lunes, 9 de marzo de 2020

YO, CRISTINA F.

Christiane Vera Felscherinow, conocida popularmente como Chritiane F, es a día de hoy una señora de 56 años cuyo modus operandi es llevar 40 años enganchándose y desenganchándose de la heroína. De hecho, comenzó con esa lacra a mediados de los setenta en Berlín en los ambientes discotequeros de aquella época. La gracia es que la señora, comenzó con las drogas a los 12 años para a los 14 ser una consumidora habitual de heroína y prostituta consumada que ejercía con la única finalidad de conseguir sus tres dosis diarias.
Consternados por este caso, o quizás viendo negocio, la revista de tendencias “Stern” en 1978 se puso en contacto con Felscherinow , así, en 1980, los periodistas Horst Hieck y Kai Hermann la entrevistaron en profundidad. De aquellas conversaciones salió el libro “Yo, Christiane F: Los hijos de la droga” que se convirtió en un best seller a nivel mundial.
Tal éxito propició que el paso natural fuera adaptar el libro al cine, por lo que se puso en marcha una producción que contaba el periplo de la muchacha entre los años 1977 y 1979, en la que se nos muestra su descenso al mundo de la heroína cuando probó la primera dosis tras un concierto de David Bowie, su posterior manera de buscarse la vida a través de la prostitución, su relación con un muchacho también yonkie, y posteriores intentos de rehabilitación fallidos por parte de ambos. Todo ello desde un punto de vista sórdido y decadente que deja mal cuerpo al espectador. La crudeza con la que son tratadas algunas secuencias —hay una escena de pasar el mono que muy bien se podría insertar en “El Exorcista”, vomitona incluida— no dejan a nadie impasible.
La producción, milimétricamente medida y a cargo de Bernd Eichinger, fue un auténtico infierno de principio a fin, no solo porque la mayoría de los secundarios y extras eran drogadictos reales que campaban por la estación de Zooligischer Garten, lugar que era un hervidero de prostitución y heroína, sino también por las tensiones  propias de un rodaje tan duro. Es por esto que, el director contratado inicialmente, Roland Klick, a las dos semanas de comenzar el rodaje fue despedido tras una pelea en la que incluso se llegó a las manos con Eichinguer. Fue sustituido entonces por Uli Edel, director de solvencia más que probada y popular por sus incursiones en Hollywood filmando películas como “Última salida Brooklyn” o “El cuerpo del delito”, así como algún que otro episodio para “Historias de la Cripta”.
Por otro lado, la película cuenta con la actuación completa (y lisérgica) de David Bowie, que incluso compuso algunos temas exclusivos para la banda sonora. Como Christiane F prueba la heroína tras un concierto suyo en Berlín, la producción decidió recrearlo, para ello, el equipo se trasladó hasta Nueva York donde se ambientó debidamente la sala donde este actuaba para que pareciera el pabellón donde actuó en Berlín y, en montaje, se combinó su actuación con escenas del público filmado en un concierto de "AC/DC" que estos dieron en Berlín. El resultado de esta secuencia es perfecto y nadie diría que es todo un batiburrillo de material filmado. La aparición de Bowie en la película ayudó a que esta tuviera una gran promoción en todo el mundo y una importante taquilla.
En España, la película no pudo ser más oportuna ya que llegó a nuestras pantallas en plena vorágine del popularmente llamado cine quinqui, e incluso, “Yo, Cristina F” determinó un poco los derroteros que llevarían películas posteriores. Sin duda, Eloy de la Iglesia debió ver la película y tomar buenas notas ya que la frase “Tienes los ojos como puntas de alfiler” se escucha en esta película, pero también, se escucha en “El Pico 2” cuyo rodaje fue posterior al estreno de la película Alemana. Así mismo, “Yo, el Vaquilla” de José Antonio de la Loma, decide poner un título en primera persona claramente deudor del de la película que nos ocupa. Definitivamente, sí, toda la decadencia que muestra “Yo Cristina F” influyó de manera directa a nuestras películas quinquis y/o sobre heroinomanía.
“Yo, Cristina F”, a día de hoy permanece un tanto olvidada de la memoria popular, pero en su momento fue un auténtico pelotazo de taquilla llegando a congregar en salas a casi 900.000 espectadores, todo un hito en nuestro país para una película alemana. Y es que corrían tiempos turbios en España a principios de los 80, donde como muy bien sabemos, la heroína hizo polvo a la población en ambientes periféricos o, más curioso todavía, en ambientes esnobistas de artistas y músicos. La película no pudo llegar en mejor momento ni estar más de actualidad.
Por lo demás, las controversias propias de ser una película protagonizada por una menor que incluso llega a mostrar un desnudo de espaldas, en una interpretación magistral a cargo de Natja Brunckhorst que pone los pelos de punta. Brunckhorst, al contrario que sus compañeros de reparto continuó haciendo cine en Alemania. En España pudimos verla en “La princesa y el Guerrero” en el año 2000, y a día de hoy continua trabajando en el cine, pero siempre será recordada por su primer papel, este de Christiane F, con el que sin duda, se encasilló.
La película, dura, feista, un drámon de tres pares de cojones, verdaderamente merece la pena. La recomiendo encarecidamente.
En cuanto a la verdadera Christiane F, está con una salud muy delicada porque jamás llegó a dejar del todo la heroína, pese al final esperanzador de la película que narra su triste adolescencia.