domingo, 27 de abril de 2008

DEAD MAN´S SHOES

Un chaval retrasado es adoptado cual mascota por los matones/traficantes de un pequeño pueblo de las Inglaterras. Lo que primero son bromas (hacerle fumar crack, liarle con una tipa...) van empeorando lentamente, hasta la humillación total. Años después, el chaval vuelve al pueblo acompañado de su hermano mayor, militar, quien viene dispuesto a vengarle con los métodos más expeditivos.
Leído así suena a típica película de venganzas justicieras... y más si añado que para actuar el prota se disfraza con un mono verde y una máscara anti-gas de esas. Hay violencia y hay sangre. Sin embargo, "Dead Man´s Shoes" vendría a ser "El Exterminador" dirigida por Ken Loach, en serio (y no voy tan desencaminado, ya que, supongo que involuntariamente, ambos films tienen un par de ideas en común, que el vengador lleva un abrigo verde de origen militar cuando va "de paisano" o que amenaza a sus informadores con "Si me has mentido, volveré a por ti").
Dirigida por Shane Meadows, el realizador británico responsable de la potente "This is England" (ver reseña más abajo), "Dead Man´s Shoes" es lo que se dice un título de culto. Lo que la hace distinta a la típica peli de vigilantes y revanchas es su estética, su ritmo, su tono... que como se daba en "This is England" es brutalmente realista, de una naturalidad pasmosa, casi parece una peli improvisada, con la cámara bien sujeta al hombro del que filma y dejando el trípode en la puerta. Nada de efectismos, ni secuencias espectaculares de acción desbocada. La violencia es sangrante, pero contenida y abundan los anti-climax, los momentos que rompen con lo que en una producción de Hollywood hubiesen sido pura descarga de adrenalina. Los matones son una panda de desgraciados, de perdedores, que no tienen ni un arma decente, y mucho menos lujos... incluso en algunos casos da lástima verlos caer bajo la ira vengadora del soldado protagonista.
Vale, a ratos es un poco brasas, pero hay una pequeña "sorpresa" final que logra despertarte justo en el momento en el que los ojos iban a cerrarse. Sin embargo, y a pesar del rollo auteur, ES una peli de venganzas y ES una peli de justicieros... de esas que los críticos petulantes que echen pestes sobre "Death Sentence" pondrán en un pedestal cuando, en esencia, son casi lo mismo (y de hecho, arrancan igual).
Aunque solo sea por su diferencia, vale la pena verse este "Dead Man´s Shoes". Sin duda, con Shane Meadows estamos ante un cineasta cuanto menos interesante. Que siga así.