viernes, 4 de febrero de 2011

LA PRIMERA CRUZADA DE INDIANNA JOHNNY

Un cocinero, virtuoso de la cocina “Tepanyaki, está hastiado de la vida que lleva, de su mujer, una gorda inmunda que lo martiriza y de su suegro, dueño del restaurante donde trabaja que lo tiene esclavizado. Harto, decide hacerse unas vacaciones a las Islas Filipinas, con tan mala suerte que acaban acoplándosele el resto de miembros de su familia. El desmadre está servido.
Como pueden ver, nada de lo que aquí sucede tiene nada que ver con la saga de Indiana Jones. De hecho ni tan siquiera es una parodia oficial de la franquicia. Apenas hay un par de minutos en la película en los que si se parodia al héroe del látigo, pero es algo muy, muy secundario. Aunque este par de minutos, fueron mas que suficientes para que en Lauren Films, que en los ochenta se encargaba de distribuir las películas de Michael Hui, decidieran que esto podía ser una buena parodia de Indiana Jones, y se inventaron este título de innegable gancho, pero engañoso como solo podía serlo en los 80, el mercado del vídeo.
Obviamente, si vamos buscando la parodia de la saga, nos decepcionaremos, pero si no tenemos en cuenta este pequeño detalle, y somos amantes del humor Chino (o del humor en general), disfrutaremos con esta película como enanos.
Pizca mas o menos pasó en Japón; Hay que decir que el título original de la película es TEPANYAKI, pero como Hui era el responsable, entre otras muchas, de la saga MR. BOO (LOS LIOS DE MR. BOO), Sin tener nada que ver, estrenaron la película como MR BOO 6: TEPANYAKI. O sea, un lio de pelotas, que solo suele suceder en las peculiares y maravillosas producciones asiáticas.
La película, no tiene un argumento lineal que podamos seguir al dedillo, es mas bien una sucesión de gags bastante bien hilados, con mucho ritmo y muy divertidos, que si bien no hay ninguno que nos resulte antológico, en conjunto si que es una película 100% disfrutable, y como suele pasar en la mayoría de películas asiáticas en las que cocinan, entra hambre viéndola.
Con intenciones de ser vendida con éxito a todo el mercado asiático, en la parte filipinas, contamos también con la presencia de otro cómico popular de las islas, el híper-delgado Palito (¡¡ El D.J. Qualls Filipino!!!), que hemos podido ver (y repugnarnos con su presencia, a la par que nos divertíamos) en algunas de las películas del cómico Redford White, y así tenemos a todo el continente contento.
Poco mas que decir, un clásico de la comedia Cantonesa, un clásico de Michael Hui, que incluso supera algunos de los títulos mas populares del actor/director y una película que ha aguantado perfectamente el paso del tiempo y recomendable 100%, imposible aburrirse con esto. Eso si, de Indiana Jones, poco, poquito.