miércoles, 5 de noviembre de 2008

UN VAMPIRO PARA DOS

Andaba yo detrás de ver esta película, desde que supe que existía hará ahora un par de años. Y es que el cine Español de los 80 hacia atrás me gusta mucho, máxime cuando tenemos a Pedro Lazaga dirigiendo, a Fernán Gómez haciendo de vampiro y a López Vázquez y Gracita Morales en los roles protagonistas. Nada es mas agradecido de ver a las tres de la mañana que una vieja película Española.
Pero este VAMPIRO PARA DOS, no os creáis que me ha funcionado mucho.
Un matrimonio, pluriempleado el, en turno de noche ella, decide emigrar a Alemania con el fin de poderse ver mas a menudo, puesto que con sus actuales empleos, tienen que comunicarse mediante carta en su propia casa.
Una vez en Alemania, encuentran trabajo de criados en la mansión de un tipo que resulta ser un vampiro.
Una peli muy simple, para lucimiento de la pareja protagonista, tan de moda en los 60. Pero veréis, argumentalmente, me parece una estupidez de película, de las mas flojas de su director y de la pareja protagonista, pero está dirigida, iluminada y ambientada con maestría. Y pocas veces me dejo seducir por elementos técnicos en una película, pero esta vez, no se porque, es lo único que me ha llamado un poquillo la atención. Los títulos de crédito comienzan con una panorámica de la puerta del sol, que dan paso a un plano secuencia cámara al hombro por el metro de Madrid, que me ha molado mucho. Joder, parecía una peli experimental mas que una película comercial de la época. Y es que curiosamente, planos mas comunes, se van entrelazando con planos mas inverosímiles, lo que no es muy normal para una peli de estas características. Y eso está muy bien, lastima que el resto sea una chuminada muy tonta.
No obstante, hay una escena en la que el Vampiro baja a la calle con el fin de hincarle el diente a una jovencita y al no conseguirlo acude a la farmacia a que le vendan plasma sanguíneo, que es clavado, a clavado a lo que sucedía en un episodio de la serie Animé DON DRÁCULA de la que soy fan. Supongo que son cosas de la casualidad, pero si no fuera por lo improbable que es, se podría decir que para aquél capitulo, plagiaron esta escena.
Eso si, los actores están todos maravillosos, como de costumbre. Lo chungo es lo siguiente: Si teníamos actores y actrices tan cojonudos en los años 50, 60, 70 y 80... ¿cómo es posible que nuestros actores actuales sean todos peor que malos? ¿Una maldición quizás?
Por otro lado, la primera parte de la película esta rodada en exteriores de Madrid muy reconocibles, y pocas cosas me gustan mas que ver mi ciudad tal y como era en las películas antiguas.
O sea, que digamos que como he dicho al principio, la peli no me ha funcionado mucho... pero si que he pasado un buen ratillo viéndola. Contradictorio pero real.

No hay comentarios: