martes, 8 de octubre de 2013

Lobezno Inmortal

Esta es la quinta vez que Hugh Jackman interpreta al mutante de las garras (sexta si contamos el pequeño cameo de X-Men: Primera Generación) y ya se nos vendía como la película más oscura del personaje y que si se adentraba en su psique y demás chorradas para intentar vendérnosla, como si eso fuera necesario para los fans de Marvel. Pero claro, una legión de fans gordos con granos y manchas de ganchitos en los dedos, no es más que una pequeña parte del gran pastel que, en este caso la Fox, quiere llevarse al bolsillo. Así que nos cuentan esas zarandajas para que el profano en los comics pique y acuda raudo al cine a ver la película, que sí, que ahora es más adulta y que ya no salen trajecitos de colorines, o eso es lo que nos venden. Al fan le comen la oreja con, es la historia de Logan en Japón, lo que siempre habéis querido ver fieles Marvelitas, y Excelsior exclaman los productores. Pues yo os digo, que una mierda!!!

Mucha mierda se lanzo contra X-Men Orígenes: Lobezno, que si era una caca en sus FX (ok, admito que algunos eran terribles, pero otros muy acertados y correctos) que si su trama era infantil y estúpida, pues espera a ver la de Lobezno Inmortal, o que si aparecían muchos personajes mutantes no muy bien representados en comparación con los comics. Y si, puede que X-Men Orígenes: Lobezno fuera una mierdita (no llegando a los casos de Elektra o Daredevil, esta última con muy mala fama pero no tan merecida como se cree) pero al menos no me aburrió como si ha pasado con Lobezno Inmortal, por dios menudo rollo macabeo que se ve venir a la legua.

1945, Nagasaki, Logan esta en un campo de prisioneros justo cuando los americanos lanzaron la segunda bomba atómica sobre suelo japonés. El mutante salva de morir a uno de los oficiales japoneses. Volviendo a la actualidad Logan vive en las montañas como un ermitaño, siente remordimientos por el fallecimiento de Jean Grey en la tercera parte de X-Men. Este sentimiento de culpa le acompaña todas las noches no dejándole dormir. Es entonces cuando es llamado por Yashida, el japonés al que salvo hace tantos años. Este se está muriendo y tiene una oferta que hacerle a Logan. Puede pasar sus poderes de regeneración a otro cuerpo, en este caso al del mismo Yashida, para que así Logan pueda ser mortal y vivir una vida normal como siempre ha querido. Y ya está, esa es toda la historia, lo demás lo podéis desarrollar vosotros mismos si sabéis hacer la O con un canuto. Yashida muere, Logan es infectado por algo que le quita su poder, y ahora quiere recuperarlo, vamos chico, que no sabes lo que quieres, se inmortal, ser mortal, pegarte un tiro por la muerte de Jean Grey…. más que Lobezno este es Emo-man, todo el día llorando por las esquinas.
De la historia original de los comics, hay entre poco y nada, una oportunidad perdida para llevar a las pantallas grandes lo que en su momento se vio en las páginas de los comics.

No es que sea mala película, es que es aburrida, y eso es lo peor que le puede pasar a un filme. Y sobre la acción, que se que alguno preguntareis por ella, pues solo os diré que la película era No recomendada  a menores de 13 años, así que olvidaros de ver ni una gota de sangre, pero ni una gota, solo vemos algo del liquido rojo en la escena en la que Logan se abre el pecho y se agarra el corazón (no diré porqué por ser spoiler) pero vamos que ni ahí vemos sangre. 

Ver y olvidar, e incluso ni ver directamente. Me aburrí horrores.