lunes, 1 de febrero de 2010

INTERNADOS

Puedo imaginar perfectamente la alegría de David R. Ellis, director de "Destino Final 2" (yo y muchos opinamos que es la mejor de la saga), cuando le llamaron para encargarse de la cuarta entrega en formato 3D. Y es que, en aquel momento, su carrera como director apuntaba directamente hacia el desagüe. Tras el fracaso de "Serpientes en el avión" (simpática chorradica que, como recordaréis, se suponía iba a ser un bombazo gracias a toda la propaganda previa en internet), Ellis recibió el encargo de llevar las riendas de un producto directo para DVD, "Asylum" (nada que ver ni con las "Asylum" previas, ni con la infame productora), estrenado en España vía "Amazing" como "Internados", y lo que le salio dista mucho de ser potable. ¿Que hubiera pasado con su carrera de no aparecer "Destino Final 4"?, nada bueno me supongo (porque en los USA cuando un director fracasa, va hacia abajo.... algo totalmente opuesto a lo que ocurre en este país de lerdos, en el que un director que pincha en taquilla, pasa a dirigir un film aún más caro que el anterior. Y luego se sorprenden de que el cine patrio sea el cachondeo que es).
"Internados" cuenta la historia de un grupo de chavales que se estrenan como universitarios. Todos ellos tienen dos cosas en común: esconden traumas del pasado (la prota vio suicidarse a su padre) y son increíblemente gilipollas. En tan solo 5 minutos de peli, ya les has cogido tirria a cada uno de ellos. El caso es que la residencia que habitan era, antaño, un manicomio, y el espíritu de un doctor que inflingía crueles terapias a sus pacientes, ronda por allí dispuesto a "curar" a los chavales.
¿El remake de "House on Haunted Hill"?... vale, tiene su parecido, pero en realidad "Internados" es puro Freddy Krueger. Que sí, que no desvarío, tendría que haberse hecho a finales de los 80/inicios de los 90, cuando todo el mundo estaba obsesionado con producir refritos de "Pesadilla en Elm Street" y crear malos parecidos al de las uñas. Aquí pasa exactamente eso, dejando de lado que narrativamente "Internados" se parezca a la tercera entrega de Elm Street, el malo es un sosías de Krueger. Es ocurrente y no para de hablar, viene del mas allá, se aparece antes sus futuras víctimas y las asesina valiéndose de sus propios traumas, tiene el rostro algo cascado y lleva un look específico (en realidad dos... el segundo, una especie de hermilla para sadomasocas, es especialmente estúpido). Encima, como el del jersey a rayas, "nació" -como monstruo- tras su linchamiento/asesinato y cuando (re)muere en la peli, lo hace dejando escapar las almas de aquellos a quienes mató (¿"Pesadilla en Elm Street 4" o era la 5?... tal vez la 6... no se, yo es que soy pro-Jason Voorhees).
Para rematar la jugada, "Internados" es asombrosmente ridícula. Los chavales son ridículamente estereotipados. El guaperas extrovertido es ridículamente guaperas y extrovertido. La buenorra cachonda es ridículamente buenorra y cachonda. Y así con todos. El film entero es ridículamente previsible y tópico, y repleto de salidas estúpidas. De verdad, es alucinantemente malo... pero al mismo tiempo, perfectamente visible si decides tomártelo tan a cachondeo como yo, a lo que ayuda una factura tan correcta, insípida e inocua que, en fin, ni molesta ni agrada.