martes, 3 de mayo de 2011

LOS FLODDER EN AMERIKA

Tardía secuela de UNA FAMILIA TRONADA, que también llegó a estrenarse en nuestro país, pero que fracasó de forma estrepitosa, pese a ir acompañada de una buena campaña promocional, sin llegar a los altos niveles de promoción de la primera película. Sin embargo, a mí me gusta más que su predecesora.
El gobierno Holandés, prepara un programa de intercambio con Estados Unidos. Los Yankies mandarán a Holanda una familia bien, y Holanda, para quitárselos de en medio, enviará a los Flodder.
Para tenerlos mas o menos controlados, enviarán junto a ellos al asistente social que les lleva estos asuntos a los Flodder, con tan mala pata, que una vez en el aeropuerto de Nueva York, cuando este va a buscar el vehículo que los llevará al hotel, estos se equivocan y se meten en una limosina, cuyo chofer a su vez, los confunde con médicos rusos que llegan a Nueva York para una convención.
Típica y vodevilesca trama de enredo, de confusiones y malentendidos, que proviniendo de Holanda, me lleva a la siguiente conclusión; la comedia y sus diferentes variantes, son universales. No dista mucho el planteamiento de esta película, de cualquiera de los años setenta u ochenta española, o de una franchute de los noventa, o de una americana de los ochenta, o de una Inglesa de esta década. Es lo mismo LOS FLODDER EN AMERIKA, que VENTE A ALEMANIA PEPE, que LOS VISITANTES ¡NO NACIERON AYER!, que LAS VACACIONES DE MISTER BEAN, que LAS VACACIONES EUROPEAS DE UNA CHIFLADA FAMILIA AMERICANA. Tú pon a turistas o inmigrantes, practicando sus costumbres en otros países (o épocas) y ya tenemos la comedia servida. El resto depende del carisma de sus protagonistas.
LOS FLODDER EN AMERIKA, al final es una sucesión de gags, donde esta familia hará de las suyas, cambiando la lujosa urbanización de la primera entrega, por las cinematográficas calles de Nueva York. Más chistes, más gamberrismo, más exageración, y más tiempo en pantalla las ubres y el culaco melocotoniano de Tatjana Simic.
En definitiva, mas tontorrona, pero mas divertida que la primera.
Le siguió en 1995 otra secuela, pero que coincidiendo con la serie de televisión que se hizo ese año, aprovecharía el reparto de la serie y no el de las películas, aunque repetirán las féminas, Nelly Frijda y la Simic. A ver si hay suerte y cae en mis manos.

1 comentario:

FÉLIX PUMARES dijo...

Hostia, cierto, hubo tercera entrega.