recomendable.

No hay comentarios: