jueves, 21 de enero de 2010

LA SANGRE DEL CAZADOR

Ya lo he expresado en otras ocasiones, pero insistiré ("¡Insisto, insisto!" que decía Gene Wilder), a niveles cinematográficos soy un fan del subgénero conocido como "survival" (en mis tiempos simplemente era "pelis de supervivencia"), es decir, aquellos films sobre tipos de ciudad que, por el motivo que sea (normalmente cazar), se adentran en profundos bosques donde terminarán enfrentándose a los lugareños, normalmente gente tirando a primitiva y violenta. Me he zampado desde los clásicos ("Deliverance", "La Presa") hasta las más oscuras muestras de serie B o Z (como aquel aburridísimo "Rituals", estrenado en España como "Deliverance 2"!! y que, de momento, se lleva el trofeo a la peor "peli de supervivencia" que he visto en mi vida).
Hoy día el "survival" se ha mutado de modo definitivo con el horror (sobre todo gracias a la franquicia de "Km 666" y los franchutes), y me agrada, pero sigo prefiriendo la "vieja escuela", el subgénero en su forma más pura y clásica y de eso va, precisamente, "La sangre del cazador" o "Hunter´s Blood" en su país de origen. La primera vez que la vi fue hace muchos años, alquilada en vhs y junto a mi padre. Ya entonces procesaba un amor desmedido por esta clase de films, y la decepción fue mayúscula. Aún así, pasado un tiempo (en el que los vhs eran ya pieza de coleccionista) la recordé y la estuve buscando como un loco, sin suerte. Hace poco y para mi mayor alegría, un amigo me la regaló (en su lógico, necesario y adecuado formato magnetoscópico) y  me la zampé. Ayer noche, para ser más exactos.
La historia no se aparta nada de las coordenadas del subgénero: Grupo de aguerridos hombretones se van al monte a pasar un finde cazando. Unos peligrosos paletos les hacen la puñeta. Los primeros se revotan. Y poco a poco todo se va complicando hasta que alguien aprieta el gatillo de su escopeta y arranca la escabechina. El problema es que "La sangre del cazador" se queda corta por todas partes. Tiene poca acción, pocas muertes (para mi gusto), poca violencia (vale, hay dos secuencias bastante sangrientas... pero solo dos), el look del film es demasiado televisivo, nítido, el director es incapaz de crear suspense alguno y ya no digamos una atmósfera solvente, el personaje de la novia del prota está metida con calzador (y corta el rollo bastante) y, llevándose el trofeo a lo peor, la banda sonora es tan inadecuada como horrible (salvo el tema que abre la peli).
Y es una auténtica lástima, porque el reparto es cojonudo (y más para un film del estilo): Sam Bottoms (hermano de Timothy y recientemente fallecido), Clu Gulager ("El regreso de los muertos vivientes" y "Feast", esta última dirigida por su hijo), Joey Travolta (hermano de...), el incomparable Billy Drago (malo malísimo casi en todas las pelis que interviene -¡es que con esa cara!-, destacando "Los intocables de Elliot Ness" y el remake de "Las colinas tienen ojos"), Bruce Glover (padre de Crispin) o Charles Cyphers (habitual del clan Carpenter. Está en muchos de sus clásicos). En el apartado técnico, tenemos al director Robert C. Hughes (lo más curioso que tiene es una comedia sonoramente titulada "Zadar! Cow from Hell" y el slasher "Memorial Valley Massacre") y al guionista Emmett Alston (más conocido por sus tareas de director en "Endemoniados").
Todo esto reafirma la decepción que produce "La sangre del cazador", un "survival" con todos los elementos para ser mucho mejor de lo que finalmente es. Una pena.