martes, 16 de junio de 2009

LOS CAZAFANTASMAS 2

Resulta curioso que ahora que se habla tanto de la posible tercera entrega de los "Cazafantasmas", solo se tengan en cuenta las excelencias de la primera parte... y sin embargo, la segunda quede casi siempre relegada, como olvidada. Ese es el motivo por el que, cual ONG, decidí repasarla ayer y escribir una reseña.
Todos sabemos que, si "Los Cazafantasmas 2" ha quedado semi-oculta en la sombra, se debe a que en su momento no funcionó en taquilla como se esperaba. Ivan Reitman, director, lo achaca a que tardaron demasiado en rodarla. Para cuando se estrenó, el boom generado por la primera ya había pasado y la peña no tenía el mismo interés. Seguramente sea eso. Vista apenas hace 24 horas puedo decir que se trata de una secuela muy digna, sobre todo muy entretenida pero... sí, con un "algo" que impide que resulte redonda... y ese "algo" es su clímax final.
Los cazafantasmas están de capa caída. Las cosas han cambiado mucho desde su primera aventura y han de sobrevivir como pueden (buenísimo lo del programa de temática paranormal de Bill Murray). Afortunadamente un espíritu poderoso tiene pensado reencarnarse en un crio para volver al mundo real y sembrar el mal. El elegido es el hijo de la ex (Sigourney Weaver) de uno de los cazafantasmas. Se armará la de dios y al final los poderes fácticos tendrán que tragarse el orgullo y recurrir a nuestros héroes, que una vez más volverán a salvar el mundo.
El arranque es cojonudo. Escenas cargadas de buenas ideas se van sucediendo... el juicio, el río de mocos bajo tierra, la tostadora bailarina, la secuencia de las cloacas con las cabezas clavadas en estacas (de chaval incluso daba un poco de yuyu)... todo avanza de maravilla hasta el mentado clímax. El mayor defecto de este es que es casi una imitación del de la primera, incluida criatura gigante andando por Nueva York. Solo que aquí hay que añadirle unas dósis de babosismo bastante molesto y un enfrentamiento con el malo algo deslucido. Para estropearlo más, el rollo de que Rick Moranis se vista de cazafantasma, se encuentre con el carismático "Slimer" (el fantasma gordo y verde, reencarnación de John Belushi según dijo Dan Aykroyd en su momento, que pa algo es guionista de las dos pelis, junto a Harold Ramis) y, en general, dé la nota me parece fuera de lugar y que sobra.
En general, la sensación que queda es que "Los Cazafantasmas 2" está pensada para un público más amplio, incluso infantil... la primera era un pelin más "oscura" y terrorífica. Y eso es, exactamente, lo que me aterra de esta posible tercera parte... que todavía sea más pa crios.
No faltaba mucho para que los efectos infográficos se apoderaran de Hollywood, por eso se agradece que en esta peli sigan siendo de tirón más artesano, los fantasmas siguen teniendo ese look caricaturesco y simpático de siempre, e incluso hay uno delicisiomante animado por stop-motion.
A pesar de todas las observaciones expuestas, la peli es puro entretenimiento muy muy recomendable.