jueves, 4 de abril de 2013

EL RESPLANDOR DE LA MUERTE

Debo reconocer que mientras veía esta película hace un par de noches, sufrí un dilema moral. ¿Hasta qué punto los normalmente apreciados lectores de este blog merecen que pase por semejante trance para escribir una reseña?, ¿no hubiera sido más cómodo darle al "fast forward" o, ya directamente, al "stop"?. Claro que, tal vez, culparles a ustedes sea demasiado fácil, y el problema resida en mi propia psique enferma, incapaz de abandonar el tormento del visionado de "El resplandor de la muerte" empujado simple y llanamente por la curiosidad y el morbo. Dicho de otro modo: ¡¿Cuán de HORRIBLE puede ser una película?!... tanto que hasta su director termine escudándose tras el recurrente "Alan Smithee" para firmarla (miren en wikipedo).
Un detective de precario aspecto persigue a un asesino con pinta de camarero de hotel veraniego. En realidad no lo persigue a él, sino a su proyección astral, ya que el de verdad reposa en coma en la cama de un manicomio. Se trata de la resurrección de un rey Egipcio, o algo así, que quiere matar a su recién nacido hijo para poder seguir siendo monarca, aunque no sepamos muy bien pa qué. Consigue cargarse a la madre, pero el crío cae en los brazos de una adolescente con pinta de haber hecho ya la mili y que, fíjate tú, esa misma noche tenía una fiesta a la que acudir con unas amigas, así que se lleva al niño para allá... y para allá le seguirán el detective, el egipcio loco proyectado astralmente, el novio, el apuntador y cualquiera que formara parte del equipo de esta demencia y aún no hubiera tirado la toalla.
Lo más llamativo de "El resplandor de la muerte" está en el nombre de su productor/mecenas, Moustapha Akkad, que no es un fabricante de kebabs sino el señor que apadrinó el "La noche de Halloween" original, así como todas sus secuelas. Claro, con ese dato, y la resultona portada del VHS, lo lógico es que saques la conclusión de que lo que vas a zamparte es un "slasher" que, por aburrido que pueda ser, probablemente termine resultando incluso entrañable. Nada más falso, queridos. Dice la leyenda que viendo Akkad lo que el director originalmente contratado estaba pariendo con sus ahorros, decidió echarlo de una patada y en su lugar enchufar a un tal Ramsey Thomas para que intentara reparar el estropicio (y rodara las partes del detective, como relleno). Thomas no volvió a dirigir nunca más, aunque sí participó en tareas de producción para la quinta de "Halloween", así que, supongo, mantendría relaciones cordiales con Akkad (lo que probaría que el director expulsado no fue él, hubo otro antes).
Todo eso da igual, lo importante es que "El resplandor de la muerte", "Appointment with fear" en versión original (o "Deadly Presence" antes de los cambios), es una de las cosas más plomizas y terribles que me he comido en la vida. Y si no es LO PEOR DEL MUNDO MUNDIAL E INTERDIMENSIONAL se debe a que, de tan chunga, termina siendo incluso rara, un punto bizarro, y eso le otorga algún mérito, por minúsculo y molesto que sea. Vamos, que algo como "Sábado 14 / Scream" sería incluso peor (básicamente por no disponer de NADA). Son insanamente destacables los diálogos absolutamente idiotas, delirantes y de puro relleno (ojo a cuando el detective le cuenta un extraño sueño que ha tenido al cuerpo inherte del criminal), las situaciones sin-sentido, los personajes casi retrasados y que incluso parecen caminar con miedo de tropezar, la estética fría y aséptica y, sobre todo, momentos para el horror puro como cuando, sin saber muy bien cómo y por qué, unos chavales montan un numerito musical a base de "new wave", sintetizador y maquillaje en el patio de la futurista/fea mansión donde se desarrolla la poca acción. Aparecen, la lían, nos comemos el número completo, seguidamente se esfuman sin dejar rastro y los protas lo encuentran tan normal. Al final hay un poco de algo, alguna persecución, algún disparo.... y un desenlace de impacto entre lo ingenioso, lo patético y el "andaya!". A gustos.
Leído así, puede que algunos de ustedes incluso sientan curiosidad. Y sí, tal vez "El resplandor de la muerte" hubiera encajado en los contenidos de nuestro libro, pero no sé, algo falla. Tal vez es demasiado aburrida e insípida. Tal vez es que yo ya soy demasiado viejo para sufrir algo así. Ni idea. Arriésguense si osan.
Otros aspectos destacables son su total y absolutamente anti-carismático asesino (que compite en ese rol con el de "Slumber Party Massacre", a pesar de que aquel era más histriónico) y la ofensiva ausencia de sangre. Aunque para ofensa denunciable, encontrarse en el reparto femenino con Debi Sue Voorhees, la neumática, pechugona e increíble chica sexy de la quinta entrega de "Viernes 13" (lo de los apellidos no era un chiste, simple y agradecida casualidad), y que no le saquen ningún partido. Es más, la moza se queda en top-less y se mete en la piscina de puro gratuito, pero.... ¡¡todo el rato de espaldas a la cámara!!, ¡¿cómo es eso posible?!, ¿en qué mundo vivimos? (el mismo en el que Debi acabó convertida al cristianismo, nada menos... ¡qué desperdicio!).
En fin, un mojón de proporciones épicas. Les aseguro que ha resultado mil veces más divertido y edificante escribir la reseña que sufrir la película.