viernes, 8 de agosto de 2008

STORYTELLING

Y sigo sorprendiéndome con Todd Solondz. ¡Iluso de mi, que un poco más y por culpa del tochete de "Happiness" no descubro el resto de las pelis de este elemento!. Vale que había visto "Welcome to the Dollhouse" y ya me pareció simpática, pero es que con "Palíndromos", y ahora esta "Storytelling", confirmo que el cine de Solondz me gusta... vale, salvo "Happiness".
El elemento "extraño" de este film, inevitable de toda producción indie que se precie, es que nos habla del proceso de contar historias, una de ficción, y otra de no ficción. La primera es narrada en apenas 15 o 20 minutos. La segunda, es el resto de la peli. Una descompensación, por otro lado, muy guasona.
Pues eso, la primera habla de una chavala (ssstupenda Selma Blair) que junto a su novio lisiado (¡como no!), estudian literatura en la universidad con un profe que es un cabrón y que acabará follándosela (a ella). Esta escena fue la que tanta polémica tuvo en los USA por su contenido y, como siempre suele pasar, luego no es para tanto ni para la mitad. La segunda, mucho más retorcida, nos habla de un pobre pringao, el gran Paul Giamatti, que se lo monta para hacer un documental -casi amateur- de una familia que está hecha un cristo, en la que destacan un padre de tremenda mala leche (John Goodman) y un chaval nihilista y porrero que lo lleva por el camino de la amargura. Además, tenemos al hijo pequeño, absolutamente repelente, y a la sirvienta que, aunque parece un personaje muy segundón, acabará dándole a la trama su toque de (des)gracia.
Los que ya conozcan el cine de Solondz saben lo que les espera. Muchísima mala leche, crueldad, miserias humanas, humillaciones, dolorosas verdades como puños (destaco la secuencia en la que el chaval nihilista acude a un preestreno del documental y descubre que el público se parte la caja con sus desgracias) y un ingrediente de tragedia tremebunda. Todo ello rociado con un humor muy sutil, pero muy presente y ácido, que te arranca más de una sonrisa, a pesar de que lo que estás viendo no tiene ni puñetera gracia.
Destacan en el reparto caras tan sorprendentes y curiosas como las de Franka Potente, Steve Railsback, el presentador Conan O´Brien y Julie Hagerty, ¡la de "Aterriza como puedas"!.
No está tan lograda como "Palíndromos", pero tampoco aburre tanto como "Happiness". Digamos que cae en medio.
El caso es que la última peli de Solondz data del 2004, y desde entonces, no ha hecho más (o mejor, no ha podido). Una pena.

2 comentarios:

Victor Olid dijo...

Yo es que del Solondz este, solo he visto Happines, y tampoco me gustó... y ver tanto esta como Palindromos, me da cierta pereza.

Naxo Fiol dijo...

A mi me pasaba igual. Superé esa pereza y no me arrepiento, la verdad.