miércoles, 12 de diciembre de 2012

NAZIS AT THE CENTER OF THE EARTH

Como bien sabemos a estas alturas, cuando los chicos de "The Asylum" se lanzan a producir uno de sus afamados, inefables y polémicos "mockbusters", suelen elegir el estreno más llamativo del año, la super-producción de turno (generalmente fantástica) a la que echarle el lazo y chuparle la sangre. Por ese motivo me extrañó cuando, viendo el cartel de "Nazis at the center of the earth", entendí que la peli fusilada en esta ocasión era "Iron Sky", una producción Finlandesa/Alemana/Australiana no especialmente espectacular/cara pero con una idea interesante: los nazis no desaparecieron después de la guerra, se escondieron en la cara oculta de la luna, perfeccionaron su tecnología y, años después, regresan a la tierra para invadirla. Digo ello porque, con todo lo fresca u original que pudo ser "Iron Sky", quedó bien lejos del mega-éxito taquillero. Así pues, una de dos, o los del asilo no siempre aciertan en sus suposiciones o, simplemente, les gustó tanto el concepto que decidieron hacerlo suyo, cambiando la luna por el centro de la tierra. 
Otro aspecto que me ha chocado: Cuando descubrí que "Iron Sky" era en realidad un producto muy consciente de su delirio que echaba mano generosamente del humor, me decepcionó. De haberla hecho totalmente en serio hubiera molado más... ¿o no?, la respuesta, en parte, la obtuve viendo ayer noche "Nazis at the center of the earth" que, por increíble que parezca, se toma muy en serio a sí misma. O, bueno, bastante. Y, joder, no... no funciona... cuanto más delirante se vuelve, mayor es la sensación de ridículo y patetismo. Sin embargo, dudas, dudas de que los artífices de esta peli realmente no se den cuenta de la memez que están pariendo, así que la pregunta sigue vigente, los de "Asylum" ¿¿iban o no en serio??. 
Jack Perez, director del título más emblemático de la famosa productora, "Megashark vs Giant Octopus", narraba en la introducción que escribió en exclusiva para nuestro libro que cuando redactaba el guión de lo que iba a ser su absurda epopeya de monstruos, metió unas buenas dósis de fino humor con el ferviente deseo de demostrar a la futura audiencia que él era más consciente que nadie de la locura que llevaba a término, pero según cuenta, al leerlo, los jefes de "Asylum" le dijeron que nanai, que se dejara de chistes y humores, que aquello iba a ser una película seria. Y quedó lo que quedó. Bien, ¿podemos aplicar esto a "Nazis...."?, porque aunque toda la parte final es un desmadre absoluto, de vergüenza ajena, imposible de ser tomado en serio, da la verdadera sensación de que sus responsables sí lo hacen, y que no están para cachondeo. No sé, es una gran duda que el visionado de esta locura me ha dejado... aunque, por lo demás, tengo bastante clara mi opinión.
Unos exploradores del ártico desaparecen y sus compañeros van a buscarlos, internándose por un agujero que los lleva hasta el centro de la tierra, hasta un submundo que dispone de su propio "sol" y su propia naturaleza (como en el clásico de Julio Verne, vamos) y, eso sí, donde habitan un montón de nazis supervivientes comandados por nada menos que el doctor Mengele cuyo deseo consiste en revivir a Hitler y tomar el control de la tierra. Ale!.
Pues básicamente la peli puede dividirse en dos partes, la primera está bastante potable y se deja ver, la seguna pierde los papeles y todo se va a la mierda. Veamos:
Primera Parte: Aquí es donde los responsables van más en serio con su propuesta ya que, lejos del cachondeo o el tono de novela "pulp" que indudablemente gasta todo, "Nazis at the center of the earth" casi parece una de esas "nazi exploitations" tan típica de los años 70 repleta de torturas y escenas más o menos mal rolleras, que incluyen aquí una violación (que no se ve) y una extracción de feto (muy fugaz y sin cirugía). No llega al nivel de la crudeza y mala hostia de una "Ilsa, la loba de la SS", pero inevitablemente retrotrae a todo eso un poquito, incluidas unas dosis de gore cazurro. Todo se desarrolla de modo bastante sobrio y coherente (bien lejos del disparate) y te engancha un poquito. Pero entonces......
Segunda Parte: Entonces entramos en terreno puramente asylero, con el exceso por el exceso, el delirio por el delirio, la espectacularidad pobretona y el CGI chungo. En la primera parte también había CGI, pero al ser segundón, no molestaba. En la segunda parte el CGI lo es TODO, es continuo, constante, y aquí la peli denota ya de modo irremediable que una vez más, y como ocurre a todo producto de la casa que pretende ser grandilocuente y fenomenal, que el presupuesto no llega, no da, y lo que se pretende espectacular y llamativo se torna patético y ridículo. Apestoso, diría yo.
Y es una verdadera lástima, porque de haberse ceñido al tono comedido y crudo de la primera mitad, la peli se habría salvado de la quema, aunque fuera por los pelos, pero su segunda mitad la destruye por completo y la entierra definitivamente. Y eso que no os he contado en qué consiste la gran "sorpresa", el elemento de "impacto", que sí, que está gracioso, pero también es parte del material que contribuye al bochorno y al desastre, así que no sé yo hasta qué punto fue buena idea.
Uno de los aspectos siempre divertidos y regocijantes de todo producto "Asylum" lo hallamos en sus repartos. Cuando un actor de cierto nombre firma para estos chicos, es evidente que su carrera no anda del todo bien. Y para la ocasión tenemos a Dominique Swain y Jake Busey. A ella no la situaba, tuve que buscar en Imdb para saber que fue la "Lolita" de Adrian Lyne. Me la imagino sentada en el sillón de casa leyendo el guión de "Nazis al the center of the earth" y llorando desconsoladamente. En el caso de él, hijo de Gary Busey, no encontramos nada nuevo, el muchacho sigue la tradición familiar de ir hacia abajo tras unos primeros títulos de peso... y si no, que se lo digan a su padre, que ni tan siquiera se rebaja a aparecer en los productos "Asylum", se ha de conformar con hacerlo en su versión pirata, la infame "TomCat Films", que en su reciente "Quigley" cuenta con el amigo Gary de protagonista en lo que es una comedia de esas de perros (y aquí esto adquiere un doble sentido). 
"Nazis at the center of the earth" es una mierda. Pero en "Asylum" hay diferentes niveles de mierda... la más blandengue y apestosa, la mediana, no muy sólida pero de sano color y la dura y firme, que duele cuando sale. Digamos que "Nazis..." tiene un color marrón claro y aunque se deshace en el fondo del lavabo, conserva aún su forma, hasta que el poder de la cadena acaba con ella. ¿Queda claro el símil?.