martes, 28 de mayo de 2013

AQUELLAS CARATULAS MARAVILLOSAS (30): MARCIANO O NO, UN VIOLADOR ES UN VIOLADOR



Sobre "La muerte ataca en Nueva York", su director y la madre que los parió ya hemos hablado largo y tendido en este maldito blog. No añadiré más. 
En cambio, es la primera vez que "Bronx: Distrito peligroso!" hace aquí su aparición. ¿Y qué clase de película es esta?, pues se trata nada menos que de una aportación bien atípica al cine de justicieros. Originalmente parida el año 1986 como "The ladies club" (y basada en una novela), cuenta la historia de una mujer policía que una buen día organiza un grupo de justicieras con un fin, cazar a violadores y castrarlos. Toma ya. Claro, ¿qué pasa?, que teniendo en cuenta que la novela original la escribió una mujer, y que el director de la peli también lo es... pues ya está todo dios con que si "feminismo" y bla, bla. Bien, no he visto la película, pero algo me dice que, dada su condición "low budget", la cosa debe apuntar más hacia el "exploitation" morboso que al verdadero mensaje con intenciones serias, reivindicativas y/o didácticas. De hecho, que la directora, Janet Geek (posteriormente responsable de agunos capítulos de la serie "Babylon 5"), se oculte tras un pseudónimo masculino (el de A.K.Allen), no dice nada bueno de la posible coherencia de ese supuesto "mensaje".
Y menos aún con la carátula aquí presente y perteneciente al mercado hispano (cortesía del amigo Nafra). No deja de ser paradójico que para promocionar una película supuestamente feminista se recurra a una imagen tan machista de mozas atractivas medio en cueros huyendo de un psicópata. Pero todavía resulta más risible cuando descubrimos que esa misma imagen es en realidad un plagio de otra, de la caratula de "La muerte ataca en Nueva York" justamente o, lo que es lo mismo, de un film abiertamente -y desacomplejadamente- "exploitation" e indisimuladamente machista en su fondo, con monstruos violando a chicas guapas y vírgenes (¿será el tema común del forcejeo sexual lo que ha empujado al plagiador a fijarse en la película de Tim Kincaid?). 
Que copies la carátula de un film famoso, tiene delito, pero que lo hagas de una producción incluso por debajo de la tuya, ya roza el patetismo.