sábado, 19 de noviembre de 2016

DARK WOODS (BOSQUE TENEBROSO)

El día que la nostalgia de principios de los 2000 sea un mal inevitable (¡que lo será!), y los que entonces eran jovenzuelos comiencen a recordar con cariño los últimos coletazos del video-clubismo, saldrán a relucir esas compañías modestas como "DePlaneta" o "Selecta Visión", por decir un par, que llenaban los estantes de productos de segunda. Justamente "Dark Woods (Bosque tenebroso)" (producción Noruega originalmente conocida como "Willmark"), que fue distribuida por la segunda mentada con una de esas habituales y características carátulas tan sosas y feas como atractivas, encaja muy bien en el grupo. De esta guisa es como yo la alquilé en su día desconociendo lo que me llevaba a casa, y reconozco que tuve algunos escalofríos viéndola. Pasé algo de miedo. Convencido de que era buena en lo suyo, unos años después lié a mi pareja de entonces para verla. Esa vez los dos nos aburrimos mortalmente. ¡¿Qué coño había pasado?!. Hace poco la localicé y me dije, voy a verla por tercera vez y así saco una conclusión definitiva al respecto. Lo peor que puede pasar es que ni me dé tanto miedo como la primera, ni me aburra tanto como la segunda. ¿Que cual es el veredicto?... poco a poco....
Un productor de televisión, que anda buscando al equipo perfecto, se lleva de finde a la montaña
a aquellos que aspiran a formar parte del clan con la intención de crear vínculos y acrecentar capacidades colaborativas. Una vez asentados en una cabaña, comienza el mal rollo entre ellos. Cosa esta que se acrecienta cuando acuden a un gran y bonito lago que cae cerca, localizan un equipo de acampada abandonado y el cadáver de una chica hundido en el agua.
A partir de aquí los aspirantes comenzarán a emparanoiarse con, por un lado lo que parece una misteriosa figura que se mueve entre árboles y, por otro, las neuras de su futuro jefe. Al final todo estallará de modo racional, pero no por ello menos melodramático.
"Dark Woods" está ambientada en tan lúgubres como bellos parajes, algo que, quieras que no, hace que se me tenga ganado desde buen principio. Así mismo, se rodó en vídeo de alta definición, cosa que comenzaba a ser normal entonces. La influencia de "El proyecto de la bruja de Blair" es palpable, aunque de un modo más superficial o conceptual si quieren. También aquí podemos hablar de las inevitables pelis de cabañas en el bosque o asesinos entre árboles. ¿Slasher?, no. Tanto no. La influencia que considero genuinamente determinante es nada menos que la estupenda "Session 9" con la que "Dark Woods" guarda bastantes puntos en común tanto narrativos (el conflicto entre los personajes), de estilo (el tempo reposado, la música minimalista, la atmósfera opresiva) como técnicos (ambas están rodadas con el mismo formato y sacan partido de este para dar un mayor naturalismo a las secuencias desarrolladas en la oscuridad). No es una idea la mía para nada descabellada si tenemos en cuenta que en 2015 el director de "Willmark", Pål Øie, estrenó una secuela tardía que narraba lo siguiente: Cinco trabajadores reciben el encargo de acudir a un manicomio abandonado para limpiarlo de posible material dañino antes de demolerlo. Naturalmente descubrirán que el lugar oculta oscuros secretos. Resumiendo, que Øie no quedó satisfecho con el nivel de semejanzas de la primera parte y pasó directamente al plagio a la hora de abordar "Willmark 2" que no me negarán es argumentalmente idéntica al film de Brad Anderson... y aunque no la he visto, fijo que ese parecido no se limita a la sinopsis. Si algún día me la zampo, serán debidamente informados.
Volviendo a "Dark Woods"... ¿que cual es mi veredicto?, pues justo lo que me temía: No me dio nada de miedo, pero tampoco fue un suplicio verla. Pasable. Lástima porque las herramientas con las que cuenta suelen ser muy eficaces conmigo a la hora del "jiñismo", pero hay algo en ella que me sacaba de la peli... creo que era el doblaje... o tal vez los actores jóvenes, que parecen cromitos y no acabo de conectar con sus personajes. No sé. En cualquier caso se deja ver y no ofende, pero hay que tener paciencia y, no sé, tal vez enfrentarse virgen a la experiencia sea más efectivo si lo que buscas son escalofríos.