viernes, 10 de julio de 2009

Dante 01

La pelis de manicomios molan, las del espacio molan mas, una película de un manicomio en el espacio debería de molar mil al cuadrado, pero Dante 01 tiene altibajos que arruinan la función.

Dante 01 es un planeta abrasado por la lava, un infierno gigantesco, y en su órbita la estación espacial donde se desarrolla la acción. En dicha estación se realizan experimentos con sujetos humanos, estos son asesinos, dementes y presidiarios. Hasta ahora Caronte, el director de la estación, y Persefone*, la jefa medica, han realizado estudios y experimentos no letales, pero nada mas empezar la historia llega una nueva investigadora con un nuevo sujeto de experimento y unas inyecciones de nanotecnologia que pondrá en serio peligro la vida de los cobayas humanos.

A todo esto le sumamos que el nuevo cobaya, tiene un apetito voraz por unos seres que viven dentro de los humanos. Dicho ser parece una metáfora de la maldad del ser humano, porque al quitarles el bichejo, los antes asesinos y locos, ahora son corderitos y hermanitas de la caridad.

Marc Caro, su director, continua con la estética oscura y recargada de anteriores trabajos suyos junto a Jean Pierre Junet como Delicatessen o La ciudad de los niños perdidos. Aquí, en Dante 01, todos los protagonistas son calvos, sin duda un efecto de la evolución y vivir en el espacio. Al ser el escenario una estación espacial, ya sabemos que decorados nos encontraremos, pasillos de metal oscuros, alguna luz que parpadea, celdas sin ningún tipo de personalizacion... todo muy monótono pero muy recargado a la vez.
En cuanto al ritmo de la película es lento, y por momentos se estanca, y ya no hablemos del final cuya secuencia dura un minuto (aunque parecen diez) y no deja de ser una repetición de tres planos, haciéndose insoportable mantener la vista ¿Hecho a propósito? Pues igual. Eso si,tengo al Sr. Caro delante y le parto los morros por ese final tan, tan, tan.... en fin.
Si al ritmo lento y al argumento enrevesado le sumamos un par de diálogos pedantes en los que se habla de los métodos científicos de la psicología, ya nos encontramos con un rollazo padre.
Se ve que la historia daba para un mediometraje bueno, pero como eso no vende nos lo alargan con planos de la estación vista desde el espacio, con la misma escena una y otra vez de los robots nanotecnologicos entrando en las células de los cobayas humanos, y con una escena completamente gratuita del sacrificio de uno de los presos por el bien común, pero que no logra su objetivo y que sobra, y mucho en la película.
Alargada sin necesidad, aquí en vez de la versión del director, habría que hacer la versión del espectador y quitarle todos los planos que no sirven de nada, los diálogos insulsos y meter algo de acción, o un buen par de tetas.

*Los nombres no son casuales, son una metafora mas de las varias que sobran en la pelicula.